• Viernes, 19 de julio de 2019
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1601 [name] => Mexico [slug] => mexico [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1601 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 0 [count] => 315 [filter] => raw [cat_ID] => 1601 [category_count] => 315 [category_description] => [cat_name] => Mexico [category_nicename] => mexico [category_parent] => 0 ) [1] => WP_Term Object ( [term_id] => 1604 [name] => Nacional México [slug] => nacional-mexico [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1604 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1601 [count] => 730 [filter] => raw [cat_ID] => 1604 [category_count] => 730 [category_description] => [cat_name] => Nacional México [category_nicename] => nacional-mexico [category_parent] => 1601 ) )

La terapia fotodinámica logra eliminar el virus del papiloma humano

Se demostró que a través de un tratamiento focalizado en el cérvix uterino de 29 mujeres de la Ciudad de México se logró la eliminación del Virus del Papiloma Humano en un cien por cien

En un estudio clínico realizado por el Instituto Politécnico Nacional (IPN), que incluyó a 1.000 mujeres de los estados como Oaxaca y Veracruz, de las cuales se ha dado tratamiento de terapia fotodinámica a 240 pacientes y a 29 más en la Ciudad de México, todas ellas con Virus de Papiloma Humano o con lesiones en el cérvix.

Dicho tratamiento se realizó en dos etapas bajo dos esquemas diferentes de aplicación de la terapia. En la primera parte participaron las mujeres de Oaxaca y Veracruz, cuyos resultados fueron alentadores. La segunda etapa consistió en la aplicación de la técnica en las capitalinas, en cuyo caso también tuvo un efecto muy esperanzador, lo que abre la posibilidad de hacer más eficaz el tratamiento, al usar el esquema que se adapte a la situación de las pacientes.

A través de este estudio se demostró que en el tratamiento con terapia fotodinámica focalizado en el cérvix uterino de 29 mujeres de la Ciudad de México se logró la eliminación del Virus del Papiloma Humano en un cien por cien, de acuerdo con Eva Ramón Gallegos, científica de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas (ENCB).

La doctora Ramón Gallegos detalló que la terapia consiste en aplicar en el cuello del útero un fármaco llamado ácido delta aminolevulínico, que después de cuatro horas se transforma en protoporfirina IX, sustancia química fluorescente que se acumula en las células dañadas, lo cual permite eliminar con un rayo láser especial las estructuras impregnadas con esta.

En la primera parte de la investigación se aplicó el tratamiento en tres ocasiones con un intervalo de 48 horas cada una, con un tiempo de radiación acorde a cada caso y el tipo de lesión. Se realizaron revisiones y se repitieron los estudios de diagnóstico. Los resultados fueron los siguientes: Las personas que solo tenían el virus sin lesiones se eliminó el VPH en el 85 por ciento; en las pacientes que tenían VPH con lesiones tuvo una eficacia del 85 por ciento; y en los casos con lesiones sin infección por VPH se obtuvo éxito en el 42 por ciento.

La investigadora del IPN indicó que a las mujeres de la Ciudad de México se les aplicó el doble de la concentración de ácido delta aminolevulínico. El tratamiento se realizó dos ocasiones con intervalo de 48 horas. También efectuaron las revisiones y los estudios de diagnóstico. Los resultados fueron los siguientes: Se logró eliminar el VPH en el cien por cien de las pacientes que lo portaban sin tener lesiones, 64.3 por ciento en las mujeres con VPH y lesiones, y el 57.2 por ciento en quienes presentaban lesiones sin VPH.

Antes de aplicar la terapia fotodinámica a las pacientes se realizaron los estudios de colposcopia, citología (papanicolau), captura de híbridos, Reacción en Cadena de Polimerasa (PCR) y una biopsia para diagnosticar lesiones premalignas y/o infección con VPH. Al término del tratamiento se repitieron los mismos estudios de esta manera se constató la efectividad de dicho tratamiento.

Comentó que la terapia fotodinámica es segura y libre de efectos secundarios. “A diferencia de otros tratamientos únicamente elimina las células dañadas y no incide sobre las estructuras sanas. Por ello, tiene gran potencial para disminuir el índice de mortandad por cáncer cervicouterino”, enfatizó.

Un porcentaje de las mujeres tenían infecciones por Chlamydia trachomatis  y/o Candida albicans se eliminaron con el tratamiento en 81 y 80 por ciento, respectivamente. La flora bacteriana que contribuye a la salud del aparato genital se mantuvo prácticamente intacta.