• Jueves, 22 de Agosto de 2019
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1484 [name] => Sociedades [slug] => sociedades [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1484 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1350 [count] => 3682 [filter] => raw [cat_ID] => 1484 [category_count] => 3682 [category_description] => [cat_name] => Sociedades [category_nicename] => sociedades [category_parent] => 1350 ) )

La baja adherencia, la falta de respuesta y los efectos adversos son los grandes retos del tratamiento de la esquizofrenia

Miriam Celdrán y Miguel Vázquez, del Grupo Coordinador de Farmacia Neuropsiquiátrica de la SEFH, aconsejan “ensayar primero la monoterapia”

adherencia tratamiento esquizofrenia

En el tratamiento farmacoterapéutico de la esquizofrenia existen necesidades no cubiertas, según comentan los especialistas en Farmacia Hospitalaria Miriam Celdrán Hernández, titular del Servicio de Farmacia del Hospital Psiquiátrico Penitenciario de Alicante, y Miguel Vázquez Real, FEA Farmacia Hospitalaria del Hospital Santa Bárbara de Puertollano. Entre los principales retos en el abordaje de esta patología destacan la baja adherencia en un muy elevado número de pacientes, la falta de respuesta a los tratamientos, los efectos adversos de relevancia relacionados con el tratamiento antipsicótico, los síntomas negativos y cognitivos de difícil control y los pacientes comórbidos en los que la coexistencia de otra patología dificulta en gran manera el manejo de la esquizofrenia.

Desde la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH), estos expertos aconsejan, en líneas generales, “ensayar primero la monoterapia”. “Hay que tener en cuenta el tiempo, ya que el comienzo de acción varía según los pacientes y los fármacos”, explican ambos expertos. Además, es necesario controlar la adherencia al tratamiento, así como la dosis adecuada del fármaco seleccionado. De igual modo, antes de sospechar un fracaso de la monoterapia se debe reevaluar el diagnóstico establecido y la ausencia de comorbilidades que pudieran comprometer la eficacia o explicar la ausencia de respuesta. “Una vez se hayan asegurado el tiempo, la adherencia, la idoneidad de dosis y el diagnóstico, además de haber ensayado clozapina en tercera o, en determinados casos, segunda línea de tratamiento, estaremos en condiciones de plantearnos otras estrategias entre las que se encuentran la combinación de antipsicóticos o la potenciación de antipsicóticos con otros fármacos”, señalan los especialistas.

Novedades presentadas en los últimos años

En los últimos años, los nuevos enfoques científicos se han centrado en el desarrollo de formas galénicas de acción prolongada para los antipsicóticos atípicos, como las formas inyectables de larga duración, “en un intento de lograr una mayor adherencia al tratamiento y evitar recaídas”, indican Miriam Celdrán y Miguel Vázquez, dado que, aproximadamente, el 74 por ciento de las personas con diagnóstico de esquizofrenia abandona el tratamiento farmacológico en tan solo año y medio, con el consiguiente riesgo de recaída (ocho de cada diez pacientes presentará una recaída entre los seis meses y los dos años tras abandonar la medicación antipsicótica).

Las recaídas conllevan, en sí mismas, situaciones graves, como la falta de independencia y pérdida de control, entre otras, amén de un efecto deletéreo sobre el funcionalismo y la cognición, que son irrecuperables. “No obstante, en el escenario actual de la esquizofrenia no contamos con ningún avance terapéutico novedoso que modifique el pronóstico de esta patología”, afirman Miriam Celdrán y Miguel Vázquez, que forman parte del Grupo Coordinador de Farmacia Neuropsiquiátrica de la SEFH.

“El futuro pasa por la investigación neurobiológica y el aumento del conocimiento de la enfermedad. La biología molecular abrirá camino para el conocimiento de las bases biológicas de la enfermedad y permitirá el desarrollo de nuevos fármacos y estrategias terapéuticas, así como la identificación y diseño de nuevos mecanismos de acción, vías de administración y dianas terapéuticas, con especial énfasis en los síntomas negativos y en la cognición”, avanzan los especialistas de la SEFH.