• Miércoles, 19 de junio de 2019
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1585 [name] => Reportajes [slug] => reportajes [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1585 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1342 [count] => 273 [filter] => raw [cat_ID] => 1585 [category_count] => 273 [category_description] => [cat_name] => Reportajes [category_nicename] => reportajes [category_parent] => 1342 ) )

La Inmuno-Oncología, motor para la transformación para una nueva realidad asistencial

Jornada_Inmuno-Ongologia

La Medicina de Precisión es una auténtica revolución tanto en la asistencia sanitaria como en la investigación. Estamos frente a dos nuevos paradigmas que definen esta revolución: un cambio en biotecnología de tal magnitud que, de alguna manera, supone una redefinición de la Medicina; y el big data y la inteligencia artificial que van a cambiar de forma sustancial como se llevan a cabo los procesos de gestión y de toma de decisiones. Con estas palabras César Pascual, coordinador de Proyectos de la Fundación Sociedad Española de Directivos de la Salud (SEDISA), explica a EL MÉDICO la importancia que tiene la Medicina de Precisión en la innovación organizativa de los centros sanitarios, lo que supone llevar a cabo cambios significativos en los modelos asistenciales para que pasen a ser modelos de creación de valor. Estos aspectos han sido el eje de la “Jornada de Alta Dirección en Inmuno-Oncología”, organizada por el Centro de Investigación en Innovación Sanitaria de la escuela de negocios IESE (CRHIM por sus siglas en inglés), SEDISA, la Fundación SEDISA y la compañía biofarmacéutica Bristol-Myers Squibb, donde han participado un gran número de gestores hospitalarios y de servicios de salud, médicos especialistas en Oncología y farmacéuticos de hospital.

Para el gestor, los pilares que sustentan la transformación de las organizaciones sanitarias para adecuarse a la nueva realidad asistencial que supone la Medicina de Precisión pasan por redefinir las altas instituciones del sistema: Consejo Interterritorial y Ministerio de Sanidad; poner a la Sanidad pública en la agenda del ciudadano más allá del paciente, porque la Sanidad pública debe ser una cuestión de la sociedad; dotar de autonomía real de gestión a organizaciones y centros sanitarios, y otorgar capacidad a los profesionales para llevar a cabo la gestión clínica; dar pasos decididos para acabar con la actual fragmentación de la asistencia sanitaria y reasignar las funciones asistenciales, acabando con la excesiva medicalización del sistema y otorgando nuevos roles a otras profesiones sanitarias e incluso dando entrada en el sistema a otros profesionales.

Cambio de gestión de procesos

De hecho, ya se ha producido un cambio en la gestión de los procesos oncológicos, “aunque ciertamente con un alto grado de variabilidad, donde se están desarrollando herramientas de ayuda al profesional sanitario y al gestor, basados en disponer de una evaluación priorizada de la enorme cantidad de información clínica y molecular de datos experimentales que se pueden generar para un determinado paciente, que se pueda implantar en cualquier entorno y que permita dirigir las terapias evitando las  innecesarias”, destaca Pascual.

La Inmunología es una de las disciplinas que más está creciendo en este área. Así, Ruth Vera, presidenta de la Sociedad Española de Oncología Médica, comenta a EL MÉDICO que al igual que otros tratamientos actuales, la inmunoterapia se administra en pacientes seleccionados por medio de biomarcadores. En este caso, marcadores inmunológicos. Esto es, “que dentro de un determinado tipo de tumor, el tratamiento es administrado si el tumor presenta unas características especiales que nos indican que va a ser efectivo. Esto hace evitar la administración de fármacos a pacientes que no se van a beneficiar de una determinada terapia. Por otra parte, son fármacos que, administrados de forma aislada o en combinación con otros tratamientos sistémicos, han conseguido estabilizar la enfermedad durante periodos prolongados de tiempo en algunos tipos de tumores en los que hasta ahora no teníamos buenas opciones de tratamiento”, apunta la oncóloga, quien asegura que “tanto por el hecho de la selectividad de los pacientes que se van a beneficiar como por el beneficio mantenido en el tiempo podemos hablar de tratamientos eficientes, aunque en esta definición hay que incluir también el costo”.

Tratamiento individual

En este contexto, hay que destacar que el tratamiento individualizado influye en la selección de los pacientes y en las determinaciones moleculares que se realizan para saber a qué paciente se le debe administrar. Esto, además de los costes de las determinaciones, implica que los circuitos establecidos entre los servicios de Oncología médica y los laboratorios que realizan las determinaciones para obtener los resultados trabajen de la manera más ágil posible.

Por eso, los avances en Inmuno-Oncología están cambiando el estándar de atención de muchos tipos de tumores y dibujan un escenario de fármacos con diferentes mecanismos de acción, diferentes formas de respuestas y diferentes formas de evolución, que requieren también nuevas formas de medir su aportación en resultados en salud. “Esto abre unas perspectivas muy alentadoras para nuestros pacientes, aunque en la parte negativa hemos de situar los costes de estas innovaciones que están empezando a ser inabarcables con los actuales modelos de financiación de los sistemas de salud”, detalla el representante de SEDISA.

