• Martes, 12 de diciembre de 2017

“La calidad de la Sanidad en España es muy buena, y también me ha sorprendido de forma positiva el alto nivel de los especialistas”

Olga Insua, directora general de Novo Nordisk España

novo nordisk

La estadounidense Olga Insua cumple un año al frente de la Dirección General de Novo Nordisk España, y ya conoce profundamente el sistema sanitario español, con sus virtudes, entre las que destaca la Atención Primaria, y sus defectos, como la dificultad para disponer de plazos reales que aseguren predictibilidad en los procesos burocráticos. Trabaja al frente de la división española de la multinacional danesa, con un equipo de más de 250 personas, para mejorar la salud y la calidad de vida de los personas con diabetes, obesidad y hemofilia. Y precisamente los pacientes son también el eje sobre el que gira la Fundación para la Diabetes que preside.

¿Cómo valora la situación actual del Sistema Nacional de Salud? ¿Qué fortalezas y debilidades presenta?

La experiencia está siendo muy interesante para mí, que vengo de Estados Unidos. El sistema sanitario es muy diferente, pero también hay aspectos no tan distintos. En general, hago una valoración positiva. Me ha sorprendido, y creo que es un orgullo para los españoles, que sea el segundo país en términos de esperanza de vida, después solo de Japón. La calidad de la Sanidad es muy buena, y también me ha sorprendido de forma muy positiva el alto nivel de la ciencia en España entre los médicos especialistas. Cuando Novo Nordisk invierte en investigación y en desarrollo en España es una forma de reconocimiento del alto nivel de la ciencia y también de los resultados en la Sanidad a menor coste, si los comparamos con los niveles europeos. Hay que recordar que en España tenemos algunos de los costes más bajos en comparación con algunos de nuestros compañeros europeos. Y algo que he aprendido que no existe en todos los países es el acceso a la Atención Primaria y el hecho de que los médicos de AP puedan prescribir a pacientes con enfermedades crónicas, porque en algunos solo pueden ser tratados por especialistas; creo que es una ventaja para los que conviven con enfermedades crónicas. Finalmente, todo esto se refleja en los índices de satisfacción que tiene la sociedad, algo que se revela en las encuestas y con la población, en general. Me he dado cuenta de que la gente está muy satisfecha con el sistema público, algo que no ocurre en todos los países. De hecho, en Estados Unidos nadie va voluntariamente a la Sanidad pública.

¿En qué aspectos debería mejorar?

En general, la Sanidad pública tiene un gran reconocimiento y es un orgullo para España y para los españoles, si bien tiene algunos retos pendientes. En este sentido, destacaría que hay una oportunidad de mejora en la coordinación entre Atención Primaria y Especializada. Creo que es una cuestión de números, porque hay muchos médicos de Primaria y no tantos especialistas. Si se puede encontrar una manera de mejorarlo, beneficiaria también a los pacientes.  En segundo lugar, sabemos que el acceso al sistema sanitario es diferente en función de las comunidades autónomas, y es necesario solucionarlo por el bien de los pacientes. El tercer reto sería la estructura del sistema, que está basado en los impuestos, lo que es un riesgo para un país, que, aunque está mejorando, tiene un alto índice de desempleo. Creo que con dedicación y trabajo estos retos pueden tener solución, pero a largo plazo, porque son complejos.  En resumen, desde mi punto de vista personal me ha sorprendido de una manera muy positiva el sistema sanitario por su calidad y por cómo la gente trabaja para mejorar el servicio que está ofreciendo. Es muy bonito trabajar en este entorno.

¿Y cómo valora la situación de la industria farmacéutica?, ¿en qué momento se encuentra?

