• Miércoles, 17 de julio de 2019
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 2264 [name] => Pacientes [slug] => pacientes [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 2264 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1350 [count] => 76 [filter] => raw [cat_ID] => 2264 [category_count] => 76 [category_description] => [cat_name] => Pacientes [category_nicename] => pacientes [category_parent] => 1350 ) )

La falta de concienciación podría provocar el incumplimiento terapéutico en el paciente con esquizofrenia

Los altibajos delirantes y la larga duración de la terapia son también motivo de falta de adherencia al tratamiento

Concienciación terapia esquizofrenia

SECCIÓN  patrocinada por:  

Nota: Los contenidos de esta sección son informaciones de actualidad y de interés general elaboradas por la redacción de El Médico Interactivo. No existe conflicto de intereses entre los autores, las fuentes y el patrocinador.

El tratamiento del paciente con esquizofrenia tiene como piedra angular durante la fase aguda los neurolépticos incisivos, acompañados o no de otro fármaco con efecto más sedante en caso de manifestarse con importante agitación y ansiedad. Posteriormente, el tratamiento se irá ajustando en función de la evolución del cuadro clínico y, una vez lograda la estabilización, se acompañará de terapia psicoeducativa. El Dr. Fernando Gonçalves Estella, responsable de Salud Mental de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), explica que la falta de adherencia es uno de los grandes problemas del paciente con esquizofrenia: “Probablemente está muy influenciada por la falta de conciencia de la enfermedad, sus altibajos delirantes y el ser un tratamiento con frecuencia a muy largo plazo”.

Fernando Gonçalves defiende que, en el caso de la esquizofrenia, el médico de Atención Primaria (AP) debe ser “un estrecho colaborador del psiquiatra, y la comunicación entre ambos debe ser fluida y habitual”. “De hecho, la vigilancia de la adherencia terapéutica debe ser la normal, así como el ser el principal informante de la evolución del cuadro clínico, y de sus modificaciones terapéuticas asociadas a su evolución. Sin una estrecha colaboración entre ambos, las recaídas serán mucho más numerosas”.

Para tratar al paciente con trastornos como la esquizofrenia, el médico de AP reclama una formación continuada más especializada, algo que “se puede y debe conseguir gracias a una estrecha colaboración entre psiquiatra y médico de Atención Primaria”, dice el responsable de Salud Mental de la SEMG.

Terapia psicoeducativa

En cuanto a los consejos no farmacológicos que se pueden ofrecer al paciente con esquizofrenia y a sus cuidadores, este facultativo recalca que la terapia psicoeducativa es de gran ayuda, y, en función de la evolución del cuadro clínico, se podrán añadir otras coadyuvantes, siempre bajo el consejo y la dirección del psiquiatra. “La utilidad de la terapia psicoeducativa se basa en el modelo de vulnerabilidad, por lo que sus objetivos son precisamente el refuerzo de los factores protectores de las recaídas (como el conocer la enfermedad, la toma del tratamiento, el reconocimiento de los pródromos anunciadores de una nueva recaída, la mejora del clima emocional familiar, y el reforzar la autonomía), y la disminución de los factores de riesgo (abandono de la medicación, clima de alta emotividad familiar, sobreprotección excesiva, consumo de drogas y o alcohol)”.

Según comenta, en este tipo de terapia psicoeducativa han de participar el paciente y su familia, y se recomienda su comienzo prácticamente desde que se realiza el diagnóstico. A este tipo de terapia se podrán añadir otras coadyuvantes, ocupacionales, de habilidades de comunicación, etcétera.

Estrecha colaboración con la familia

Además, Gonçalves indica que el médico de Primaria debe mantener una “relación de colaboración muy estrecha” con la familia del paciente con esquizofrenia. “Téngase en cuenta que, además de la esquizofrenia, el paciente padecerá cualquier otro tipo de enfermedad como el resto de los mortales: una diabetes, por ejemplo, que deberá ser tratada por el MAP como con el resto de sus pacientes, pero cuyo curso clínico vendrá muy condicionado por la evolución de su patología psiquiátrica de base”.