• Miércoles, 16 de octubre de 2019
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1484 [name] => Sociedades [slug] => sociedades [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1484 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1350 [count] => 3750 [filter] => raw [cat_ID] => 1484 [category_count] => 3750 [category_description] => [cat_name] => Sociedades [category_nicename] => sociedades [category_parent] => 1350 ) )

La SEAIC ofrece recomendaciones para afrontar las alergias de otoño en el colegio

La Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica publica una serie de consejos para prevenir los principales factores de riesgo en la escuela

rinitis alergias niños

La Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC) ha publicado una serie de recomendaciones para afrontar las alergias de otoño en el colegio. Según esta sociedad científica, la mayor parte de los alérgicos a ácaros debuta durante esta época del año. El motivo es que en estos meses se dan las condiciones de humedad y temperatura que necesitan estos organismos para su proliferación en el ambiente. En el otoño es frecuente que los alérgicos a ácaros comiencen a presentar los primeros síntomas de esta enfermedad, o bien se manifiesten con más frecuencia que en verano o primavera.

Los expertos en Alergología recuerdan que la rinitis alérgica, uno de los síntomas más comunes, es una reacción de las membranas de la mucosa de la nariz después de una exposición a ciertos alérgenos, como el polvo o el polen. En ocasiones, puede acompañarse de síntomas asmáticos.

El Comité de Rinoconjuntivitis de la SEAIC ha publicado recientemente un documento con información sobre las causas y el manejo de la rinitis alérgica en el colegio.

El niño con alergia debe:

  • Recibir educación en un ambiente seguro y saludable.
  • Es necesario evitar el estigma por su estado de salud, síntomas, etc.
  • Debe intentar participar en todas las actividades educacionales y extraescolares igual que sus compañeros.
  • Es necesario que la medicación esté accesible, así como tener en cuenta otras medidas para aliviar sus síntomas.
  • Debe adaptarse la educación a su estado, por ejemplo, en las clases de Educación Física.

Para llevar a cabo todas estas medidas es necesaria la colaboración entre los profesionales sanitarios, el personal escolar, los padres y el propio niño. El objetivo es conseguir que el estudiante pueda llevar una vida cotidiana normal en el aula, el laboratorio, el gimnasio o el recreo.

Inquietud y somnolencia

Los principales síntomas del niño con rinitis son los ataques de estornudos, la secreción nasal abundante y el picor intenso. Además, pueden aparecer tics por sus molestias nasales, así como cierta inquietud que puede ser objeto de riña por parte del profesor o burla por parte de sus compañeros. Todo este conjunto de síntomas, especialmente la congestión nasal, puede interferir en el sueño y causar somnolencia y falta de concentración durante la jornada escolar.

En cuanto al tratamiento, los médicos de la SEAIC recuerdan que los actuales antihistamínicos de segunda generación apenas inducen sueño en la mayoría de los pacientes, si bien en algunas personas pueden causar cierto adormilamiento. Para informar al profesorado, es aconsejable que el niño aporte un informe médico o una carta de los padres al colegio con un plan de actuación personal. Dicho informe debe incluir el tipo de alergia que tiene el niño, la intensidad, los alérgenos y los desencadenantes que debe evitar, así como la medicación y datos de contacto.

Además, la Asociación Española de Pediatría recuerda que la vitamina A es “esencial para el desarrollo y mantenimiento de la función visual, el crecimiento óseo, la inmunidad y la función pulmonar, entre otros beneficios”. Actúa como cofactor de múltiples procesos bioquímicos. En la dieta se puede encontrar en la carne de hígado, productos lácteos y huevos; y en algunas frutas y vegetales, como coles y zanahorias.

Principales alérgenos en el ámbito escolar

La clase, el gimnasio y el lugar de recreo deben permanecer siempre aireados y limpios, sobre todo en lugares donde se acumule material escolar o deportivo. Los principales alérgenos en el colegio son:

  • Ácaros del polvo.
  • Hongos.
  • Epitelios de animales en la ropa de los compañeros, en el laboratorio (cobayas, conejos, etc.).
  • Exposición a productos irritantes (productos de limpieza e insecticidas, sustancias peligrosas en el laboratorio).