• Lunes, 11 de diciembre de 2017

La gestión económica y de servicios en Sanidad, eficiencia y sostenibilidad para el sistema

La gestión económica en Sanidad es un área fundamental, según los expertos

billetes de euros

La gestión económica en Sanidad es un área fundamental por varios motivos: por la percepción que tienen los usuarios del sistema de la calidad de los servicios no asistenciales de un centro, por lo que aporta en eficiencia  y sostenibilidad del sistema, por el deber de hacer las cosas desde el compromiso con el paciente y la organización, y desde una perspectiva estratégica de la responsabilidad social corporativa. Así define José Manuel Pérez Gordo, tesorero de la Sociedad Española de Directivos de la Salud (SEDISA) y director del I Foro Sanitario de Directivos de Gestión Económica y Servicios, la necesidad de abordar desde una perspectiva multidisciplinar estos aspectos tan relacionados con la calidad y la eficiencia.

Tal es así, que esta reunión ha acogido a un gran número de profesionales que han compartido sus experiencias, han conocido las de otros profesionales y se han conocido entre ellos, lo que ha animado a los organizadores ha empezar a trabajar ya en el II Foro Sanitario de Directivos de Gestión Económica y Servicios.

El sistema sanitario debe tener presente todos los aspectos relacionados con la calidad y eficiencia en la gestión y no centrarse solamente en las áreas asistenciales sino también en todas aquellas áreas de soporte, de tipo no asistencial, que también necesitan una gestión adecuada de sus recursos. Y eso es lo que hace el área de gestión económica y servicios, que complementa el área asistencial para que los profesionales puedan llevar a cabo su actividad y los usuarios del sistema tengan un servicio óptimo. José Manuel Pérez Gordo destaca la puesta a disposición de los profesionales del material fungible necesario para el desarrollo de la actividad en el momento adecuado, los servicios de hostelería y mantenimiento de infraestructura y equipamiento, sistemas de información y gestión presupuestaria, que influyen directamente en la aportación de valor en aspectos de calidad y eficiencia en la prestación sanitaria.

Elementos únicos

Para el director del citado foro, cuando se habla de la dirección económica en centros sanitarios es muy diferente al concepto y funciones que se tienen con respecto a a otros sectores privados no sanitarios. “De ahí que cada vez se tiende más a denominarlo en el sector sanitario como dirección de gestión, que comprende aspectos propios de la gestión económica y muchos otros de la propia gestión de los servicios”.

En otros sectores privados no sanitarios, la gestión económica se ocupa del establecimiento de los procedimientos para el registro de las operaciones necesarias para el desarrollo de su actividad y su reflejo en la situación económica con el detalle de sus resultados, es decir, pérdidas y ganancias. En el mismo sentido, “podríamos afirmar que, igualmente, en el sector sanitario esta función es similar, aunque teniendo presente el reflejo de estos registros en la ejecución del presupuesto. Pero además, hay otras funciones dentro de la dirección de gestión en centros sanitarios, como pueden ser las de compras y logística, que en el sector privado no sanitario suele tener una dirección diferenciada a la dirección económica. Como también sería el caso de la gestión que llevamos a cabo de todo lo que sería el mantenimiento de las infraestructuras de los centros y del equipamiento electromédico, gestiones que en el ámbito no sanitario tampoco están entre las funciones de la dirección económica. Así como otra serie de servicios generales que también son propios de nuestra área de gestión, como el servicio de alimentación a pacientes y personal de guardia, cafeterías y máquinas vending, el servicio de limpieza, el de seguridad, servicio de transporte y ambulancias…”.

