• Miércoles, 16 de octubre de 2019
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1479 [name] => Internacional [slug] => internacional [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1479 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1350 [count] => 6810 [filter] => raw [cat_ID] => 1479 [category_count] => 6810 [category_description] => [cat_name] => Internacional [category_nicename] => internacional [category_parent] => 1350 ) )

La biopsia líquida funciona para el pronóstico del cáncer colorrectal y tiene potencial para la terapia

El ADN tumoral circulante es un factor pronóstico importante que será muy útil para estratificar a los pacientes y conducir futuros ensayos de cáncer colorrectal

colon

Es probable que la biopsia líquida desempeñe un papel cada vez más importante en la identificación de pacientes con cáncer colorrectal (CCR) con probabilidad de recaída tras la cirugía, y tiene el potencial de optimizar el tratamiento para pacientes individuales, según una nueva investigación presentada en Congreso de la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO), que se celebra en Barcelona.

De 805 pacientes en el ensayo fase III IDEA-FRANCE que se sometieron a una biopsia líquida antes de la quimioterapia adyuvante para el CCR en estadio III, 109 (13,5 por ciento) tenían ADN tumoral circulante (ADNc) en la sangre. En este grupo, la supervivencia libre de enfermedad (DFS) a dos años fue del 64%, en comparación con el 82 por ciento en aquellos con ADNc negativo.

“En este gran ensayo prospectivo, confirmamos que el ADNc es un factor pronóstico independiente en el cáncer colorrectal y que aproximadamente seis de cada 10 pacientes con ADNc positivo permanecerán libres de enfermedad dos años después de la quimioterapia adyuvante estándar, en comparación con ocho de cada 10 de aquellos que tienen ADNc negativo”, explica el autor del estudio, el profesor Julien Taieb, del Hospital Europeo Georges Pompidou, en París (Francia).

IDEA-FRANCE también mostró que seis meses de tratamiento adyuvante fue superior a tres meses en pacientes con ADNc positivo y negativo, y que los pacientes con ADNc positivo tratados durante seis meses tuvieron un pronóstico similar al de los pacientes con ADNc negativo tratados durante tres meses. La terapia adyuvante fue FOLFOX (ácido folínico, fluorouracilo y oxaliplatino) en el 90 por ciento de los casos.

“La prueba de ADNc no predijo qué pacientes deberían recibir tres o seis meses de quimioterapia adyuvante y existe un debate continuo sobre el tipo óptimo y la duración del tratamiento para pacientes que son positivos para ADNc, pero ahora sabemos que el ADNc es un factor pronóstico importante que será muy útil para estratificar a los pacientes y conducir futuros ensayos de cáncer colorrectal”, señala Taieb.

“En todos los subgrupos, los pacientes con ADNc positivo que solo recibieron tres meses de terapia adyuvante tuvieron el peor pronóstico”, agrega.

Entre el 30 por ciento y el 50 por ciento de los pacientes presentan recaída localizada de CCR a pesar de la terapia óptima primaria, por lo que un segundo estudio informado en el Congreso de la ESMO 2019 investigó si el ADNc se puede utilizar para detectar una enfermedad residual mínima e identificar a aquellos en riesgo de recurrencia.

Los resultados mostraron que el ADNc de plasma postquirúrgico predijo una recaída metastásica una mediana de 10 meses antes de que la recurrencia fuera visible en las exploraciones radiológicas. Los investigadores concluyeron que las pruebas de ADNc de plasma abren una oportunidad para el tratamiento de precisión de pacientes con CCR localizado.

Al comentar sobre los resultados de las presentaciones de CCR, el profesor Alberto Bardelli, de la Universidad de Turín (Italia), destaca que, “cuando los pacientes se someten a cirugía para el cáncer colorrectal en etapa inicial, persisten las dudas sobre si la enfermedad se ha erradicado por completo y, como resultado, los pacientes a menudo reciben quimioterapia adyuvante. Pero, los resultados de IDEA-FRANCE han demostrado que ahora podemos usar un análisis de sangre para determinar si el paciente está limpio o no”.

Y añade: “El estudio también es uno de los primeros en mostrar que, en el futuro, puede ser posible utilizar una biopsia líquida para dirigir la terapia e identificar qué pacientes pueden evitar la quimioterapia después de la cirugía y cuáles deberían recibirla. Si otros estudios confirman los resultados de IDEA-FRANCE, creo que cambiarán la práctica clínica, por lo que los nuevos datos son muy interesantes”.