• Miércoles, 23 de octubre de 2019
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1520 [name] => Área Dolor Neuropático Localizado [slug] => area-dolor-neuropatico-localizado [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1520 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1350 [count] => 118 [filter] => raw [cat_ID] => 1520 [category_count] => 118 [category_description] => [cat_name] => Área Dolor Neuropático Localizado [category_nicename] => area-dolor-neuropatico-localizado [category_parent] => 1350 ) )

“Las técnicas de neuroestimulación y la terapia intratecal son tratamientos con pocos efectos secundarios para el dolor neuropático”

El Dr. David Abejón, jefe del Departamento de la Unidad de Tratamiento del Dolor del Grupo QuirónSalud, explica cómo estas técnicas pueden ayudar a los pacientes

david_abejon, jefe del Departamento de la Unidad de Tratamiento del Dolor del Grupo QuirónSalud

La Sociedad Española de Anestesiología, Reanimación y Terapéutica del Dolor (SEDAR) ha celebrado una jornada en Neuroestimulación y Terapia Intratecal en el Tratamiento del Dolor, en Madrid. La jornada ha tenido como objetivo animar a los médicos jóvenes a iniciarse en este tipo de tratamientos y concienciar a la población sobre la existencia de estas terapias que no siempre están disponibles para todos los pacientes.

Las técnicas de neuroestimulación y la terapia intratecal son procedimientos para combatir el dolor y son capaces de frenar o modificar las estructuras del sistema nervioso central o periférico para que la percepción dolorosa del paciente disminuya de forma consistente y prolongada en el tiempo. Están indicadas cada vez en más situaciones clínicas, principalmente en personas que han pasado por una cirugía de espalda fallida, para pacientes con dolor neuropático, dolor de tipo vascular, dolor oncológico y espasticidad.

Centrándonos en el dolor neuropático, preguntamos al Dr. David Abejón, jefe del Departamento de la Unidad de Tratamiento del Dolor del Grupo QuirónSalud, cómo estas técnicas pueden ayudar a estos pacientes. “La neuromodulación es uno de los tratamientos que tenemos a nuestro alcance en pacientes que no responden a la terapia convencional, bien con tratamientos farmacológicos o bien con terapias físicas. Se considera uno de los últimos escalones en el tratamiento del dolor y, de hecho, son terapias que tienen una gran evidencia científica, no solo desde el punto de vista de analgésico y en la mejora de la calidad de vida, sino también en los estudios de coste- efectividadˮ, señala.

Además, apunta el especialista: “son tratamientos con pocos efectos secundarios que obtienen uno grandes resultados en los pacientes que padecen dolor neuropático, uno de los grandes desafíos terapéuticos. La neuroestimulación es un sistema casi libre de complicaciones o bien menores que permiten un tratamiento basado en la estimulación nerviosa, la infusión es una vía de administración de fármacos que permite la mezcla de fármacos imposibles de usar por otras vías”.

Respecto al desarrollo en la investigación de estas técnicas y lo que se espera de ellas, el doctor Abejón nos comenta: “La evolución de la tecnología en este campo ha sido increíble, hemos pasado en menos de 30 años de emplear electrodos de 2 polos a electrodos de 16 polos, con nuevas modalidades de estimulación y con generadores que comienzan a ser inteligentes. Ha evolucionado en formas de onda, en tamaño, en tipos de generadores, que ahora son recargables, sensores de posición, la eliminación de la parestesia…ˮ.

El experto considera que el futuro es apasionante en este campo. “Se habla de imitar al cerebro en la comunicación, no ya con diferentes tipos de programación, sino qué elementos neuronales podremos estimular y dónde podremos estimular. Circuitos cerrados que sensen la señal necesaria para estimular y, lo más importante, sistemas que ayuden a los enfermos y que hagan que los enfermos se olviden de su dolor y su tratamiento”.

A su modo de ver, este tipo de tratamiento si lo comparamos con países de nuestro entorno como Bélgica, UK o Alemania, está claramente infrautilizado en España, y de forma muy desigual entre comunidades autónomas. “La verdad es que es difícil de entender si se hace desde la inmediatez en el gasto. Los estudios económicos hablan a favor del empleo de este sistema, así como los beneficios terapéuticos, pero el gasto a tiempo cero es elevado, lo que hace que, en ocasiones, y dependiendo del tipo de hospital y comunidad autónoma, no introduzca este sistema de forma adecuada. Los estudios coste-efectividad en España son difícil de elaborar y, en ocasiones, difíciles de analizar. Tenemos que tener en cuenta que nosotros empleamos el sistema cuando han fallado otros tipos de tratamiento o cuando no existe otro tratamiento. Quizás deberíamos plantearnos el circuito médico para ver si en verdad se pueden reducir los costes globales de un proceso, como podría ser la lumbociática desde que el paciente comienza a padecer dolor hasta que nos planteamos el implante con la cirugía de por medio. Resumiendo, mi respuesta es que creo que el gran problema es el coste a tiempo ceroˮ.

Respecto a la educación de los pacientes en estos tipos de técnicas, el experto nos matiza: “Para nosotros es fundamental, antes de realizar el implante, con una buena selección de pacientes, con un equipo multidisciplinar, con psicólogos, enfermeras y médicos trabajando en unión, y por parte de los pacientes con ellos mismos y con los cuidadores principales. La clave del éxito en este tipo de tratamientos es saber que no solo vale el médico, el médico no puede realizar este tipo de intervenciones solo sin un equipo formado con un interés real y común en la ayuda al paciente y que el paciente no está solo, está inmerso en un entorno que precisa de conocimiento y educación sanitaria con unas expectativas realistas y comunes a las del equipo médicoˮ.