Farmaindustria es una organización fuerte, que asegura que haya consistencia entre las diferentes compañías farmacéuticas, y eso es bueno, sobre todo para el paciente. Con Farmaindustria tenemos tres pilares para demostrar nuestro compromiso social, porque no estamos aquí solo para vender medicinas, sino que tenemos un compromiso también con el país. Uno de los aspectos prioritarios dentro de ese compromiso es la transparencia, y creo que durante los últimos años se ha visto un esfuerzo muy grande por parte de la industria en este sentido. En segundo lugar está la aportación que hace la industria farmacéutica a la sostenibilidad del sistema sanitario, y quizás en esta parte es donde yo estoy trabajando personalmente de forma más cercana. Tenemos muchas interacciones con la Administración, en gran parte conversaciones para decidir cómo traer innovación al país de manera sostenible para el sistema sanitario. Es un balance y un equilibrio que tenemos que alcanzar. El tercer pilar del compromiso de Farmaindustria es la inversión en investigación y desarrollo. Desde Novo Nordisk estamos trabajando en estos tres pilares con el objetivo de mejorar la sostenibilidad y el acceso a la innovación.

¿Qué retos futuros se presentan en este ámbito? ¿Qué le pide al Estado en materia de política farmacéutica?

Una de las áreas que me gustaría mejorar es la predictibilidad de la Administración. En Estados Unidos cuando se marca una fecha, se cumple, obtienes una respuesta. En España puedes tener un plazo para realizar un trámite, pero se puede cumplir o no, y eso hace muy difícil gestionar los tiempos de los proyectos. El Real Decreto por el que se regula la financiación y fijación de precios de medicamentos y productos sanitarios está pendiente de tramitación, y creo que ayudaría mucho a toda la industria. Los procesos deben ser más transparentes, más homogéneos para todas las compañías, y así serían también más justos para el paciente.

La política farmacéutica depende del Ministerio de Sanidad, si bien luego las comunidades autónomas son las que deciden la financiación de los tratamientos. ¿Cómo es la relación con las CCAA?

Las CCAA son unos interlocutores más, y tenemos profesionales que trabajan en el acceso del medicamento con los pagadores de las comunidades autónomas. Para la industria supone un esfuerzo a nivel local, pero con coordinación creo que no es ningún problema. Desde la industria hemos creado la infraestructura necesaria para trabajar también a nivel autonómico.

¿Qué aporta la industria farmacéutica a un país como España?

La inversión de la industria farmacéutica ha crecido en los últimos años, y en 2016 el crecimiento fue del ocho por ciento, mucho más alto que los años anteriores y sobre todo respecto a 2008, cuando comenzó la crisis. El total de inversión en 2016 representa un 21 por ciento por ciento, es decir, se trata de un sector líder especialmente en I+D. Además, la industria invirtió el año pasado 1.085 millones de euros, lo que supone históricamente la inversión más alta que ha hecho el sector farmacéutico. Es una muestra del compromiso que tiene el sector con el país.

¿Y en el ámbito laboral?

En términos de recursos humanos, la industria farmacéutica emplea a más de 39.000 personas, con un 90 por ciento de empleos directos. Se trata de un sector muy estable y valorado, así lo comprobamos en Novo Nordisk cuando tenemos una oferta de trabajo. Me llama la atención que más del 50 por ciento de los puestos son ocupados por mujeres, y dentro de I+D, esta cifra alcanza el 65. Otro dato destacado, teniendo en cuenta cómo la crisis ha impactado en los jóvenes, es que ha aumentado el porcentaje de empleados con menos de 29 años, que ya suponen una de cada tres personas que entra en la industria farmacéutica.

En el sector farmacéutico destaca el alto porcentaje de mujeres que ocupan puestos directivos…

Es cierto, se ve mucho apoyo y mucha voluntad, es algo motivador. Cuando me nombraron directora general muchas mujeres vinieron a hablar conmigo para preguntarme cómo lo había conseguido. Estamos avanzando no solo en el desarrollo de los productos, sino también a nivel cultural y profesional.

¿Qué aporta la industria farmacéutica al paciente y al profesional sanitario?

Uno de los valores de nuestra compañía es la alta calidad en la ciencia, y desarrollamos muchos proyectos de colaboración con las sociedades científicas en el ámbito de la investigación y la formación, por ejemplo, en Atención Primaria. Organizamos diversos cursos y programas educativos presenciales, y también a través de los medios digitales para llegar al mayor número posible de profesionales. El acceso a la información es un área en la que colaboramos de una manera importante con las sociedades y con los médicos. Podemos hablar de la aportación que hace un medicamento al paciente, pero el beneficio más grande es que su médico tenga formación actualizada para tomar la mejor decisión posible.

Hay quienes opinan que los medicamentos son caros, ¿cuál es su opinión al respecto?

Tenemos que considerarlo con perspectiva, porque el precio del medicamento tiene que ser equivalente al valor que aporta. Por ejemplo, según datos de 2013, más de cinco millones de personas tienen diabetes, y la cifra ha crecido desde entonces. El sistema sanitario dedica a la diabetes en general, no solo a los medicamentos, un 8,2 por ciento de su presupuesto, y los costes directos en el último año fueron de seis millones de euros. Los costes de las complicaciones de la enfermedad suponen un 50 por ciento del presupuesto, lo que es mucho dinero. La gente puede decir que los medicamentos son caros, pero las complicaciones de la diabetes lo son mucho más. La enfermedad cardiovascular es la principal causa de muerte en personas con diabetes, y estas complicaciones pueden evitarse en gran medida desde la prevención. Por tanto, invertir en prevención, y no solo en medicinas, puede evitar ciertas complicaciones. Además, un tratamiento adecuado, así como la formación del paciente en un estilo de vida saludable, evita la progresión de la enfermedad.

¿Cuánto tiempo y dinero cuesta sacar al mercado un medicamento?

Los datos que conozco mejor son de Estados Unidos, donde puede durar 20 años el plazo desde que se descubre la molécula hasta que llega al mercado. Una vez que la FDA aprueba un medicamento, se lanza el producto y después se trabaja con los pagadores; es decir, si un paciente quiere pagarlo con dinero, sin seguro, ya tiene acceso. En Europa el proceso es diferente, porque tras la aprobación del fármaco por la Agencia Europea del Medicamento hay otro plazo, que se puede demorar varios años, para que cada país apruebe la financiación. La variabilidad de estos tiempos depende de cada país, y en España depende también de otros muchos factores, como el precio del producto y el valor de la innovación. De cada 10.000 moléculas investigadas, solo 10 llegan a comercializarse. El 14 por ciento de los beneficios de Novo Nordisk lo reinvertimos en I+D, porque para conseguir una innovación son necesarios muchos años de experimentación, incluso con productos que nunca llegarán al mercado. Nuestra compañía tiene el reto de poder curar la diabetes, pero falta mucho y mientras tanto queremos hacer lo mejor para cambiar la enfermedad, conseguir las mejores medicinas, con más seguridad y un menor impacto en la calidad de vida de los pacientes con diabetes, y también con hemofilia u obesidad. Novo Nordisk lleva trabajando con este compromiso desde hace más de 90 años, y tenemos que seguir invirtiendo para poder ayudar al paciente durante 100 años más.

Se cumple un año desde su nombramiento como directora general de Novo Nordisk, ¿qué balance hace? ¿Cómo valora, en líneas generales, el momento actual de Novo Nordisk España?

Ha sido un año muy interesante, porque ha habido un cambio importante y he tenido que adoptar una visión todavía más global de la compañía. Trabajar en diabetes hoy es muy diferente a lo que fue hace diez años; claramente la enfermedad se ha convertido en una epidemia que está creciendo año tras año. En consecuencia, el mercado ha cambiado porque hay muchos más competidores. Novo Nordisk nació de la diabetes, pero hay otras muchas compañías que ven la oportunidad y han entrado en el mercado. La competitividad siempre es buena para el desarrollo, al final estamos compitiendo para ver quién puede traer la mejor innovación o los mejores proyectos, la mejor educación, más calidad. La competencia nos hace la vida más complicada a nosotros, pero el reto es bonito y positivo, hemos tenido que aumentar la calidad de nuestro trabajo. A mí esto me da mucha energía.

¿Cuáles han sido las principales novedades?

Desde que estoy en España hemos lanzado Tresiba, una insulina basal de larga duración, 42 horas. En este 2017 también hemos presentado los resultados del estudio DEVOTE, un ensayo de larga duración, aleatorizado, doble ciego y diseñado para evaluar/confirmar la seguridad cardiovascular de Tresiba en comparación con la insulina glargina U100 cuando se agrega al estándar de tratamiento. En el Congreso Europeo de Diabetes se presentó un estudio realizado con pacientes con diabetes tipo 2 en el que se observó que las personas con hipoglucemias graves tienen mayor riesgo de muerte. Además, descubrieron que las personas con hipoglucemia grave tienen un riesgo de muerte cuatro veces mayor durante los 15 días después de esa hipoglucemia grave. Otra vez estamos hablando de complicaciones y de prevención. El estudio DEVOTE demostró que Tresiba redujo la tasa de hipoglucemia grave un 40 por ciento y la hipoglucemia grave nocturna un 52 por ciento. Para mí es un orgullo traer a España una innovación como este fármaco que puede reducir las hipoglucemias graves, especialmente nocturnas, que son las que más asustan a los pacientes.

¿Cuáles son sus retos futuros en la compañía?

Tenemos dos prioridades en el mercado a medio y largo plazo; por una parte, queremos conseguir el liderazgo en insulina basal, específicamente, gracias a Tresiba y sus beneficios avalados por nuestros estudios. El segundo reto es el liderazgo en GLP1 con Victoza, que ha obtenido resultados fenomenales. Y una prioridad es trabajar en los estudios con semaglutida. Recientemente, en el Congreso de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes hemos presentado un análisis post-hoc de los ensayos SUSTAIN, que demostró que una mayor proporción de adultos con diabetes tipo 2 logró una reducción clínicamente significativa tanto en la hemoglobina glicosilada (HbA1c) como en el peso corporal con semaglutida una vez a la semana frente a otros tratamientos.

¿Qué productos destacaría en el ámbito de la obesidad?

Novo Nordisk lanzó hace un año en España liraglutida 3 mg, registrado con el nombre de Saxenda. Se trata de un tratamiento indicado para las personas con obesidad que interviene en los mecanismos de control del apetito, aumenta la sensación de saciedad, ralentiza el vaciado del estómago y reduce el hambre. En estos momentos no está financiado.

¿Y en hemofilia?

Los dos productos que tenemos en el mercado son NovoSeven, que es el tratamiento de referencia para hemofilia con inhibidores, y Novoeight,. Se trata de un factor 8 destinado a pacientes con hemofilia A. Para el futuro estamos trabajando para traer un factor 9 que, al ser de larga duración puede simplificar la vida de las personas con hemofilia. También está disponible en España un factor 13, pero tampoco está financiado y es muy especializado.

Ha dicho que el 14 por ciento de los beneficios se reinvierten en I+D, ¿de qué manera?

En España contamos con un grupo clínico muy bueno en términos de calidad, que también es uno de los departamentos más grandes, aparte de Ventas. En la actualidad tenemos 20 ensayos clínicos y 53 centros de investigación en todo el país, así como 408 pacientes activos. En los últimos años se ha producido un incremento de estas cifras, y espero que en los próximos sigamos aumentando la inversión un 30 por ciento tanto en investigación como en capacidad. Hacemos auditorías periódicas para mantener la integridad y la calidad de los estudios. Posteriormente, nuestros resultados se agregan a los mundiales. Me gusta destacar que los investigadores españoles están representados de una manera importante en los estudios internacionales.

¿Qué proyectos formativos han puesto en marcha para los empleados?

La calidad de la investigación y de los productos debe basarse en la formación de los empleados. Si queremos ser líderes en las áreas en las que trabajamos tenemos que tener una formación actualizada. Nosotros desarrollamos actividades formativas tanto de producto, de técnicas, de desarrollo profesional y de gestión personal. Creemos que cuando los gerentes son cualificados también los equipos que ellos dirigen van a ser de alta calidad. Nuestra prioridad es desarrollar un programa continuo de coaching como parte de la cultura que estamos tratando de desarrollar y fortalecer cada vez más. Aparte de lo que ofrecemos localmente a empleados, también organizamos cursos a nivel global, como una semana de ciencia para que nuestro equipo de médicos se actualice en las áreas en las que trabajamos, tanto en diabetes, como en hemofilia y en obesidad.

¿Y para otros profesionales del sector?

La mayoría de las actividades formativas que organizamos para los médicos son a través de las sociedades científicas. Hacemos simposios en los congresos, cursos para residentes o enfermeras, por ejemplo, sobre la diabetes en general. También damos becas a las sociedades para que puedan realizar actividades formativas especialmente con residentes. Desde una perspectiva más promocional, tenemos programas educativos centrados en nuestra compañía, y esto ya no es necesariamente con las sociedades. Se trata de facilitar a los médicos información sobre nuestros productos.

A nivel institucional, ¿qué relaciones destacaría con otros agentes sanitarios?

Novo Nordisk tiene una buena relación con las Administraciones Públicas, hace mucho tiempo que estamos trabajando con ellas y tenemos un equipo muy bueno que conoce bien cómo funcionan, porque tienen un sistema muy complejo. De hecho, está siendo una escuela importante para mí, y es necesario mantener relaciones tanto a nivel nacional como a nivel regional. La relación con las comunidades autónomas ha sido difícil, por ser compleja ya de por sí, porque requiere una actualización constante, especialmente en los últimos años por la inestabilidad del entorno político, con la repetición de las elecciones generales. Hemos hablado de predictibilidad, y creo que nos ayudaría tener una estructura administrativa que sea más predecible. Todo lo que nosotros hacemos aquí es por el paciente con diabetes, obesidad o hemofilia, y como directora general estoy constantemente predicando a nuestros empleados que nuestra responsabilidad es hacer llegar las mejores medicinas al paciente, ya sea desde el equipo médico, ventas, marketing o la recepción.

DiabetesLAB

Uno de los proyectos de educación sanitaria puestos en marcha este año desde Novo Nordisk es DiabetesLAB. Se trata de una iniciativa española realizada con el apoyo de SED, Fundación SED, FEDE y Fundación para la Diabetes en colaboración con el Grupo SANED. “Es un proyecto muy bonito en el que yo voy a participar. Nuestro equipo ya está trabajando a toda máquina en esta iniciativa de apoyo a los pacientes, a las personas con diabetes, para que tengan un lugar al que venir, que puedan practicar actividades. Me interesa crear ese sentido de comunidad, y es una oportunidad muy buena de educar al público en general sobre esta enfermedad, especialmente para evitar el estigma que en ocasiones conlleva la diabetes tipo 2, así como el sentimiento de culpa”.

Fundación para la Diabetes

Olga Insua es también la directora de la Fundación para la Diabetes, que tiene una relación muy directa con los pacientes y desarrolla muchos proyectos de educación y de fomento de hábitos saludables, como la práctica del deporte.

Otro de los proyectos que ha comenzado en 2017 se llama ‘Reta la Diabetes’, realizado con la colaboración de asociaciones de pacientes locales. “Organizamos varias etapas del Camino de Santiago y terminamos en mayo en la capital de Galicia, donde se juntaron todas las asociaciones, con más de 100 peregrinos. Fue una actividad importante para las personas con diabetes, lo pude comprobar en persona porque estuve en las últimas etapas. Había sensación de apoyo, de comunidad entre ellos. Cuando alguno tenía algún problema, los demás le aconsejaban. También había un médico, por lo que los pacientes se sentían muy apoyados y motivados”, dice Olga Insua.

La Fundación para la Diabetes también organiza en Madrid la carrera ‘Muévete por la Diabetes’, que coincide con el día mundial de la enfermedad que se celebra el 19 de noviembre y que espera reunir a unas tres mil personas. Además, Novo Nordisk patrocina un equipo de ciclismo cuyo principal objetivo es “demostrar, inspirar y educar a los pacientes para que practiquen una vida activa normal, especialmente los más jóvenes”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies