• Sábado, 21 de septiembre de 2019
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1479 [name] => Internacional [slug] => internacional [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1479 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1350 [count] => 6754 [filter] => raw [cat_ID] => 1479 [category_count] => 6754 [category_description] => [cat_name] => Internacional [category_nicename] => internacional [category_parent] => 1350 ) )

La inmunoterapia sublingual para la alergia al cacahuete muestra efectividad y seguridad

El rastro que puede desencadenar una reacción alérgica grave y que puede aparecer en alimentos elaborados en instalaciones que usan frutos secos es de aproximadamente 100 mg de proteína de cacahuete

cacahuetes

Investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Carolina del Norte (UNC) han comprobado que pequeñas dosis de proteína de cacahuete debajo de la lengua pueden ofrecer protección segura y eficaz contra la alergia a este alimento.

Se trata de inmunoterapia sublingual, o SLIT, que se absorbe inmediatamente y pasa al torrente sanguíneo para desensibilizar el sistema inmunitario a grandes cantidades del alergeno del cacahuete.

Publicada en el Journal of Allergy and Clinical Immunology, la investigación dirigida por el primer autor, el doctor Edwin Kim, profesor en la Facultad de Medicina de la UNC, muestra que la inmunoterapia sublingual (SLIT) podría ofrecer a los pacientes una forma segura y efectiva de protegerse de reacciones alérgicas graves o incluso anafilaxia.

Se han desarrollado tres formas de inmuoterapia para tratar las alergias a los frutos secos, y todas ellas intentan desensibilizar el sistema inmunitario para ayudar a los pacientes a evitar reacciones alérgicas graves. “La idea principal es mantener a los niños protegidos a las pequeñas exposiciones ocultas en los alimentos envasados, restaurantes, etc”, afirma Kim.

Uno de los métodos de inmunoterapia consiste en un parche que libera una pequeña cantidad de proteína de cacahuete a través de la piel para desensibilizar el sistema inmunitario. Este enfoque ha demostrado ser seguro en la investigación clínica, pero quizás no sea tan efectivo como los investigadores esperaban. Podría convertirse en un tratamiento aprobado por la FDA.

Un segundo enfoque es la inmunoterapia oral (OIT), que actualmente está bajo revisión de la FDA y se espera una decisión este año. Requiere que los pacientes ingieran una pequeña porción de proteína de cacahuete diariamente, y en el transcurso del tiempo esto puede desensibilizar el sistema inmune a exposiciones accidentales.

En un gran ensayo clínico de fase 3 de la OIT, los pacientes inicialmente ingirieron 0,5 mg de cacahuete y aumentaron la cantidad a 300 mg en el transcurso de muchas semanas y luego mantuvieron esa ingesta diaria de 300 mg durante el resto del año.

Este ensayo mostró una eficacia sustancial en la protección de los pacientes, pero algunos de ellos sufrieron efectos secundarios graves. Un metaanálisis posterior de los datos de ensayos clínicos de la OIT publicados en The Lancet sugirió que se necesitaba más investigación clínica sobre la OIT debido al riesgo de efectos secundarios graves.

En el tercer enfoque es la terapia sublingual, o SLIT, en el que se coloca una pequeña cantidad de proteína de cacahuete debajo de la lengua del paciente, donde se absorbe de inmediato. Debido a que la proteína de cacahuete evita la digestión, los pacientes reciben mucha menos cantidad, aproximadamente 0,0002 mg inicialmente. Esta cantidad luego aumenta en el transcurso de los meses a solo 2 mg.

En 2011, Kim y su equipo, incluido el doctor Wesley Burks, decano de la Facultad de Medicina de la UNC, realizaron un pequeño estudio de 18 pacientes para demostrar que SLIT era seguro y efectivo en el transcurso de un año. Desde entonces, llevaron a cabo el seguimiento de 48 pacientes en el protocolo SLIT de 2 mg diarios durante cinco años.

En el artículo de JACI, los investigadores mostraron que el 67 por ciento de estos pacientes podían tolerar al menos 750 mg de proteína de cacahuete sin efectos secundarios graves. Alrededor del 25 por ciento podría tolerar 5.000 mg.

Los datos de Kim muestran que la terapia sublingual fue tan efectiva como la inmunoterapia oral y SLIT planteó mucho menos riesgo de efectos secundarios graves. El efecto secundario más común fue picor alrededor de la boca que duró aproximadamente 15 minutos y no necesitó tratamiento. Nadie abandonó el estudio de varios años debido a los efectos secundarios.

“Los participantes de SLIT toleraron entre 10 y 20 veces más proteína de cacahuete del mínimo necesario para enfermar, afirma Kim. Creemos que esto proporciona protección, quizás no tan buena como la OIT, pero con un mecanismo más fácil (sublingual) y, por lo que podemos ver en este momento, una mejor señal de seguridad”.

El laboratorio de Kim ha terminado un estudio SLIT separado de 4 mg diarios para 55 pacientes en el transcurso de cuatro años. Espera publicar resultados a finales de este año. “Con la inmunoterapia sublingual, esperamos poder mantener nuestro perfil de seguridad mientras vemos un beneficio aún más fuerte para los pacientes”, concluye Kim.