• Miércoles, 23 de octubre de 2019
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1489 [name] => Área cardiometabólico [slug] => area-cardiometabolico [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1489 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1350 [count] => 319 [filter] => raw [cat_ID] => 1489 [category_count] => 319 [category_description] => [cat_name] => Área cardiometabólico [category_nicename] => area-cardiometabolico [category_parent] => 1350 ) )

La combinación fija de estatinas ayuda a conseguir el objetivo terapéutico, reduciendo efectos adversos

efectos adversos

En el control de las dislipemias, el uso de combinaciones fijas de estatinas ofrece un mayor cumplimiento del tratamiento, mejor administración y reducción en los costes de la terapia, reduciendo los efectos adversos.

El uso de formulas combinadas proporciona un mayor descenso de los niveles de LDL, sobre todo en pacientes con cardiopatía isquémica en los que se logra mejorar los objetivos de reducción de LDL a niveles deseados para disminuir el riesgo de eventos secundarios. La asociación de una estatina potente con ezetimibe produce una reducción sinérgica del colesterol total a las pocas semanas de tratamiento. La combinación fija logra su objetivo minimizando los molestos efectos colaterales como las mialgias y artralgias. También el uso de fórmulas combinadas mejora en la adherencia y calidad de vida de los pacientes, tal y como se ha visto en la diabetes y la hipertensión arterial.

Otro aspecto a tener en cuenta es el coste tratamiento, que hoy en día es básico para poder tener un paciente controlado ya que en muchos casos por temas económicos hay pacientes que abandonan el tratamiento.

Los pacientes con diabetes mellitus tipo 2 y con hipertensión o dislipemia se benefician más de la combinación que de la administración de dosis elevadas del mismo principio activo.

Menos flexibilidad

En el otro lado de la balanza hay que contemplar que hay una reducción de la flexibilidad en la dosificación y la exposición de algunos pacientes a tratamientos que no requieren, lo que supone un aumento de los riesgos de efectos adversos sin beneficios adicionales. De hecho, las autoridades canadienses han publicado en 2005 una alerta sobre la posible asociación de ezetimiba, sola o asociada con simvastatina, con mialgia, rabdomiólisis, pancreatitis, trombocitopenia e interacción con warfarina. Los efectos secundarios que se han dado con mayor frecuencia han sido los digestivos.

Un problema, aunque menor, es la imposibilidad de modificar la dosis fija. En el estudio JUPITER hubo una evidencia significativamente alta (26%) de nuevos casos de diabetes con rosuvastatina comparada con placebo.

Hay que tener en cuenta que hay escasez de dosis combinadas en el mercado, por lo que a veces se limita su uso a la combinación por ajuste de dosis.

Sinergia

La combinación de ezetimiba con rosuvastatina actúa de forma sinérgica en la reducción del colesterol total. Al ser una buena combinación y actuar de forma sinérgica suele ser de muy buena aceptación para esos pacientes con un colesterol LDL muy alto y alcanza objetivos de forma muy notable.

También es una buena combinación para esos pacientes que presentan problemas o efectos adversos en tratamiento con estatina sola y al combinarlo con la ezetimiba presenta menos efectos secundarios. Por otra parte, los efectos de la ezetimiba además de reducir el cLDL también han demostrado tener ventajas en producir incrementos del cHDL, por lo que deja en muy buena aceptación el uso concomitantemente de dicha asociación, ya sea en combinación o por separado sin tener siempre que aumentar la dosis de la estatina con lo que esta demostrando mayores efectos secundarios.

Las ventajas evidentes de las combinaciones de dosis fijas incluyen mayor cumplimiento del tratamiento, mejor administración y reducción en los costes de la terapia, ya que estos fármacos generan importantes beneficios y reducen al mínimo los riesgos, debido a las modificaciones que producen sobre los lípidos en pacientes con ECV.

Para la elaboración de este artículo se ha contado con la colaboración de los doctores Eladio Elvira Pérez, Mario Sutil Vega y Xavier Quiroga Arbones, de Barcelona.