• Jueves, 24 de mayo de 2018
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1585 [name] => Reportajes [slug] => reportajes [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1585 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1342 [count] => 243 [filter] => raw [cat_ID] => 1585 [category_count] => 243 [category_description] => [cat_name] => Reportajes [category_nicename] => reportajes [category_parent] => 1342 ) )

La Atención Primaria, eje vertebrador del sistema sanitario

“La Atención Primaria se ha vendido como la puerta de entrada al sistema sanitario, cuando en realidad tiene que ser el eje vertebrador del mismo”. Así han coincidido en señalar los ponentes y expertos participantes en el XX Congreso de la Sociedad Española de Directivos de Atención Primaria (SEDAP), celebrado del 18 al 20 de abril en el Palacio de Exposiciones de Santander. En esta edición, que contó con más de 300 asistentes, han querido significar que “es el momento de la Atención Primaria”. En esta línea, en el acto inaugural, la consejera de Sanidad de Cantabria, María Luisa Real, animó a los intervinientes a “implicar y entusiasmar” a los profesionales para “reorientar el modelo sanitario” y reforzar la Atención Primaria “como el eje central del sistema sanitario”

Congreso SEDAP

La vigésima edición del Congreso de la Sociedad Española de Directivos de Atención Primaria (AP) comenzó marcando el objetivo de impulsar la generación de alianzas entre los diferentes perfiles sanitarios. La premisa de la que partió el evento fue poner en valor que “es el momento de la Atención Primaria”. El congreso, abierto a la participación, consiguió recuperar la presencia e intervención de los directivos de AP, sanitarios y no sanitarios, para dirigir su mirada hacia los diferentes responsables de los centros de atención (coordinadores, jefes de unidad, etc.), “lo que permitirá iniciar la creación de sinergias con otras sociedades científicas para lograr entre todos un sistema sostenible y de calidad”, subrayó Iñaki Lapuente, presidente del Comité Organizador del Congreso.

Porque la gestión de la AP, tal y como recalcó la consejera cántabra de Sanidad, es una oportunidad para mejorar desde una perspectiva técnica, ética y profesional. Por su parte, el director gerente de Atención Primaria, Alejandro Rojo, se refirió al papel fundamental de los directivos y profesionales de Atención Primaria en el camino de recuperar el protagonismo de esta disciplina dentro del sistema sanitario.

La conferencia inaugural “20 años dirigiendo la Atención Primaria” corrió a cargo de José Ramón Repullo, director técnico de la Fundación para la Formación de la Organización Médica Colegial. El ponente realizó un repaso de lo que ha supuesto la gestión del sistema sanitario español durante las últimas dos décadas, haciendo especial hincapié en aquello que diferencia la AP de cualquier otro nivel asistencial del sistema sanitario, “la demanda total”, al tiempo que sentenció: “Nos dirigimos hacia la integración en red de los hospitales, y es en el espacio de la Atención Primaria donde más fácilmente se puede poner en práctica la alianza entre batas y corbatas”.

En la primera mesa congresual se abordó la accesibilidad a la AP. Se centró en la visión del paciente, en concreto, la organización de la atención y la nueva relación profesional-paciente, por la que se aboga desde los cargos directivos, en la búsqueda de una relación innovadora de las relaciones con este colectivo. En la misma tomaron parte Tomás Castillo, presidente de la Plataforma de Organizaciones de Pacientes; Cristina Domingo, directora médica de la Gerencia de Atención Primaria del Servicio Cántabro de Salud; Carmen Ferrer, coordinadora científica de la Estrategia para el Abordaje de la Cronicidad del Sistema Nacional de Salud; y Alfonso Alonso, subdirector general de Planificación Sanitaria del Servicio Gallego de Salud.

Fue especialmente significativa la “visibilidad” de los pacientes a través de la Plataforma de Organizaciones de Pacientes, así como la coincidencia de los diferentes profesionales en la necesidad de trabajar de forma transversal entre los distintos perfiles profesionales implicados en la asistencia primaria (directivos, médicos, enfermeros/as, educadores, etc.).

Acercar la Sanidad al paciente

“Lo importante es acercar la Sanidad al paciente, mientras que el hospital, con frecuencia, lo que hace es alejarla y, en ciertos sentidos, deshumanizarla. Por eso, lo que intentamos la mayoría de los profesionales que nos dedicamos a la gestión sanitaria es aproximar la Sanidad al paciente, tanto al domicilio como al centro de urgencias que esté lo más próximo a su casa o simplemente atendiéndole en el centro de AP. La Atención Primaria no tiene que mirar al hospital, sino a la comunidad. Cuando nos ganemos su confianza y nos vea como referente, es cuando las cosas empezarán a cambiar. Si miramos al hospital, vemos las enfermedades, mientras que, si miramos a la comunidad, veremos personas, pacientes y cuidadores”, subrayaron los expertos que intervinieron en el segundo debate del Congreso de la SEDAP.

En la mesa bajo el título “La solución, una Atención Primaria Integral y Longitudinal”, los expertos debatieron sobre la prevención y promoción de la salud, la participación comunitaria, atención domiciliaria y atención de Urgencia. En la misma, pusieron de manifiesto la importancia de empoderar al paciente. “Porque, cuanto más formado esté, mejor podrá afrontar su realidad; hay evidencias científicas del impacto del empoderamiento de los pacientes. Se habla de hasta un 21 por ciento de ahorro en costos generales, gracias a la disminución de visitas, consumo de fármacos, ingresos, costes de hospitalización y complicaciones de la enfermedad. Todo esto sin contar con los pacientes mejor cuidados y con mayor grado de bienestar”, expresaron.

En esta mesa participaron Manuel Tordera, director general de Salud Pública y Consumo de la Consejería de Sanidad de Castilla-La Mancha; Marta Pisano, enfermera del Servicio de Promoción de la Salud y Participación Ciudadana en la Dirección General de Salud Pública de la Consejería de Asturias; María Antonia Font, directora de Enfermería de la Gerencia de Atención Primaria de Mallorca, y Armando Casado, responsable del centro CUA-Manso de Barcelona. Todos ellos pusieron en valor la AP presentando las iniciativas innovadoras que están llevando a cabo en sus respectivos centros con la comprometida colaboración de los profesionales, “ya que los proyectos suelen venir de abajo a arriba; surgen de ellos”, añadió Capdevila.

Visitas domiciliarias para reducir los ingresos hospitalarios

Los expertos incidieron en que la Atención Primaria se ha vendido como la puerta de entrada del sistema. “No es solo eso, porque tiene que ser el eje vertebrador del sistema, algo que vaya desde el principio hasta el final”, señalaron. También se refirieron a las Escuelas de Salud como modelos para empoderar al paciente, al tiempo que apostaron por medir el impacto de lo que hacen en términos económicos. “Si podemos demostrar que somos, no solo efectivos en el gasto, sino eficientes en coste/resultados de salud, tendremos más recursos”, apuntaron.

Los directivos de AP concluyeron que son ya muchos los profesionales que piensan en los pacientes, no solo en los números. “La realidad médico-paciente ha cambiado. Estamos buscando fórmulas diferentes para adaptarnos a ellos. Miramos al paciente para idear iniciativas que resuelvan sus verdaderas necesidades. Esto es lo que cada uno de nosotros estamos intentando hacer”, concluyeron.

Los resultados asistenciales de la centralización de un servicio de atención hospitalaria fue una de las comunicaciones del congreso de la SEDAP. Expertos como Nemesio Moreno, de la Dirección de Atención Primaria Metropolitana Norte de Barcelona, explicaron sus experiencias con el denominador común de que más visitas domiciliarias disminuyen los ingresos y las Urgencias hospitalarias. “No hay que dejar de probar otras fórmulas asistenciales alternativas a las tradicionales, porque vemos que otras que ya se están llevando a cabo, como potenciar las Urgencias en AP, reducen los ingresos de pacientes. Además, responden a la constatación de que estos no quieren ir al hospital sino que prefieren acudir al centro de salud. En este campo, el trabajo en equipo es importante y encontrar nuevas fórmulas efectivas y eficientes ayuda a los pacientes y a los profesionales”, afirmó.

La tercera mesa del congreso debatió sobre “La solución, una Atención Primaria Coordinada y Transversal”, planteando las herramientas para que esté bien gestionada, con modelo bajo directivos 3.0 camino de 4.0 que busquen alianzas estratégicas, con el objetivo de dar la mejor imagen y la mayor visibilidad a la AP. Salvador García, director ejecutivo de BNI Málaga, CEO y fundador de Influencers, habló como usuario de servicios de salud. Considera que el sistema pone el foco solo en curar, “cuando en realidad tendría que situarlo también en cuidar; que el usuario sano perciba que su centro de AP lo cuida y que, cuando precise los recursos, no tenga que acudir a Urgencias del hospital, sino a su centro de referencia”.

Por su parte, Carlos Alberto Arenas, gerente en el Área IX de Salud de Murcia y vicepresidente de la Fundación Economía y Salud, hizo un repaso de las actitudes que deben de tener los directivos sanitarios. Ilustró su presentación con mitos y leyendas sobre objetivos y valores de gerencia para explicar mejor lo que no debe ser ni hacer el directivo, porque “no se puede ser buen directivo si no eres buena persona”, sentenció. “Una mala persona no llegará nunca a ser buen profesional”, recalcó, parafraseando al neurocientífico Howard Gardner. “Cuando estamos en acuerdos de gestión, solo hablamos de objetivos y no decimos por qué ni para qué. Parece que está bien visto que el sistema se oriente a resultados aunque tenga poca ética directiva; pero de esto hay que huir porque nunca se deben situar los objetivos por encima de los valores”, indicó.

Explicó la paulatina evolución del directivo del 1.0, que era del “ordeno y mando”, al 2.0, “te escucho, pero sigo mandando”, al 3.0, que preconiza el “vamos a tomar la decisión en común”. “Estamos cada vez más en esta clase de directivo, pero hay que avanzar más hacia el 4.0, es decir, escucho a los profesionales, pero también a la comunidad, a los pacientes, para tomar las decisiones con ellos. Esto sería lo ideal, pero para ello se precisa cambiar la organización, que está muy centrada en la comodidad del propio profesional del sistema, cuando habría que centralizarla en torno al paciente, en aspectos como horarios o accesibilidad”, subrayó.

Para la directora de AP en Gijón, Begoña Martínez, hay que inyectar más dinero en la AP y darle más importancia y prestigio. “Ahora mismo no existe un modelo de gestión único; hay que ser muy ágiles porque tanto la sociedad como las necesidades del paciente cambian. Debemos gestionar con emoción desde todos los puntos de vista. Además, siendo gerentes, tenemos que ponernos en la piel del paciente que no acude, en la del profesional, en la del médico y de la enfermera”, remarcó.

Óscar Moracho, del Servicio Navarro de Salud-Osasunbidea, abordó la importancia de las alianzas estratégicas en el Sistema Nacional de Salud (SNS) y hasta qué punto este está preparado para competir hacia fuera, innovar sin invertir todos en lo mismo y gastar menos consiguiendo que la calidad asistencial no se resienta. Mercedes Martínez, de la gerencia asistencial de AP del Servicio Madrileño de Salud, habló de uno de los retos a los que se enfrenta la AP, el de la reposición de personal ante las jubilaciones masivas de los próximos años. Martínez se refirió a la necesidad de dar a conocer a los jóvenes la AP para que la consideren como una opción de futuro profesional. “Ilusionarlos creo que es una asignatura pendiente para los directivos de la asistencia primaria. Deberíamos reflexionar sobre las cosas a hacer o qué no hemos hecho para ilusionar a las personas y que la AP tenga mayor reconocimiento y visibilidad dentro del SNS”, subrayó Manuel Bayona, médico de AP, gestor sanitario y designado nuevo presidente de la SEDAP en la asamblea anual de esta Sociedad celebrada en el congreso de Santander.

La cuarta y última mesa redonda se centró en la capacidad de coordinación y de la creación de programas que favorezcan la transversalidad. El miembro del equipo del Centro de Recursos de Evaluación de Impacto de Salud de la EASP, Alberto Fernández, defendió la integración de la salud en todas las políticas y no solo en el sistema sanitario, ya que resaltó que “la Sanidad se debe afrontar desde el conjunto de la sociedad, desde el sistema educativo y desde las políticas sociales”.

Transitando por este mismo hilo conductor, la directora médica de AP del ilicitano Departamento de Elda, Concepción Fernández, hizo hincapié en que “la transversalidad es mucho más que trabajar de forma coordinada, el paciente debe situarse en el centro del equipo de trabajo y esto exige el compromiso efectivo de toda la organización”.

Dando la palabra a los participantes

En una de las jornadas, los asistentes al congreso pudieron participar en un world-café, un formato que permitió debatir sobre el presente y futuro de la AP en el sistema sanitario nacional. “Los pacientes quieren ser protagonistas, sentirse únicos en su individualidad. Los profesionales se dedican a cuestiones técnicas y burocráticas y se olvidan de las personas, de que no se tratan o curan informes sino personas. Además, hay que trabajar en la innovación social. Porque la salud está relacionada con el código postal del paciente, es decir, dónde vive y cómo vive es lo que marcará su salud”, indicó María Folgueiras, médica de AP de la Unidad de Gestión Clínica de Trevías en el Servicio de Salud del Principado de Asturias.

La especialista lamentó que la investigación en primaria sea una utopía, al tiempo que abogó por la inteligencia emocional en el trato diario, ya que el prestigio de primaria pasa por reír, mirar al paciente, escuchar y mostrar sensibilidad. “Todo esto forma parte indisociable de nuestro trabajo”, afirmó.

Rafael Sánchez, director general de Innovación y Resultados en Salud del Servicio Regional de Salud de la Junta de Castilla y León, se preguntó por qué no se avanza más rápidamente y en mayor profundidad en la AP. “Puede haber cosas que tienen que ver con las tecnologías, las que no aportan valor no interesan, pero falta cultura en las herramientas a utilizar. Además, a la hora de evaluar los resultados, ¿con quién lo hacemos? Echo en falta al tutor”, reseñó.

Por su parte, Antonio García Quintáns, subdirector general de Ordenación Asistencial del Servicio Gallego de Salud, criticó que el 90 por ciento de los gestores se tengan que dedicar exclusivamente a la burocracia. “Se ha limitado la entrada en Medicina; hay muchas enfermeras en paro y nos faltan médicos. Vivimos en un país que hace cálculos con cuatro dedos”, ironizó. “Las organizaciones sanitarias tendrían que empezar a pensar si no tienen que comenzar a cerrar todos los ‘consultorios regalo´. Si no deberían organizarlos para que fueran autosuficientes”, añadió.

Incidió también en que los proyectos en marcha no estén ligados a los cuatro años de una legislatura política. “Me parece evidente que debiera existir el compromiso de su continuidad. Habría que pedir también que existieran a nivel nacional indicadores de evaluaciones en salud que tuvieran valor para todas las comunidades. Sería importante que se organizara una agencia que evaluara los procesos que desarrollamos, así como colocar una página web en la que, con transparencia absoluta, se mostraran los resultados en salud de todas las instituciones sanitarias”, reclamó.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies