• Sábado, 23 de junio de 2018
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1484 [name] => Sociedades [slug] => sociedades [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1484 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1350 [count] => 3235 [filter] => raw [cat_ID] => 1484 [category_count] => 3235 [category_description] => [cat_name] => Sociedades [category_nicename] => sociedades [category_parent] => 1350 ) )

La mortalidad por el virus de la gripe en 2018 ronda el 10% entre los pacientes ingresados

Así lo asegura la SEMICYUC tras hacer balance de la epidemia de gripe en las Unidades de Cuidados Intensivos españolas

virus de la gripe

Una vez se ha empezado a superar poco a poco la epidemia del virus de la gripe es hora de poder hacer balance de lo ocurrido y analizar las causas y consecuencias. En este sentido, cabe destacar que el principal problema ha sido precisamente la poca efectividad de las vacunas, debido a que el virus de la gripe que ha afectado este año a la población española no es el que circula habitualmente, y por lo tanto, las vacunas no estaban preparadas para el mismo.

Esta es una de las conclusiones a las que ha llegado la Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (SEMICYUC), que ha querido hacer un balance de la última la epidemia de gripe en las Unidades de Cuidados Intensivos españolas.

Entre otros datos, Alejandro Rodríguez, coordinador nacional del Grupo Español de Trabajo Gripe A Grave (GETGAG) de la SEMICYUC ha insistido en que “en general y según los datos con que contamos en el Registro Gripe A Grave de la SEMICYUC , esta temporada invernal, el virus predominante es el B y en más del 90 por ciento de los casos los pacientes presentaron  comorbilidades o enfermedades crónicas así como mayor edad respecto de años anteriores”.

En cuanto a la incidencia, el mayor pico de incidencia de la epidemia (290,4 casos / 100.000 habitantes) se ha alcanzado en la semana epidemiología 3 de 2018 (del 15-21 enero), desde entonces se encuentra en remisión después de una fase de ascenso de 6 semanas algo superior a los habitual (4 semanas). En estos momentos, todavía se estaría  en valores epidémicos con 244 casos/100.000 habitantes.

Respecto a cómo ha afectado eso a la población, desde SEMICYUC  concluyen que desde el inicio de los casos detectados, se han hospitalizado 2.600 pacientes por el virus de la gripe,  con una mortalidad que ronda el 10 por ciento. Sobre este dato apuntan que es importante matizar que  “en general, el virus de la gripe no es mortal”, y que lo que ocurre es que “algunas condiciones propias de los pacientes que padecen gripe, como la presencia de enfermedades pulmonares o cardiovasculares crónicas y avanzadas, pueden descompensarse por la gripe y entonces conducir a la muerte del paciente”.

Pese a ello, Rodríguez aclara que “la alarma social responde sobre todo a que a las urgencias de los hospitales acuden una gran cantidad depersonas con gripe que sobrepasan la capacidad de atención”, porque realmente “los casos graves que ingresan a UCI no son tan frecuentes como otros años”.

Problemas añadidos

De esta forma,  lo que sí es cierto es que la  incidencia de gripe en la población general ha sido discretamente superior al de otros años según datos del sistema de centros centinelas. Este incremento podría deberse a un conjunto de factores. El primero es el cambio en la tendencia del virus de la gripe.  Por un lado uno de los virus A circulantes A(H3N2) tiene poca respuesta a la vacuna y por otro, el virus B que circula con predominio es del tipo B Yamagata (no incluido en la vacuna trivalente). Además, una parte importante de los virus B del linaje Victoria (incluido en la vacuna trivalente), presentan una alteración en las proteínas que los haría antigénicamente diferentes a los de su grupo y por lo tanto tampoco tendrían respuesta a la vacuna. Esto hace que la vacuna sea poco efectiva y por lo tanto haya más casos de personas que se enferman aun habiéndose vacunad.

Por otra parte, se suman problemas añadidos como es un exceso de medicalización de la gripe. A este respecto, Alejandro Rodríguez aclara que  “en general, el problema que observamos, es un elevado uso de antibióticos durante los periodos de gripe. Casi no se observa resistencia de los virus A y B al tratamiento antiviral habitual (oseltamivir)”.

De esta forma el experto concluía remarcando que “los antibióticos no tienen efecto sobre los virus, tampoco en la gripe, por lo cual no deberían ser indicados por un cuadro gripal. El uso inadecuado de antibióticos no solo no mejora los síntomas sino que puede facilitar la sobreinfección con microorganismos resistentes a los antibióticos habituales y esto puede ser un verdadero problema posteriormente”.

Este sitio web utiliza solamente cookies de Google Anaylitics. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies