• Viernes, 20 de julio de 2018
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1520 [name] => Área Dolor Neuropático Localizado [slug] => area-dolor-neuropatico-localizado [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1520 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1350 [count] => 71 [filter] => raw [cat_ID] => 1520 [category_count] => 71 [category_description] => [cat_name] => Área Dolor Neuropático Localizado [category_nicename] => area-dolor-neuropatico-localizado [category_parent] => 1350 ) )

“La evaluación del dolor en el anciano se debería realizar desde una perspectiva biopsicosocial”

Emilio Blanco Tarrío, coordinador del grupo del dolor en el anciano de la Sociedad Española del Dolor (SED), ha concedido una entrevista a EL MÉDICO INTERACTIVO

dolor anciano_SED

El dolor crónico en el anciano es motivo de mala calidad de vida y de discapacidad con limitación de la movilidad y pérdida de la autonomía personal y de la capacidad de relación con el entorno. La población anciana constituye un grupo especial que merece una consideración y una intervención específica por la edad, la fragilidad, la pluripatología, la polimedicación, el deterioro cognitivo, los déficits sensoriales y la dependencia. Los pacientes de edad avanzada a menudo experimentan dolor crónico y merecen todos los esfuerzos para mejorar su salud y calidad de vida.

Hablamos con el coordinador del Grupo en el anciano de la Sociedad Española del Dolor (SED), Emilio Blanco Tarrío, especialista en Medicina Familiar y Comunitaria, médico de Familia del Centro de Salud periurbana norte (Salamanca) y médico de residencia geriátrica.

¿Cuáles son los objetivos principales del grupo de la SED dedicado al dolor en el anciano?

El grupo de trabajo de dolor en el anciano de la SED tiene como objetivo principal promover el avance en el conocimiento científico del estudio y tratamiento del dolor en el anciano en sus aspectos promocional, investigador, docente y clínico.

Las áreas en las que desarrollará su actividad serán la investigación, docencia, el asesoramiento en informes de expertos, la elaboración de guías clínicas, protocolos y recomendaciones avaladas por la evidencia científica y el trabajo con asociaciones de pacientes.

¿Qué características más importantes tienen los pacientes ancianos respecto al dolor?

La población anciana merece una intervención específica por la fragilidad, la pluripatología, la polimedicación, el deterioro cognitivo, los déficits sensoriales y la dependencia.

El dolor crónico es muy prevalente en el anciano, entre un 25-50 por ciento de personas mayores sufre dolor, un 80 por ciento en residencias de ancianos; hasta un 25 por ciento no recibe ninguna terapia farmacológica o no farmacológica para tratar su dolor.

El dolor crónico en el anciano es motivo de mala calidad de vida y de discapacidad con limitación de la movilidad y pérdida de la autonomía personal y de la capacidad de relación con el entorno

¿Cuál sería la mejor evaluación y manejo del dolor en el anciano? 

El dolor en las personas mayores está mal reconocido e insuficientemente tratado. La evaluación del dolor en el anciano se debería realizar desde una perspectiva biopsicosocial en el contexto de una valoración geriátrica integral.

La valoración del dolor se incluye en la valoración clínica y debe ser sistematizada incluyendo aspectos temporales y espaciales del dolor, la cualidad, las circunstancias que influyen y la intensidad.

En los ancianos con capacidad cognitiva suficiente, la valoración se realizará por escalas autoadministradas unidimensionales o multidimensionales. La valoración del dolor en pacientes con deterioro cognitivo grave y déficits sensoriales y de comunicación se realiza por escalas conductuales basadas en la observación de la expresión facial, los movimientos corporales, verbalizaciones y el comportamiento.

¿La complejidad en los pacientes ancianos, con la aparición de otras patologías, (Parkinson, Alzheimer, demencia, etc.) dificulta su tratamiento?

Para tratar el dolor antes hay que valorarlo bien. Hay barreras como son las actitudes y creencias de los mayores, que van desde el estoicismo hasta la banalización del dolor, cambios fisiopatológicos en la absorción, el metabolismo y la eliminación de los fármacos y limitaciones en la comunicación, deterioro cognitivo, polifarmacia, comorbilidad y pluripatología.

Es muy importante considerar que existen diferentes tipos de deterioro cognitivo, Alzheimer, vascular, asociado a Parkinson, frontotemporal, mixto etc., y distintas respuestas al dolor que deben ser tenidas en cuenta.

¿Qué tratamientos se consideran más adecuados?

Las modalidades de tratamiento del dolor crónico en ancianos incluyen técnicas psicoterapéuticas, la terapia física, la intervención farmacológica y las técnicas intervencionistas cuando están indicadas.

La intervención farmacológica en ancianos debe ser prudente, los analgésicos tópicos pueden ser de elección y los analgésicos simples útiles de manera pautada en dolor de intensidad leve o leve moderada. Los AINEs tienen efectos adversos importantes y si el dolor es de intensidad severa o muy severa pueden estar indicados los opioides potentes, pero muy especialmente en ancianos hay que respetar criterios de utilización y elección. En los ancianos siempre hay que anticiparse a los efectos adversos.

El GTSED-Anciano es multidisciplinar y está integrado en su inicio por profesionales de distintas especialidades, médico de familia, reumatólogo, farmacéutico, hospitalario y anestesistas que realizan su labor en las unidades de tratamiento del dolor, y va a ampliar su ámbito de colaboración a geriatras, especialistas en rehabilitación y otros que, sin duda, contribuirán a enriquecer el trabajo del grupo.

Este sitio web utiliza solamente cookies de Google Anaylitics. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies