• Jueves, 27 de junio de 2019
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1489 [name] => Área cardiometabólico [slug] => area-cardiometabolico [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1489 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1350 [count] => 290 [filter] => raw [cat_ID] => 1489 [category_count] => 290 [category_description] => [cat_name] => Área cardiometabólico [category_nicename] => area-cardiometabolico [category_parent] => 1350 ) )

La telemedicina mejora el control de los diabéticos que tienen menos acceso a la asistencia

becas MIR

Las nuevas tecnologías y el avance de las telecomunicaciones han impulsado la inclusión la telemedicina en los distintos sistemas de salud, puesto que a través de las TIC se ha fomentado el intercambio de información en materia de salud. Todo este proceso está haciendo posible la implantación de nuevas formas de asistencia, permitiendo la comunicación a distancia entre los profesionales de la salud y los propios pacientes.

De hecho, el término telemedicina hace referencia a la prestación de servicios de medicina a distancia. Puede ser una consulta de un caso clínico entre dos profesionales, con la utilización de avanzada tecnología en comunicaciones e informática para realizar diagnósticos o cirugías a distancia y en tiempo real. La telemedicina incluye tanto diagnóstico como el tratamiento, sin olvidar la formación de los profesionales. Es un recurso tecnológico que posibilita la optimización de los servicios de atención en salud, ahorrando tiempo y dinero, y facilitando el acceso a la atención sanitaria. La telemedicina es importante para todas las especialidades médicas, pero es en la Medicina de Familia donde es especialmente relevante: reducción de las desigualdades por accesibilidad, diagnósticos y tratamientos más rápidos, facilitar la continuidad asistencial y evita traslados. Permite que se desarrollen nuevos modelos de relación con el paciente y participación mayor en el proceso de salud. La telemedicina desempeña un papel fundamental en lo que concierne a la mejora sostenible de la salud, ya que es una herramienta más para el buen desempeño científico.

Prevención

En diabetes, se puede hacer teleprevención, con promoción de la salud a través del uso de las (TIC), con el control de todos los factores de riesgo cardiovascular, incluida la diabetes; telediagnóstico/tratamiento con sistemas especializados a distancia, que contribuyen al diagnóstico del paciente en línea. En este sentido, el acceso rápido a un endocrino consultor desde Atención Primaria a través de la consulta por email ha mejorado a capacidad de diagnóstico y las dudas de tratamiento del paciente diabético, y telemonitorización, que consiste en la transmisión de información del paciente (ECG, radiografías, datos clínicos, bioquímicos,…) como medio para controlar la situación del paciente y sus diferentes funciones vitales. Para facilitar la sustitución de la monitorización estándar por la telemonitorización debería hacerse un análisis del proceso actual y determinar los parámetros que puede medir el paciente por sí solo o mediante los aparatos adecuados podrían. Hay que tener presente que no es útil para todos los pacientes con diabetes. Hasta ahora se han hecho estudios con criterios restrictivos que excluían a los pacientes con comorbilidades, con problemas mentales, sin habilidad tecnológica, etc…, ya que uno de los factores importantes para el éxito del programa es la motivación del paciente.

Conocer el riesgo cardiovascular

También hay que tener en cuenta que hay una serie de herramientas disponibles en internet para hacer un cálculo del riesgo cardiovascular o las  APP en dispositivos móviles, videollamada o videoconferencias que son de utilidad a la hora de manejar al paciente con diabetes. En Atención Primaria existe la econsulta que permite a los médicos de Familia de una forma rápida, sencilla y bidireccional la interacción con los algunos especialistas, como los endocrinólogos, del hospital de referencia y su respuesta se produce en la misma vía electrónica en menos de 48 horas, lo que hace que se reduzcan el número de derivaciones.

En cuanto a las cartillas electrónicas, su implantación depende de las áreas. En las que sí se utilizan, la experiencia es positiva y siempre con la colaboración de la educadora de diabetes. Existen medidores más actuales que permiten realizar varias mediciones al día por medio de un sistema de disco colocado en el brazo que permite registrar los datos en el móvil.

Fuentes de información

A la hora de buscar información sobre su enfermedad, los pacientes recurren a internet. En el caso del diabético tipo 2, las  asociaciones de pacientes le puede aconsejar a afrontar su patología y darle normas sobre medidas higiénico dietéticas. Las principales ventajas es mantener informado al diabético del control de su enfermedad y las medidas sobre dieta y ejercicio que deben realizar, y la desventaja es que a veces no se puede llegar a muchos pacientes, ya que por edad o por desconocimiento de las técnicas o por estar en zonas rurales con poca capacidad de conexión, no acceden fácilmente a estos foros. Sería interesante que un médico los moderara para tutelar la información que se transmite y asegurarse de que la información comentada es correcta.

Para la elaboración de este artículo se ha contado con la colaboración de los doctores especialistas en Atención Primaria Susana Duce Tello, José Mª Calatayud Velasco, Begoña Rollán Arrivas, Rebeca Mielgo Salvador, Olga García Vallejo, David Domínguez Navarro, Mª Esther Rodriguez Jimenez, José Manuel Saniger Herrera y Francisco José Garcia Ruiz, de Madrid; José Antonio Martínez Campos, María Teresa de los Santos Macias, Moises González Ortiz, María Eugenia Seguro Requejo y Jesus Pérez Ramirez, del Centro de Salud de Navalcarnero; los médicos de Familia José Miguel Roldan Gaspar, Estrella Montero Navarro, Jesús Francisco Benito Ruesca, del Centro de Salud Molina de Aragón, y Carmen Villar Vallano y Azucena Cambra Matanza, del Centro de Salud Collado Villalba Estación