• Sábado, 17 de Agosto de 2019
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1489 [name] => Área cardiometabólico [slug] => area-cardiometabolico [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1489 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1350 [count] => 303 [filter] => raw [cat_ID] => 1489 [category_count] => 303 [category_description] => [cat_name] => Área cardiometabólico [category_nicename] => area-cardiometabolico [category_parent] => 1350 ) )

La estandarización del riesgo cardiovascular mejora su control

riesgo cardiovascular

Las tablas de riesgo más utilizadas en la actualidad están basadas en el estudio Framingham y son las tablas SCORE y REGICOR. Son las que resultan más prácticas en las consultas y aunque tienen una incidencia de cardiopatía isquémica superior a la de la población española son muy visuales e intuitivas para poderlas utilizar en la práctica diaria.

La tabla SCORE está basada en la población española, ya que está calibrada para países de bajo riesgo cardiovascular lo que las adecua más a las características de la población española.

La enfermedad coronaria es consecuencia directa del riesgo cardiovascular por lo que siempre hay que estar centrados en la prevención de los mismos, como el tabaquismo el sobrepeso y los valores lipídicos alterados.

Valoración global

Hasta hace relativamente poco tiempo, el factor de riesgo cardiovascular al que se prestaba más atención era el LDL, pero en los últimos años todos los estudios indican que es fundamental prestar atención al resto de factores como los bajos niveles de HDL o los triglicéridos elevados que conforman el llamado riesgo residual ya que pese a tener el LDL controlado estos pueden ser muy aterogénicos.

En este contexto, hay que recordar que la diabetes agrava todas las patologías cardiovasculares por lo que en estos pacientes se debe ser especialmente cuidadosos al valorar su riesgo cardiovascular. La patología cardiovascular nunca depende de un solo factor sino que es consecuencia de la conjunción de varios factores, por lo que resulta determinante realizar una evaluación y abordaje multifactorial del paciente a fin de minimizar el riego cardiovascular.

Para la elaboración de este artículo se ha contado con la colaboración de los doctores especialistas Pedro Romero de Ugarte, Juan Gomis Ferraz e Isabel López Ibáñez, del Centro de Salud Picassent.