• Domingo, 25 de Agosto de 2019
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1484 [name] => Sociedades [slug] => sociedades [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1484 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1350 [count] => 3682 [filter] => raw [cat_ID] => 1484 [category_count] => 3682 [category_description] => [cat_name] => Sociedades [category_nicename] => sociedades [category_parent] => 1350 ) )

La SEMG recomienda en verano hidratar el organismo a través de la alimentación

Guadalupe Blay, portavoz de Nutrición de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia, señala que “encharcar cada comida con líquido dificulta la digestión”

Guadalupe Blay es la portavoz de Nutrición de la SEMG.

En la época estival la alimentación debe ser la que hidrate el organismo, “más que encharcar cada comida con líquido, pues esto dificulta la digestión”. Además, es necesario aumentar el consumo de frutas, ensaladas y sopas que aseguran un buen aporte de agua. Estas son algunas de las recomendaciones de Guadalupe Blay, responsable de Endocrinología y Nutrición de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG).

En su opinión, la mejor forma de hidratarse a través de la bebida es con el agua, y desaconseja los refrescos porque “suelen tener mucho azúcar y, en concreto, los que contienen un 10 por ciento o más de azúcares provocan más sed a la larga”. El motivo es que aumentan la concentración de solutos en nuestro medio interno, lo que requiere tomas adicionales de agua o tisanas para volver a diluirlos. Lo mismo sucede con horchatas, helados, granizados, etc., que “deberían tomarse de forma ocasional o bien prepararse en casa con menos azúcar”.

Guadalupe Blay ha destacado la necesidad de tomar en verano alimentos nutritivos que también sean frescos y ligeros, como las frutas, las verduras, los cereales y las legumbres. Según la portavoz de la SEMG, lo ideal es cambiar las formas de preparación: “Las mejores opciones son las comidas crudas o levemente cocinadas, ligeras y fáciles de preparar”.

Más ensaladas y menos guisos

Asimismo, ha recomendado evitar los guisos y preparaciones calientes, generalmente de alto contenido calórico. Además, el proceso de la digestión genera calor y, cuanto más pesado y elaborado es el plato, más va a durar este proceso. “Es momento de dar protagonismo a las ensaladas, macedonias, carpaccios, gazpachos, cremas, etc. es decir, platos ricos en agua, de fácil digestión y con pocas grasas”.

Asimismo, esta especialista en Nutrición ha recordado que el verano es una buena estación para experimentar y ensalzar el sabor de los platos con las hierbas aromáticas, y así evitar “abusar de la sal, que puede provocar retención de líquidos”. El zumo de limón aportará, además, el toque refrescante a cualquier receta. En cualquier caso, se trata de favorecer el proceso digestivo, por lo que en verano debe mantenerse la norma de hacer cinco o seis comidas pequeñas y ligeras.