Rediseño de la organización

Pascual recuerda que hasta la fecha en el sector sanitario público las estrategias de rediseño de las organizaciones sanitarias han seguido siempre la misma dirección: mejora continua y promoción de la eficiencia. Pero los escenarios complicados y poco previsibles que deben afrontar las organizaciones sanitarias relacionados con la Medicina de Precisión obligan a redefinir no solo sus procesos, sino su misión fundamental. Por eso, se necesitan cambios de gran impacto tanto a nivel estratégico como organizativo, clínico y de gestión. “Lo verdaderamente importante es lograr resultados en clínica: la trasformación en las organizaciones sanitarias al amparo de lo que propone la Medicina de Precisión tiene que tener un reflejo evidente en la vida de los pacientes y también en el trabajo de los profesionales”, detalla el especialista. “Tenemos que seguir avanzando -añade- en la desinversión en actuaciones ineficientes para reinvertir en la innovación. Aunque sea un camino de lento recorrido no debemos dejar de insistir”.

Para Pascual, una de las barreras más importantes es la gestión del cambio inherente a cualquier proceso de transformación. Porque en este proceso resulta critico que todos los actores (pacientes, profesionales, gestores, industria, investigadores,…) estén implicados por igual, sin dejar de lado a nadie. El proceso de transformación debe asentarse en que el paciente es el centro del sistema y el profesional como eje del mismo superando definitivamente el hecho de que se haya convertido en una especie de slogan que todo el mundo utiliza. “Para llevar a cabo esta transformación es necesario que pacientes, ciudadanos y profesionales sean conscientes de su necesidad y la trascendencia que supone y, además, es obligado el compromiso de responsables políticos y gestores para desarrollar también una estrategia de acompañamiento a usuarios y profesionales para que la adopción de los nuevos procesos y herramientas sea adecuada y esté alineada con los objetivos”.

Un problema generalizado aún es el de la falta de inversores públicos y privados en el sector, “aunque todo da a entender un esperanzador cambio en este sentido”, puntualiza Pascual.

Barreras en la implantación

En este contexto, Vera comenta que cuando aparecen nuevos tratamientos hay siempre varias barreras que superar antes de su implantación. Por un lado, está la aprobación por parte de las agencias reguladoras y, por otro, la experiencia de los médicos que utilizan los fármacos. En este sentido, “el oncólogo médico es el especialista que aglutina mayor número de casos de cáncer tratados con inmunoterapia, el que más experiencia tiene y el que puede proporcionar mayor seguridad a los pacientes. E, indudablemente, el coste de los nuevos fármacos es otra barrera”.

Según Pascual, aunque el aspecto económico es muy importante, no necesariamente es el que más pesa, ya que en la asistencia sanitaria basada en el valor, que es lo que finalmente propone la Medicina de Precisión, “tenemos que cambiar el planteamiento gestor y pensar más en términos contables que en términos de costes de oportunidad. Solo así podremos acercarnos a entender soluciones al manejo de biotecnologías que son eficaces y rentables pero que tienen alto impacto en costes o son inasequibles para los presupuestos de públicos”.

Otro de los aspectos que se tienen que tener en cuenta es la equidad en cuanto a su implantación. En SEOM están realizando un informe para establecer de forma objetiva las inequidades entre los pacientes en función de comunidad autónoma. “Sabemos que existen inequidades por un informe previo, pero pensamos que es importante analizar la situación nuevamente para ver si ha habido algún cambio en los últimos 4 años desde el anterior estudio. Esperamos tenerlo para el último trimestre de este año”.

Para garantizar su acceso a todos los pacientes, Vera indica que están trabajando en propuestas de incorporación de nuevos sistemas de evaluación y de pago de los fármacos basados en su valor real, en el beneficio que proporcionan a los pacientes. “Estamos diseñando también herramientas para poder medir ese beneficio y en la identificación de indicadores comunes que nos permitan evaluar los resultados”.

En opinión de Pascual, la Medicina de Precisión es un cambio de paradigma en la forma de entender la Medicina y aunque sus indicaciones iniciales se enmarquen mayoritariamente en Oncología no podemos pensar que su campo quedará limitado a este tipo de patologías. “La Medicina de Precisión abre campos especialmente relevantes en las áreas de detección precoz de enfermedades, mejora de los tratamientos actuales y desarrollo de nuevas moléculas terapéuticas para enfermedades no tratables en la actualidad, nuevos sistemas de producción de moléculas terapéuticas, Medicina regenerativa, desarrollo de vacunas y terapias preventivas,… Quizá después de la Oncología, la biotecnología se presenta como clave en las enfermedades raras y neurológicas. Sin embargo, lo más importante es que abre el camino para que en un futurose amplíe a todos los aspectos de la Medicina”.