• Miércoles, 23 de octubre de 2019
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1479 [name] => Internacional [slug] => internacional [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1479 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1350 [count] => 6824 [filter] => raw [cat_ID] => 1479 [category_count] => 6824 [category_description] => [cat_name] => Internacional [category_nicename] => internacional [category_parent] => 1350 ) )

La edad paterna mayor de 51 años reduce la tasa de éxito de la reproducción asistida

Puede haber una percepción pública de que la fertilidad masculina es independiente de la edad, que no se corresponde con la realidad

espermatozoide

Mientras que la fertilidad femenina llega a un final irrevocable con la menopausia (a una edad promedio de 51 años), los hombres en principio no se ven limitados por una senescencia biológica similar. Sin embargo, nuevos estudios han demostrado que los recuentos de espermatozoides pueden disminuir y el daño al ADN en las células espermáticas puede aumentar con el tiempo.

La evidencia ahora publicada muestra que los hombres están efectivamente regulados por un reloj biológico. Los estudios han demostrado una disminución en la fertilidad masculina natural y un aumento en la tasa de aborto espontáneo a medida que los hombres envejecen, si bien el momento, aún no se sabe si la edad paterna afecta los resultados en la fecundación in vitro (FIV) y la inyección intracitoplasmática de espermatozoides ICSI, o si existe (o debería haber) algún límite de edad para el tratamiento.

Un análisis de casi 5.000 ciclos de FIV / ICSI realizados en un solo centro en Londres acaba de indicar que las tasas de éxito disminuyen significativamente cuando la edad paterna supera los 51 años.

La tasa de aborto espontáneo en este estudio no se vio afectada por la edad del progenitor masculino. Sin embargo, los investigadores confirman que cuando el padre supera los 51 años afecta significativamente la posibilidad de éxito en la reproducción asistida, y agrega que esto justifica un llamamiento a “un mensaje de salud pública para que los hombres no retrasen la paternidad”.

Los resultados del estudio han sido presentados este miércoles por el doctor Guy Morris, del Centro para la Salud Genética y Reproductiva (CRGH) en Londres, donde se realizó este estudio observacional retrospectivo.

El equipo de investigación de CRGH y el Instituto para la Salud de la Mujer en el University College London analizaron los registros de 4.271 hombres involucrados en 4.833 ciclos de tratamiento de FIV e ICSI para todas las causas de subfertilidad entre 2009 y 2018.

Los sujetos masculinos se agruparon en rangos de edad de 35 y menores, 36-40 años, 41-44 años, 45-50 y más de 51 años. Se utilizó una edad masculina y una edad femenina menor de 35 años como grupos de control de referencia para la comparación.

El análisis mostró primero que menos hombres mayores de 51 cumplían con los valores estándar de referencia del semen de la OMS que los hombres menores de 51 años (42,1 por ciento frente a 61,1 por ciento). Se encontró de manera similar, como se esperaba, que la tasa de embarazo clínico disminuyó con el aumento de la edad materna más de 35 años, de 51,1 por ciento para menores de 35 años a 21,7 por ciento para mayores de 40 años. Ambas tendencias fueron estadísticamente significativas.

El estudio también mostró que las tasas de embarazo clínico disminuyeron con el aumento de la edad paterna: del 49,9 por ciento en el grupo de menores de 35 años, al 42,5 por ciento en los 36-40 años, al 35,2 por ciento en los 41-45 años, al 32,8 por ciento en los 46-50 años y hasta el 30,5 por ciento en los mayores de 51 años. Estos resultados se volvieron a analizar en un modelo estadístico que incluía la edad materna y se encontró que, para todos los subgrupos de edad materna, la probabilidad de embarazo aún disminuía significativamente con la edad paterna mayor de 51 años.

El doctor Morris y sus colegas señalaron que en el 80 por ciento de las parejas de la cohorte de los sujetos masculinos mayores de 51 años fueron tratadas con ICSI, un tratamiento desarrollado para la infertilidad masculina y que requiere solo una célula de esperma viable para la fertilización.

Sin embargo, aunque el 42 por ciento de estos sujetos masculinos mayores tenían parámetros de semen normales (recuento y motilidad de espermatozoides), señala que “esto puede haber confundido los resultados y reducido el efecto percibido del aumento de la edad paterna”.

“Puede haber una percepción pública de que la fertilidad masculina es independiente de la edad. Las historias de hombres famosos que engendran hijos hasta los 60 años pueden dar una perspectiva sesgada sobre los riesgos potenciales de retrasar la paternidad –señala el doctor Morris–. De hecho, respecto a la concepción natural y el embarazo no ha sido hasta hace poco cuando se ha descubierto la evidencia de los riesgos asociados con la paternidad posterior”.

“Estos estudios más recientes contrastan con décadas de evidencia del impacto que la edad materna tiene en los resultados de fertilidad –continúa el experto–. En el contexto de esta evidencia emergente del efecto perjudicial del aumento de la edad paterna, nuestros datos ciertamente apoyan la importancia de educar a los hombres sobre su fertilidad y los riesgos de retrasar la paternidad”.