• Martes, 21 de noviembre de 2017

Ivabradina Sandoz, tratamiento de la angina de pecho crónica estable y la insuficiencia cardiaca crónica

El envejecimiento de la población puede aumentar un 25 por ciento la prevalencia de la insuficiencia cardiaca en 2030

Sandoz, división del Grupo Novartis, ha lanzado al mercado Ivabradina Sandoz comprimidos recubiertos con película EFG en dosis de 5mg y 7,5 mg para el tratamiento sintomático de la angina de pecho crónica estable y la insuficiencia cardiaca crónica. Ivabradina está indicada en el tratamiento sintomático de la angina de pecho estable crónica en adultos con enfermedad coronaria con ritmo sinusal normal y frecuencia cardíaca ” 70 lpm. También está indicada en adultos que presentan intolerancia o una contraindicación al uso de beta-bloqueantes y en asociación con beta-bloqueantes en pacientes no controlados adecuadamente con una dosis óptima de beta-bloqueantes.

Otra de las indicaciones aprobadas es para el tratamiento de la  insuficiencia cardíaca crónica de clase II-IV de la NYHA con disfunción sistólica, en pacientes en ritmo sinusal y cuya frecuencia cardíaca es “75 lpm, en asociación con el tratamiento estándar incluyendo el tratamiento con beta-bloqueantes o cuando el tratamiento con beta-bloqueantes está contraindicado o no se tolera.

El Grupo de Trabajo de la Sociedad Europea de Cardiología sobre el Manejo de la Angina Estable, define ésta como un síndrome clínico caracterizado por malestar en el pecho, mandíbulas, hombros, espalda o brazos, que aparece con el ejercicio o estrés emocional y remite con el descanso o con la administración de nitroglicerina.

Por otra parte, define la insuficiencia cardiaca como un síndrome clínico en el que los pacientes presentan las siguientes características: síntomas típicos de insuficiencia cardiaca (falta de aire en reposo o durante el ejercicio, fatiga, cansancio, inflamación de tobillos) y signos típicos de insuficiencia cardiaca (taquicardia, taquipnea, estertores pulmonares, derrame pleural, elevación de la presión yugular venosa, edema periférico, hepatomegalia) y evidencia objetiva de una anomalía estructural o funcional del corazón en reposo (cardiomegalia, tercer sonido, soplos cardiacos, anomalías electrocardiográficas, concentraciones elevadas de péptidos natriuréticos).

La IC es la causa más frecuente de hospitalización en España en mayores de 65 años. Actualmente, un 6,8 por ciento de la población española mayor de 45 años sufre insuficiencia cardiaca, lo que representa un total de 1.320.376 personas, y su incidencia aumenta con la edad llegando a afectar entre un 15 y un 20 por ciento de los mayores de 85 años.  Según la Sociedad Europea de Cardiología, se prevé que esta prevalencia se incremente hasta un 25 por ciento de aquí al 2030 como causa directa del envejecimiento de la población y el aumento de los factores de riesgo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies