• Domingo, 18 de Agosto de 2019
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1480 [name] => Nacional [slug] => nacional [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1480 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1350 [count] => 8243 [filter] => raw [cat_ID] => 1480 [category_count] => 8243 [category_description] => [cat_name] => Nacional [category_nicename] => nacional [category_parent] => 1350 ) )

Ante la inminente puesta en marcha del RDL 9/2011, los expertos piden más medidas estructurales sobre la demanda, y menos presión, de nuevo, sobre la oferta

> La XXXV Jornada FUINSA reúne a la Industria Farmacéutica, a los distribuidores, los gobiernos autonómicos y los médicos para hacer un análisis de los retos y amenazas ante el nuevo paradigma al que se aventura el sector Los problemas derivados de la prescripción, que no la dispensación, por principio activo, principal preocupación de los médicos <

Tras la publicación del Real Decreto Ley 9/2011, que pilló por sorpresa a una Industria que no podía esperar más reducciones, y ante su inminente puesta en marcha el próximo 1 de noviembre, La Fundación para la Investigación en Salud (FUINSA), ha organizado su XXXV Jornada sobre “Impacto del RDL 9/2011 de Reducción del Gasto Farmacéutico en el sector: amenazas y oportunidades”. En esta se han reunido representantes de los médicos,  de las oficinas y distribuidoras de la Farmacia, de los medicamentos de marca y genéricos, de las Comunidades Autónomas y de los Productos Sanitarios.

Las consecuencias aquí expuestas son las ya sabidas por todos. Los recortes en los empleos en la Industria Farmacéutica, que generaran mayor número de parados, y como consecuencia, un gasto importante para la Administración, y el problema en la sostenibilidad de muchas oficinas de Farmacia, que además de continuar enfrentándose a los impagos, deben asumir los costes de un descenso de la facturación de media de un 4,5 por ciento, pese al aumento de recetas en un 3,6 por ciento. Ante estos datos, el director técnico de  Farmaindustria, Emili Esteve, manifestaba la intención de “defender hasta donde nos sea posible la marca y la innovación”. Por otro lado, Ángel Luis Rodríguez de la Cuerda, director general de la Asociación Española de Medicamentos Genéricos (AESEG), exponía que si el esfuerzo realizado por la Industria, tras la reciente legislación de recortes, “ha generado un ahorro, pero insuficiente, y por eso se ha tenido que recurrir a nuevos Reales Decretos”, es porque en realidad, la necesidad sigue estando en tomar medidas estructurales, y no de recortes a corto plazo, que puedan salvaguardar el SNS. Su posición, al respecto de esta nueva legislación, es que “el debate real que hoy tenemos en el sector se centra en la prescripción por principio activo por precio menor, y sus excepciones”. Ante esta cuestión, desde la mesa de debate se pedía llegar a un consenso para un buen funcionamiento, entre los profesionales médicos, las oficinas de farmacia y los distribuidores.

Precisamente, los problemas y riesgos que generará la prescripción por principio activo es la principal preocupación de los médicos, tal como hacía entender Serafín Romero, secretario general del Consejo General de Colegios Oficiales de Médcios (CGCOM). Así las ideas estaban en que sí son o no realmente iguales todos los fármacos, si podían existir casos de sobretoma o infrautilización de los fármacos ante la confusión del paciente por el cambio de medicamento, y cómo se iba a gestionar el tema de la bioapariencia. Todo ello, según Romero, bajo el prisma de que “nosotros podemos preescribir por principio activo, pero la dispensación no se hace así, y aquí nos encontramos con el primer problema”. Igualmente, volvía a manifestar el conflicto ante el creciente número de recetas, que es clave a la hora de cuantificar el aumento de la factura farmacéutica. Según el secretario general de CGCOM, el problema no es sanitario, sino social, y está en una “medicalización creciente de la sociedad”, que además se va a ver agravada por el tratamiento de pacientes crónicos, que se siguen tratando como agudos, lo que va a perpetuar este crecimiento. Con todo ello quedaba claro que las reformas han ido dirigidas a la oferta, pero que no se han observado las necesarias reformas estructurales en cuestión de demanda.

Excepciones y Comunidades Autónomas

Otro de los problemas manifestados es la falta de concreción ante las excepciones de la prescripción por principio activo, y la incertidumbre ante como cada Comunidad Autónoma va a interpretar esta normativa. En primer lugar, la preocupación de las CC.AA. es ponerse en igualdad de condiciones, ante otras comunidades que ya prescribían por principio activo, pero sobre todo cómo se va a instaurar la receta electrónica y la tarjeta sanitaria interoperable. José Clérigues, director general de Farmacia y Productos Sanitarios de la Comunidad Valenciana, estimaba que el conjunto de estas acciones va a permitir incluir información en la receta que explique al paciente todo lo que necesite saber en caso de sustitución de un fármaco por otro de precio menor.

Por su parte, Antoni Gialbert, gerente de Atención Farmacéutica y Prestaciones Complementarias de Cataluña, expresaba que “lo que genera ahorro son los precios menores, y la prescripción por principio activo nos complica las cosas”. Ante ello estimaba que “lo que de verdad nos puede evitar un nuevo Real Decreto Ley es una política de precios basada en el coste-efectividad”.

Ante la inminente puesta en marcha del RDL 9/2011, los expertos piden más medidas estructurales sobre la demanda, y menos presión, de nuevo, sobre la oferta