• Lunes, 11 de diciembre de 2017

Las sociedades científicas siguen apostando por los programas de calidad en el SNS

FACME

Las sociedades científicas quieren potenciar la calidad en la asistencia, en la formación y en la investigación. Tal es así, que varias sociedades, como la Sociedad Española de Cardiología (SEC), la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) y las sociedades de Primaria, llevan años trabajando en programas de calidad dentro de las actuaciones en el Sistema Nacional de Salud. Carlos Macaya, presidente de la Fundación IMAS, que actúa de Secretaría Técnica de IV Jornadas de Gestión Clínica FACME Política Sanitaria y Sociedades Científicas, ha explicado que esas iniciativas se centran en distintos aspectos, como en investigación de resultados en salud, en el establecimiento de estándares de calidad de las unidades asistenciales o en la promoción de la formación y recertificación de profesionales sanitarios. “Creemos que es fundamental estrechar la colaboración con políticos y legisladores de forma que la evidencia que genera la comunidad científico-médica se transforme en políticas sanitarias que mejoren la atención a nuestros pacientes a la vez que aumenten la eficiencia del Sistema”, ha apuntado Macaya.

Pacto por la Sanidad

En este contexto, FACME tiene un papel clave, ya que es el nexo de unión de las sociedades científicas cuya especialidad está legalmente reconocida en las diversas Comisiones Naciones de las Especialidades Médicas. Así, el presidente de FACME, Fernando Carballo, ha asegurado que apuestan por un pacto por la sanidad para la sostenibilidad del sistema, donde los clínicos participen más de la toma de decisiones. Ahora, se busca un perfil profesional más multidisciplinar y dar más valor a los pacientes. De hecho, uno de los objetivos de FACME es seguir trabajando en mantener la competencia de los especialistas y que las sociedades científicas sean un interlocutor válido con la administración, sin olvidar promover el conocimiento científico y técnico para que los profesionales pueden participar en la elaboración y en el uso de los indicadores para valorar la calidad en salud.

Registros de las sociedades científicas

Así,  Andrés Iñiguez, past-presidente de la SEC, se ha referido a cinco proyectos de su sociedad para diseñar políticas de calidad. Estos son SEC RECAL, SEC primaria, SEC excelente, SEC parada cardiaca y SEC imagen. El objetivo del primero es la equidad, del segundo la continuidad asistencial, del tercero la variabilidad clínica, y efectividad e innovación, del cuarto y quinto, respectivamente.

Pilar Garrido, presidenta del Consejo Nacional de Especialidades de Ciencias de la Salud, ha sido la encargada de comentar aspectos relativos a la formación e investigación en resultados en la SEOM, dentro del programa RECAL-OM, donde ha destacado la importancia de la formación y de trabajar con otras muchas sociedades. Ha comentado que es necesario conocer los resultados en salud a través de la medición de la calidad. “Los clínicos y las sociedades científicas debemos definir cuales son las estrategias que aportan  valor para el paciente y definir herramientas que nos permitan medir la calidad asistencial”.

La SEMI también lleva tiempo trabajando en este campo. Su presidente, Antonio Zapatero, ha dicho que para mejorar en calidad es necesario saber “qué hacíamos y cómo lo hacíamos”. Conocer los indicadores ayudará a mejorar los procesos. Con los registros, como el RECALMIN, se podrán establecer estándares para llevar a cabo estas mejoras. Por eso, la SEMI quiere trabajar en la valoración general e integral, en el liderazgo de equipos multidisciplinares, en las decisiones clínicas compartidas y en entrevista motivacional, en los planes individualizados realizados de manera conjunta, en la comprensión del riesgo y valor predictivo de las pruebas, en el sobrediagnóstico y sobretratamiento (Right Care), en las prácticas clínicas de valor, en la experiencia de los pacientes y en instrumentos de innovación.

Por su parte, Vicente Francisco Gil, profesor titular de la Faculta de Medicina de la Universidad Miguel Hernández, de Elche, ha recordado que la calidad de las sociedades científicas han sido los grupos de trabajo sobre temas de procedimientos diagnósticos, terapéuticos, guías de práctica clínica y medicina basada en la evidencia. “A través de estos grupos de trabajo se contribuye a una Atención Primaria de calidad y se integran la investigaciones más relevantes para generar conocimientos que, sin lugar a dudas, mejora la práctica clínica en todas las etapas del programa curricular”.

Y es que las sociedades de primaria, en su opinión, han aportado formación e investigación para que el modelo sanitario país obtenga unos resultados en AP, centrados en una excelente calidad, prestigio profesional, rigor científico y colaboración con la docencia del MIR  y universitaria.

Colaboración

La directora general de Salud Pública, Calidad e Innovación del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Elena Andradas, ha enfatizado la importancia de la colaboración que existe entre su departamento y sociedades científicas, centrada en asesoría científico-técnica en materia de formación, en planes y estrategias de salud, en la mejora de la calidad asistencial y en la evaluación de los procesos, basándose en un sistema de información sólido y bien desarrollado en el marco de la Ley de Cohesión y Calidad, con unos indicadores aprobados por el Sistema Nacional de Salud.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies