• Miércoles, 16 de octubre de 2019
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1350 [name] => Noticias [slug] => noticias [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1350 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1334 [count] => 41361 [filter] => raw [cat_ID] => 1350 [category_count] => 41361 [category_description] => [cat_name] => Noticias [category_nicename] => noticias [category_parent] => 1334 ) )

La infección pulmonar por Pseudomona aeruginosa constituye la complicación más importante en los pacientes con fibrosis quística

co Sociedades Científicas han elaborado conjuntamente un documento de consenso para unificar criterios de actuación en el diagnóstico y tratamiento de esta patolo

Redacción, Madrid.- Cinco Sociedades científicas españolas Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica, Fibrosis Quística, Neumología y Cirugía Torácica, Neumología Pediátrica y Quimioterapia) se han unido, por primera vez en nuestro país, para la elaboración del Documento de Consenso “Tratamiento antimicrobiano frente a la colonización pulmonar por Pseudomonas aeruginosa en el paciente con fibrosis quística”, un documento que recoge los últimos avances que se han producido en este campo y que unifica criterios de actuación en el diagnóstico y tratamiento de esta enfermedad. El documento va dirigido a neumólogos, pediatras y microbiólogos, principales implicados en el manejo de esta enfermedad.

“Este consenso “precisa el doctor Nicolás Cobos, de la Unidad de Fibrosis Quística del Hospital Vall d”Hebron de Barcelona y co-autor del documento- surge ante la importancia que ha adquirido la fibrosis quística en la sociedad y en la Sanidad”. “Los afectados “prosigue este experto- constituyen un numeroso grupo de enfermos y en los últimos años han aparecido nuevos tratamientos que han permitido prolongar su supervivencia, por tanto, se hacía necesario elaborar un documento que plasmara las mejores opciones terapéuticas para cada momento de la enfermedad, y esperamos se traduzca en el tratamiento más adecuado para cada paciente”.

Como señala el doctor Rafael Cantón, del servicio de Microbiología del Hospital Universitario Ramón y Cajal y otro de los autores de dicho documento, “el conocimiento actual de la relevancia de Pseudomonas aeruginosa y su participación en el deterioro de la capacidad funcional, los nuevos datos sobre la resistencia a los antimicrobianos, la aparición de nuevas formulaciones y usos de estos fármacos justifican la elaboración de este documento”.

Patología hereditaria

La fibrosis quística (FQ) afecta a uno de cada 5.300 recién nacidos, según el estudio más amplio de incidencia desarrollado en nuestro país, sin olvidar que se trata de una patología hereditaria. La probabilidad de tener un hijo con fibrosis quística es del 25 por ciento cuando los dos padres son portadores sanos de esa anomalía en el gen.

“En Cataluña “explica el doctor Cobos-, desde hace cinco años se efectúa el cribaje neonatal para FQ a todos los recién nacidos. El cálculo de la incidencia de la enfermedad se ha realizado sobre una muestra de más de 300.000 niños. El resultado es de uno por cada 5.300. No obstante -puntualiza-, la incidencia puede variar según las zonas geográficas y las influencias étnicas. Así, en zonas del norte de Europa, la incidencia es casi el doble que en nuestro país”.

En la década de los cincuenta, los niños con FQ se morían antes del año de edad. En la actualidad, la supervivencia media alcanza los 40 años. En opinión del doctor Cobos, cuatro hitos han determinado esta mayor supervivencia: “el diagnóstico precoz, alcanzado en su grado máximo con el chequeo neonatal, la aparición de antimicrobianos más eficaces, el mejor estado nutricional de los niños y la creación de unidades especializadas en el tratamiento de esta enfermedad”.

Infección por P aeruginosa

La infección pulmonar por Pseudomona aeruginosa constituye la complicación más importante en los pacientes con FQ, siendo además la más prevalente. El 50 por ciento de los pacientes menores de 18 años están colonizados por este patógeno, cifra que alcanza el 90% en los mayores de 25 años. La infección por P.aeruginosa se asocia a una mayor morbi-mortalidad y un evidente deterioro de la función pulmonar y su pronóstico es peor cuanto más temprano se produce la colonización. Así, los pacientes infectados por P.aeruginosa durante los primeros cinco años de vida presentan un mayor riesgo de mortalidad (2,6 veces más) que los pacientes sin colonización.

La erradicación de este patógeno sólo se puede producir en los momentos iniciales de la colonización, por lo que los especialistas consideran fundamental el diagnóstico precoz de la infección y el tratamiento agresivo de los pacientes con el objetivo de impedir la progresión y la infección crónica. “Ahora sabemos ” tal como afirma el doctor Cobos- que tratar la infección de forma precoz desde el primer cultivo positivo de P.aeruginosa permite erradicar el germen y retrasar la colonización crónica, hecho que hasta hace muy poco nos parecía imposible”.

El documento de consenso establece en este sentido que el tratamiento en la fase de colonización inicial “debe instaurarse lo antes posible y de forma contundente y se recomienda!, tal como recomienda el doctor Cantón.

En el caso de los pacientes con infección crónica, el objetivo del tratamiento es lograr reducir la carga bacteriana, y con ello, la respuesta inflamatoria, prevenir el deterioro de la función pulmonar, mejorar la función respiratoria y la evolución clínica de los enfermos. “El carácter crónico de esta infección “explica este especialista- y la necesidad de administrar los antimicrobianos durante períodos prolongados así como la capacidad de P.aeruginosa de desarrollar resistencia a muchos antimicrobianos determina la elección de estrategias terapéuticas que contemplen tanto el beneficio inmediato como a medio y largo plazo”.

Medidas para evitar colonización

La infección por P.aeruginosa se puede trasmitir de un paciente a otro por lo que el documento de consenso incluye un apartado específico con recomendaciones para evitar en la medida de lo posible la colonización en los distintos ambientes del paciente -casa, hospital, consultas externas, etc-.

De tal forma, se aconseja el lavado de manos en el personal sanitario que esté en contacto con los pacientes con FQ así como el uso de guantes, mascarillas y gorros durante la aplicación de técnicas del estudio. “Además, -recoge el documento- se deben aplicar medidas de esterilización y desinfección de los equipos utilizados. En las consultas del médico de Atención Primaria, se recomienda organizar las consultas y la atención a los pacientes de forma que ese evite el contacto entre los enfermos”.

“Asimismo, este documento de consenso “puntualiza el doctor Cantón- revisa los aspectos microbiológicos señalando cuándo y cómo realizar seguimiento microbiológico. También recoge, por primera vez en nuestro país y de manera consensuada, las definiciones de los patrones de colonización por pseudomonas en estos pacientes. Su conocimiento por parte de los profesionales implicados en el cuidado de estos pacientes redunda en una mejor aplicación de los criterios de tratamiento”.