• Jueves, 19 de septiembre de 2019
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1479 [name] => Internacional [slug] => internacional [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1479 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1350 [count] => 6748 [filter] => raw [cat_ID] => 1479 [category_count] => 6748 [category_description] => [cat_name] => Internacional [category_nicename] => internacional [category_parent] => 1350 ) )

La mayoría de los adultos mayores prediabéticos no desarrollan finalmente diabetes

Alrededor de 352 millones de adultos en el mundo tienen un nivel elevado de azúcar en sangre que no es lo suficientemente alto como para justificar un diagnóstico de diabetes y aumentará a 587 millones en 2045

sistema sanitario

En un estudio sueco, publicado en la revista Journal of Internal Medicine, los investigadores hicieron un seguimientoi a 2.575 hombres y mujeres de 60 años de edad y mayores sin diabetes durante un máximo de 12 años. Al inicio del estudio, 918 personas (36 por ciento) tenían niveles de azúcar en sangre más altos de lo normal que aún estaban por debajo del umbral de la diabetes.

Solo 119 personas (13 por ciento) de las que comenzaron con niveles elevados de azúcar en la sangre desarrollaron finalmente diabetes. Otros 204 (22 por ciento) tenía niveles de azúcar en la sangre lo suficientemente bajos como para no ser considerado prediabético.

“Progresar a la diabetes no es el único destino. De hecho, la posibilidad de permanecer prediabético o incluso volver a tener un nivel normal de azúcar en sangre es en realidad bastante alta (64 por ciento), sin tomar medicamentos. Los cambios en el estilo de vida como el control de peso o la presión arterial pueden ayudar a detener la prediabetes”, explica la directora del estudio, Ying Shang, del Centro de Investigación sobre el Envejecimiento del Instituto Karolinska de Estocolmo (Suecia).

Los niveles promedio de azúcar en la sangre en el transcurso de aproximadamente tres meses se pueden calcular midiendo una forma de hemoglobina que se une a la glucosa en la sangre, conocida como A1c. Los niveles de hemoglobina A1c de 6,5 por ciento o más son una señal de diabetes. Los niveles entre 5,7 y 6,4 por ciento se consideran elevados, aunque aún no diabéticos, mientras que 5,7 por ciento o menos se considera normal.