Por eso, la idea del I Foro Sanitario de Directivos de Gestión Económica y Servicios es tener un punto de encuentro entre profesionales que realizan tareas en el mismo ámbito de gestión y poder contar con experiencias similares en otros sectores privados no sanitarios, de forma que se puedan intercambiar experiencias e ideas en todos los ámbitos y poder enriquecer las actuaciones. Por lo tanto, “se trata de aprender nuevas o diferentes formas de abordar determinadas situaciones de gestión, tanto de otros compañeros como de otros sectores”, asegura José Manuel Pérez Gordo, quien añade que dentro del ámbito sanitario hay experiencias de gestión importantísimas y con unos niveles de excelencia bastantes considerables. Por lo tanto, “no se trata solamente de aprender de otros sectores, que por supuesto también aportan modelos o ideas muy atractivas, sino que entre nosotros mismos podemos coger ideas y formas de hacer las cosas que nos pueden aportar valor en la propia gestión de nuestros centros”.

Aspectos diferenciadores

En este sentido, hay que tener presente que el sector sanitario sí que es diferenciador con el de otros sectores en las cuestiones relativas a la contratación y su normativa, como es la propia Ley de Contratos del Sector Público que condiciona la forma de proceder y se encorseta en unos procedimientos, plazos y forma de actuar muy diferente al que pueden tener otros sectores, a los que les resulta más ágil la contratación. De hecho, Emilio Camino, director de Recursos Económicos de la Xerencia de Xestión Integrada de A Coruña, comentó en la citada reunión que “se trata de procesos como la climatización, la gestión de pernoctaciones, la recepción de huéspedes, la limpieza, la alimentación, la seguridad, entre otros. En esta línea, los pacientes no suelen tener el conocimiento científico ni están acostumbrados a evaluar las variables de la prestación asistencial que reciben, pero sí saben juzgar aspectos como la limpieza de la habitación, trato del personal que los recibe, facilidad de la señalética, calidad de la comida y nivel de confort”. Por eso, la calidad percibida de la atención y del servicio recibido está muy influenciada por estos aspectos no clínicos, entre los cuales figuran variables propias o comunes de los hoteles.

Objetivos de la nueva Ley

Dicha Ley se encontraba durante la jornada en fase de enmiendas, estimándose que esté lista este mes de septiembre, a pesar de que el plazo conferido por la Directiva 2014/2024/UE para la transposición concluyó el pasado 18 de abril. La nueva ley se realiza con los objetivos de analizar el gasto público, aumentar la competencia en el mercado y la participación de la mediana y pequeña empresa, aportar garantía en la protección de datos, aportar jurisprudencia de buena praxis en la contratación, fomentar la innovación, dando valor a la prestación de servicios frente al valor del propio producto que se compra, la incorporación de la alta tecnología en la comunicación y la transparencia de los procesos, y la incorporación de fines medioambientales, sociales y de I+D.

Así, en el foro se han analizado sus pros y sus contras. Entre los contras, se ha comentado que reproducen la mayor parte de los defectos de la norma anterior, el texto refundido de 2011 (R.D Legislativo 3/2011, de 14 de noviembre), así como que es larga, confusa, compleja y con mala técnica jurídica. A favor, se sitúan los nuevos criterios de adjudicación, distinguiendo los tradicionales relacionados con el coste, con aquellos relacionados con la calidad y la innovación e introducen nuevos procedimientos, como el denominado de asociación para la innovación para contratos de compra de I+D, que aporta mayores garantías de información y publicidad y que se mejora la regulación de la división por lotes de los contratos.

Para Javier Guijarro, secretario general de Ingeniería Hospitalaria y Responsable del Área de Logística y Aprovisionamiento del Servicio Madrileño de Salud (SERMAS) y uno de los coordinadores de este foro sanitario, hay que destacar la incorporación de criterios de valor diferentes al precio, que deja de ser prioritario, “lo que supone un equilibrio en la selección de servicios y productos, ya que la nueva Ley de Contratos del Sector Público sienta las bases para llevar a cabo de forma legal la contratación pública, aportando la visión regulada de compliance que ya lleva varios años incorporándose por parte de las empresas del sector”.

Centrándose en la RSC

En cuanto a la Responsabilidad Social Corporativa, se ha contemplado como visión global de la empresa y no solo relacionada con algún tipo de iniciativa o actividad, o a la relación de la empresa y sociedad, “sino que se configura como una manera de repensar el papel de la empresa en la sociedad, incorporando como elemento vertebrador una perspectiva de gobernanza y de sostenibilidad”, detalla Anna Rodríguez Cala, directora de Estrategia del Institut Català de la Salut  (ICS) y del Institut Català d’ Oncologia (ICO) y responsable del Comité de RSC de SEDISA. Por eso, la RSC debe estar integrada en la visión de la empresa, en su estrategia global y en el diálogo con los diferentes actores involucrados.

Así, según la experta, para adoptar la RSC como visión global, el plan puesto en marcha comprende siete ámbitos de actuación: gestión ética y responsable, transparencia y buen gobierno, comportamiento con los pacientes, personas, proveedores, medio ambiente y contribución con la comunidad.

Además, en el ámbito de los proveedores, el ICO ha firmado de 2011 a 2017 16 acuerdos con ocho empresas farmacéuticas y se han incluido 882 pacientes. “El enfoque es establecer una estrategia conjunta de medicamentos basada en resultados que permite el acceso a medicamentos innovadores a la vez que impulsa una investigación clínica”.

El ICO también ha desarrollado algunas iniciativas, como el código de buenas prácticas de la contratación pública, la solicitud del Plan de Igualdad en el pliego de cláusulas administrativas, la publicación de procedimientos de contratación pública adjudicados, convenios y acuerdos vigentes en el portal de transparencia, un proyecto piloto de evaluación de proveedores con criterios RSC, la política ambiental, el plan de eficiencia energética con el objetivo de reducir un 25 por ciento el consumo de agua y un 22 por ciento el de gas y electricidad en el horizonte 2020 y la firma acuerdos voluntarios de la Generalitat de Cataluña para la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI).

Complemento del área asistencial

El área de gestión económica y servicios se ocupa de una parcela de gestión muy extensa y diversa, de soporte para complementar y poner a disposición del área asistencial todo aquello que le resulta necesario para el desarrollo de su actividad y un óptimo servicio, tanto para los profesionales como usuarios del sistema sanitario. José Manuel Pérez Gordo señala que “hay un aspecto a destacar en el desarrollo del foro, y que era algo que nos planteábamos como objetivo en la organización del evento, y es que al ser un foro de profesionales de un área de gestión con temas comunes que afectan a todos, se produjera la participación y debate entre los asistentes y ponentes, lo que ha sido muy positivo y enriquecedor para todos, ya que se ha transmitido el interés de afianzar la continuidad de su organización”.

I Máster de excelencia en la contratación sanitaria

El año que viene arranca el I Máster de Excelencia en la Contratación Sanitaria, organizado por la Fundación de los Directivos de la Salud, junto a LENTISCO. Joaquín Estévez Lucas, presidente de SEDISA y Fundación SEDISA, explica que la idea es contar con un proyecto docente que abarque todo el concepto de contratación sanitaria, no solo pública y ofertar la formación necesaria, con un completo programa y con el mejor equipo docente, para que directivos de la sanidad pública y privada, así como a los profesionales de las compañías farmacéuticas, de tecnología sanitaria y de servicios que trabajan en los procesos de compra, puedan desempeñar sus funciones desde la excelencia, la eficiencia, y acorde con los cánones que imperan en la actualidad y aportando gran valor cualitativo a las instituciones o empresas en las que trabajan.

El programa del máster consta de ocho grandes bloques temáticos: administración pública y contratación pública, la administración pública sanitaria, códigos éticos, compliance sanitario y normativa antisoborno, el gestor en contratación sanitaria y habilidades directivas, funciones y responsabilidades del gestor en contratación sanitaria, la gestión de la contratación pública sanitaria, la gestión de la contratación sanitaria en el ámbito privado y el marketing sanitario.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies