• Martes, 14 de Agosto de 2018
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1489 [name] => Área cardiometabólico [slug] => area-cardiometabolico [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1489 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1350 [count] => 207 [filter] => raw [cat_ID] => 1489 [category_count] => 207 [category_description] => [cat_name] => Área cardiometabólico [category_nicename] => area-cardiometabolico [category_parent] => 1350 ) )

La prescripción de nuevos fármacos debe buscar máxima efectividad, mínimos riesgos, menor coste y respeto a la libertad del paciente

médico-paciente

Prescribir es un acto médico realizado por un profesional médico legalmente reconocido que posee los conocimientos técnicos necesarios, tiene habilidades en la escucha y comunicación y es capaz de reflexionar sobre los valores y actitudes implicadas en dicho acto. La incorporación de nuevos fármacos al arsenal terapéutico depende del fármaco del que se trate. Si es novedoso, se suele esperar a ver que no haya efectos adversos. Si los estudios que lo avalan evidencian importante mejoría respecto a otros existentes se tarda menos en prescribir. En España existe el observatorio de uso de los medicamentos y un servicio de farmacovigilancia que permite en cualquier momento la notificación sospechosa de reacciones adversas a medicamentos de uso humano.

En cada comunidad existe un centro de farmacovigilancia, lo que facilita la comunicación en caso de aparecer algún efecto imprevisto. Pero hay que tener en cuenta que cuando un medicamento sale al mercado ha pasado distintas fases durante un largo periodo de tiempo en el que se ha vigilado para ver posibles efectos. A través de los programas informáticos es relativamente frecuente que se informe con asiduidad de alertas en caso de que se notifique alguna y sea dañina.

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios garantiza el uso de cualquier fármaco. Por eso, en el caso de novedades que aportan beneficios garantiza su utilización. Los profesionales sanitarios están obligados a notificar las sospechas de reacciones adversas de los medicamentos autorizados, así como los relacionados con errores en la medicación con daño para el paciente y también por los ocurridos por el uso al margen de su utilización. Globalmente, los fármacos nuevos representan un 7,3% de las prescripciones.

Influencias en la prescripción

A la hora de prescribir, el médico de familia está influenciado, entre otros, por la administración sanitaria, la industria farmacéutica, el paciente y el especialista hospitalario, que condiciona una parte nada desdeñable de su prescripción. La buena prescripción debe perseguir cuatro objetivos: máxima efectividad, mínimos riesgos, menor coste posible y respeto a la libertad del paciente

En líneas generales, no existen diferencias importantes entre comunidades autónomas en cuanto al acceso a los nuevos fármacos, pero es un hecho constatable que la existencia de 17 comunidades autónomas genera variabilidad e inequidad. Está demostrado que no hay igualdad de oportunidades para los pacientes. Existe una corriente de normativas autonómicas que, en busca de una contención del gasto, originan desigualdades en el acceso de los ciudadanos a las prestaciones sanitarias. En este contexto, el Tribunal Constitucional se ha pronunciado en numerosas ocasiones sobre este tipo de medidas, lo que ha comportado la consolidación de una doctrina judicial. Nadie puede discutir la capacidad de organización de los servicios sanitarios de cada región, hay que salvaguardar los derechos de los ciudadanos y no anteponer los ahorros económicos a la salud de las personas. No es aceptable que un ciudadano de una comunidad autónoma reciba una atención diferente el de otra.

Implementación de las novedades

En cuanto al tiempo de implementación de los nuevos fármacos, los especialistas consultados difieren en su respuesta. Algunos creen que  tiempo que transcurre desde que se aprueba el medicamento por la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) hasta que se puede prescribir es muy largo. Además hay que contar con las restricciones que realizan las comunidades autónomas, mediante las comisiones que han puesto en marcha, generan unos frenos al uso de la innovación que nos son legales. El tiempo de acceso desde la fijación de precio es muy elevado, al igual que las restricciones observadas con respecto al IPT.

Algunos otros especialistas se posicionan en la idea de que el proceso de acceso a medicamentos novedosos es lento porque cualquier fármaco requiere haber pasado por las fases que se deben ir superando hasta su puesta en el mercado. La seguridad del paciente es un factor prioritario.

Uno de los retos más importantes es como tratar al paciente crónico, ya que el 80% de las consultas que llegan a los centros de salud son pacientes con alguna de estas patologías. Para ello, los facultativos reclaman poder acceder a los fármacos innovadores. Una encuesta llevada a cabo en España muestra que el 70% de los médicos tiene problemas para prescribir tratamientos innovadores. Esto obliga al médico de primaria a enviar al paciente al hospital, en casos tan comunes como enfermos de Crohn o de artritis reumatoide.

Los medicamentos tienen una serie de riesgos asociados a su uso y relacionados con la calidad, seguridad y eficacia del medicamento, así como el riesgo de efectos no deseados sobre el medio ambiente.

Médico de familia

Los médicos de familia se encuentran en el centro de un complejo entramado de influencias que acaban configurando la prescripción farmacéutica del sistema de salud. Pacientes, autoridades sanitarias y laboratorios influyen de forma diferente sobre el médico de familia, condicionando los principios éticos de beneficencia, justicia, solidaridad y autonomía en la prescripción farmacéutica. En la actualidad, los médicos del primer nivel asistencial reciben información periódica y cuantitativa sobre su prescripción (número de envases prescritos, importe de los mismos, gasto por receta, gasto por usuario…). Pero esta información empieza a quedarse coja, lo que se debe ampliar.

Incumplimiento

A la hora de prescribir en primaria, hay que considerar la falta de cumplimiento ante problemas refractarios, no reiniciar tratamientos que no han respondido previamente o que han causados una reacción adversa, suspenderlo cuando ya no sea necesario evitando la inercia terapéutica y respetar las reservas de los pacientes sobre la medicación. Hay que tener un vademecum personal restringido que ayude a manejar pocos medicamentos pero aprender a utilizarlos bien.

Además, se deberían pedir protocolos que permitan prescribir todos aquellos nuevos fármacos que están relacionados con las patologías crónicas. Desde SEMERGEN se reivindica que se elimine el visado, ya que genera una situación de inequidad.

Para la elaboración de este artículo se ha contado con la colaboración de los doctores especialistas en Atención Primaria José Antonio Martín Clos, Alfredo Font Cervero, Jesús Juan Arbona, Francisco Ferrando Mansanet, Juan Segui Ferrer y Asunción Claver Falco, del Centro de Salud Almoines; Rafael Dura Belinchon, Luis Aguilar Canoa, Carmen Moreno Rivelles, Julia Martínez Nogues, Santiago Yuste Cotanda y Ana Pucchalt Cervero, del Centro de Salud Godella, y los especialistas en Medicina General Mª Carmen Martínez Guerola,  Mª Carmen Calatayud Carreres, Consuelo Bru Martínez, Leonardo Ezpeleta Albuixech y Pilar Alamo López, del Centro de Salud Canals.

Este sitio web utiliza solamente cookies de Google Anaylitics. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies