• Miércoles, 17 de julio de 2019
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1489 [name] => Área cardiometabólico [slug] => area-cardiometabolico [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1489 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1350 [count] => 299 [filter] => raw [cat_ID] => 1489 [category_count] => 299 [category_description] => [cat_name] => Área cardiometabólico [category_nicename] => area-cardiometabolico [category_parent] => 1350 ) )

Las complicaciones agudas de la diabetes se pueden evitar con un buen control

diabetes

Entre las complicaciones de la diabetes se encuentra la hiperglucemia aislada. Se trata de una condición que aparece cuando la glucemia supera  200 mg/dL en análisis sistemático o glucemia capilar sin otros datos de complicación aguda/grave o problemas metabólicos. Puede ser asintomática o presentar síntomas habituales secundarios, como son la polidipsia, poliuria o mareos.

Como causas más frecuentes están el estrés, las infecciones, las transgresiones dietéticas, la obesidad, la omisión de tratamiento o el abandono de ejercicio. También pueden aparecer como debut de la diabetes 1 o 2.

Los especialistas señalan que el tratamiento es variable y depende de la situación, de la existencia o no de cetosis asociada o de si la glucemia es mayor o menor de 250. Así, se debe corregir la hiperglucemia con insulina y si hay cetosis se debe tener al paciente debidamente hidratado. Objetivo glucémico que se persigue se sitúa entre 140 y 200 mg/dL.

Desencadenantes

Entre recomendaciones que hay que dar a los pacientes están evitar desencadenantes, alertar ante situaciones de estrés, dieta y ejercicio apropiados, y seguir las recomendaciones de tratamiento.

La cetoacidosis diabética es otra descompensación aguda de la diabetes, y es más frecuente en tipo 1. Cursa con hiperglucemia causada por déficit de insulina y aumento de hormonas contrarreguladoras; una glucemia mayor de 250-300 y pH <7,30.

Los síntomas más comunes son debilidad, malestar, polidipsia, poliuria, náuseas, abdominalgia, somnolencia, calambres, pérdida de peso, deshidratación, vómitos, fetor cetósico, respiración de Kussmaul, alteraciones del nivel de conciencia…

Se produce como consecuencia de una descompensación de la diabetes, fundamentalmente por estrés, infecciones, abandono de tratamiento incluso puede ser inducida por fármacos como corticoides, cualquiera que deteriore función renal o diuréticos. El tratamiento consiste en reposición de fluidos de forma intravenosa con suero hiposalino, fisiológico, expansores del plasma, glucosado, que es dependiente de niveles de sodio, gravedad de la hipovolemia y nivel de glucemia alcanzado, ajustes de potasio, bicarbonato, ingreso si procede en urgencias o en UCI.

Hipoglucemia

Con respecto a la hipoglucemia, hay que señalar que tiene lugar con una glucemia baja, normalmente < 70 mg/dL. En no diabéticos se suele producir por ingesta de alcohol, insulinoma, descenso de cortisol, disfunción de tiroides…, mientras que en pacientes diabéticos se desencadena por altas dosis de insulina o medicaciones antidiabéticas, aumento de ejercicio, ayunos o dieta inapropiada. Entre los fármacos que pueden inducirla se encuentran algunos antibióticos, betabloqueantes, haloperidol, insulina, IMAOs, antidiabéticos orales, pentamidina, quinidina, quinina.

No es una complicación muy frecuente de la diabetes, ya que el porcentaje medio de hipoglucemias que se ven en consulta oscila entre el 10-12%.

Por su parte, los síntomas más frecuentes del coma hiperosmolar son la deshidratación, edema cerebral, mareo, somnolencia, alucinaciones, convulsiones… Puede producirse por cualquier factor desencadenante de hiperglucemias y descompensación de la diabetes, produciendo hiperglucemias > 600 mg/dL con descenso de la osmolaridad, deshidratación y acidosis metabólica. Suelen ser más frecuente en pacientes pluripatológicos, ancianos frágil, polimedicados, pacientes con altos requerimientos habituales de insulina o de ADO. En cuanto al tratamiento, es prioritario asegurar vía aérea, la reposición hídrica agresiva con fisiológicos, insulina en bolo seguida de infusión, reponer potasio y manintol, si se precisa.

Para la elaboración de este artículo se ha contado con la colaboración de los doctores Mercedes Prieto Matellán, Rosa Encinas Puente, Antonio Santos Bartolomé, Luis Calvo Aldea, Sara Cascon Pérez-Teijon y Dámaso Gómez Martín, del Centro de Salud Puerta Nueva, en Zamora.