• Martes, 21 de noviembre de 2017

La mitad de los pacientes con dolor neuropático no están satisfechos con los resultados del tratamiento

Los expertos consideran que esa insatisfacción viene provocada por un diagnóstico tardío

Mesa del Dolor Neuropático Localizado en el congreso de Semergen

Un estudio presencial realizado por miembros del grupo de dolor de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN) y la Sociedad Española del Dolor (SED) señala que el 45 por ciento de los pacientes que acudían a la consulta de Atención Primaria (AP) por problemas de dolor daban positivo al “screening” del DN4, “lo que significaba que casi la mitad de los pacientes que vienen a nuestra consulta, tienen un componente neuropático”, apunta Pedro Juan Ibor Vidal, coordinador del Grupo de Trabajo de Dolor de SEMERGEN, que moderó e intervino en la mesa ‘Dolor neuropático localizado: del diagnóstico al tratamiento’, durante el 39º Congreso Nacional de SEMERGEN, celebrado el pasado mes de octubre en Granada.

El Dr. Ibor Vidal, quien después de introducir el tema de dolor neuropático (DN) y su definición, matizó que la principal idea que había que tener muy en cuenta cuando hablamos de DN es que se trata de una lesión, una alteración en nuestro sistema nervioso, periférico o central, señalaba: “Igualmente en el mismo estudio se señalaba que más del 53 por ciento de los pacientes eran tratados farmacológicamente con AINES; así como que el 46 por ciento no llevaba tratamiento farmacológico y en el 82 por ciento existía una interferencia en sus actividades. Y, muy importante, la satisfacción de estos pacientes cuando se les trataba el dolor en estudios posteriores era del 47%. Es decir, casi la mitad no estaban contentos con el resultado del tratamiento”.

En cuanto al Dolor Neuropático Localizado (DNL), “no hay muchos estudios sobre la prevalencia, pero se sabe que en el 60 por ciento afecta un área específica. Es de suma importancia el tener en cuenta que un diagnóstico correcto nos va a llevar a un tratamiento correcto. Son muchos los pacientes que están infradiagnosticados y por consiguiente infratratados”, explica el especialista.

AP, clave en dolor neuropático

El diagnóstico del dolor neuropático en Atención Primaria (AP) es fundamental, señaló la Dra. Marta del Valle, de la Unidad de Dolor Hospital Virgen de la Victoria de Málaga, y dirigiéndose a los asistentes, destacó: “Sois el primer escalón y el diagnóstico está en vuestras manos, ya que el principal problema del DN es que hay que diagnosticarlo pronto y tratarlo pronto para que esa sensibilización periférica no se convierte en una sensibilización central y al final los pacientes se prolonguen a lo largo del tiempo con un deterioro importante de la calidad de vida y un fracaso igualmente importante en los tratamientos que nosotros vamos a aplicar”.

“El diagnóstico del DN es clínico, por lo que debemos hacer una anamnesis activa, así como una exploración concienciada y buscando el DN. Entre los síntomas espontáneos tenemos las parestesias y disestesias que averiguaremos preguntando a los pacientes. Existen signos positivos que son evocados cuando estimulamos al paciente como la hiperalgesia, la alodinia y la hiperpatía. Y signos negativos como la hipoalgesia, la hipoestesia y la anestesia”, continúa la experta.

Dentro de las escalas que se utilizan para el diagnóstico del DN, hace poco que se validó una escala específica para DNL, el Diagnostic tool. Proveniente del Screening tool, se necesitaba una herramienta que pasara de la detección al diagnóstico. El estudio concluyó que debido a la sensibilidad y especificidad obtenidos, puede considerarse esta como una herramienta de diagnóstico de DNL.

Como objetivos secundarios se evaluaron la utilidad, la sencillez del examen sensitivo y del diagnóstico y el tiempo que se necesita para utilizarla. El Diagnostic tool es una herramienta útil y fácil de usar que permite instaurar un tratamiento adecuado de una manera rápida y precisa.

“Hacer un diagnóstico adecuado permite seleccionar un tratamiento apropiado de una manera mejor y más rápida, lo que implica un alivio más rápido del dolor, menos efectos secundarios sistémicos y una mejora en la calidad de vida, que es lo que todos pretendemos con nuestros pacientes”.

El abordaje terapéutico supone un reto

Para Antonio Alcántara Montero, miembro del Grupo de Trabajo de Dolor de SEMERGEN, “son muchas las causas que pueden generar este tipo de dolor neuropático  periférico y, a su vez, están implicados muchos mecanismos etiopatogénicos, por lo que el abordaje terapéutico del DNL sigue siendo un reto en la práctica clínica”.

El especialista destaca la importancia que tiene la piel en el tratamiento del DNL. “Uno de los arsenales que tenemos para tratar el dolor es la piel. Además de sus funciones fundamentales, en la piel se encuentran muchos receptores: receptores al tacto, a la presión, a la temperatura y también tenemos los receptores a la nocicepción”.

En el último metaanálisis publicado por un grupo especial de la Sociedad Internacional para el Estudio del Dolor, dividían el tratamiento del DN en tres grandes grupos terapéuticos. En el primer grupo están los fármacos que habitualmente son todos sistémicos: antidepresivos duales, antidepresivos tricíclicos y los gabapentinoides.

El Dr. Alcántara apunta que conocer las contraindicaciones es vital. “Y en aquellos pacientes con respuesta parcial al tratamiento tópico, es decir, menos un 30 por ciento de alivio del dolor, hay que asociar los fármacos buscando la sinergia farmacológica o, lo que es lo mismo, la terapia multimodal. Si utilizando todos los grupos de tratamiento con sus asociaciones no se obtiene respuesta, hay que derivar al paciente a una unidad del dolor”.

Por último, Alcántara añade que el tratamiento en DNL debe ser tópico con el apósito de lidocaína o bien con el parche de capsaicina, y cuando no exista DNL utilizar el tratamiento sistémico. “El tratamiento tópico es el tratamiento en primera línea para el paciente con DNL, fácil de manejar, no tiene ningún tipo de interacciones, ni efectos secundarios la mayor parte de ellos, se puede combinar con cualquier tipo de tratamiento en pacientes con DNL. Además, hay una población que se puede beneficiar mucho de este tratamiento: los ancianos, los pacientes polimedicados y los pacientes con comorbilidades”, apostilla.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies