• Martes, 12 de diciembre de 2017

Las terapias con linfocitos CAR-T y la combinación de fármacos alientan un futuro esperanzador contra el mieloma múltiple

Los especialistas se marcan el reto de incrementar el 30% de la supervivencia actual en este cáncer mejorando la calidad de vida de los pacientes

expertos-vislumbran-avances-tratamientos-mieloma-múltiple

El tratamiento del mieloma múltiple ha sufrido una auténtica revolución en la última década. Y aunque hoy aún no tenga curación, gracias al tremendo arsenal terapéutico por llegar, el futuro se presenta esperanzador para los pacientes que sufren esta grave patología. Incurable y de escasa incidencia (menos de 4 casos cada cien mil habitantes) o tal vez incurable porque su pequeña incidencia no invitaba a invertir en su investigación, durante 35 años este tipo de cáncer de la sangre que afecta a las células plasmáticas, un tipo de glóbulo blanco localizado preferentemente en la médula ósea, no tuvo apenas avance, lo que supuso el fracaso de toda una época.  “La historia de un fracaso tras otro con una media de supervivencia para los pacientes de apenas 30 por ciento”, explicó el jefe del Servicio de Hematología del Hospital 12 de octubre, miembro del Grupo Español de Mieloma (GEM), el doctor Juan José Lahuerta, uno de los especialistas participantes en el II Seminario de Periodistas celebrado en Toledo sobre el “Abordaje del Miolema Múltiple, un modelo de éxito en el tratamiento oncohematológico”.

El mieloma múltiple constituye la neoplasia de células plasmáticas más frecuente. Suele afectar predominantemente a personas de edad avanzada, siendo la media de edad 65 años. Solo el 15 por ciento de los pacientes tiene menos de 50 años y el 2 por ciento es menor de 40 años.

En España, su incidencia anual en adultos es de 40 nuevos casos por millón de habitantes y año, cifra que representa 1 por ciento de todos los cánceres y el 10 por ciento de los cánceres de sangre. “Los pacientes son tan pocos que nadie se atrevía a invertir”, explicó Miguel Muñoz, Medical Affairs director de Celgene, incidiendo en que el papel de esta biofarmacéutica, especialista en esta enfermedad, ha sido “encontrarse con él, estar a la altura y no rendirse”.

Un diagnóstico sencillo

El 80 por ciento de los pacientes de mieloma múltiple presenta osteoporosis, osteólisis o fracturas óseas en el momento del diagnóstico. Además, una cuarta parte de los pacientes con mieloma múltiple presenta insuficiencia renal en el momento del diagnóstico “Es fácil diagnosticar el mieloma múltiple”, señaló Felipe Casado, del Servicio de Hematología y Hemoterapia del Hospital Virgen de la Salud de Toledo. “Se basa en la demostración de una cantidad anormalmente elevada de una determinada inunoglobulina en la sangre o en la orina y un exceso de células plasmáticas en médula ósea. Para ello deberán efectuarse extracciones de sangre y de médula ósea. También se tendrá que analizar la orina de 24 horas para valorar si la inmunoglobulina anómala está presente y en qué cantidades. Y por último, habrá que realizar al paciente radiografías de todos los huesos del esqueleto y en el próximo futuro en el mantenimientopara ver si han sido dañados por la enfermedad”, añadió.

Juan Jose Lahuerta, el responsable del Servicio de Hematología del 12 de Octubre, mostró su satisfacción porque los pacientes con mieloma múltiple de más de 65 años donde se ceba más esta patología ―2 de cada 3― con los avances de los últimos diez años han experimentado tal mejoría que “actualmente se pueden fijar objetivos terapéuticos más ambiciosos”. Porque como destacó el experto, la evolución actual en el mantenimiento del paciente es muy satisfactoria y progresiva “lo que resulta muy importante -continuó explicando- pues se está empezando a poder predecir qué supervivencia va a poder tener un paciente aquejado de mieloma; tanto en su supervivencia libre de progresión como en su supervivencia total”.

Porque de lo que se trata, añadió Lahuerta, es de ofrecer a los pacientes, “no sólo vivir más sino también en mejor calidad de vida. Porque no es lo mismo estar vivo y libre de enfermedad cinco años que estar cinco años pero con cuatro recaídas”, sentenció, el hematólogo.

Para la doctora María Victoria Mateos, coordinadora de la Unidad de Mieloma del Hospital de Salamanca, el futuro del tratamiento del mieloma múltiple pasa por la combinación de fármacos “tanto de los que ya disponemos como de los que están ya a punto de llegar, porque la investigación está avanzando a pasos agigantados para un cáncer que sigue sin tener todavía solución”.

Mateos fue contundente al señalar que el futuro pasa por “cambiar el ciclo de la historia natural de la enfermedad”. Ella aboga por abordar al paciente cuando aún no ha manifestado síntomas. “Hay que realizar un tratamiento precoz a los pacientes con mieloma asintomático, algo que no solo retrasará el desarrollo de la dolencia, sino que también hará que los pacientes vivan más y mejor”, apuntó.

Un tratamiento novedoso y un tremendo arsenal terapéutico

Una de las patas sobre las que se asienta la esperanza de la que hablan los expertos frente al mieloma es un novedoso tratamiento de inmunoterapia, la tecnología CAR-T Cells. “Una terapia donde se modifican genéticamente linfocitos T extraídos del propio paciente armándoles con una especie de `lanza´ específica para que cuando vuelven a ser inoculados en la médula ósea la utilicen selectivamente contra las células malignas tumorales origen del mieloma; esta técnica ya ha dado buenos resultados en Linfoma no Hodgkin y Leucemia Aguda Linfoblástica y se vislumbra como estrategia de inmunoterapia de futuro para el mieloma múltiple”. La doctora Mateos se muestra tan esperanzada como prudente, “Potencialmente podemos curar a los pacientes”, sentenció la doctora “y todos los pacientes podrían ser candidatos con un mínimo porcentaje de fracasos. ¿El inconveniente? Que las células linfocitarias CAR-T se tienen que preparar y ser modificadas de forma personalizada, para lo que se necesitan unos plazos que el paciente puede que no aguante y muera antes”, explicó.

La doctora Mateos también anticipa que los anticuerpos monoclonales están teniendo ya un protagonismo evidente frente al mieloma y que aún será mayor en el porvenir terapéutico frente a esta hematopatología oncológica. Daratumumab, rituximab, inotuzumab ozogamicina o blinatumomab entre otros, se presentan como protagonistas en solitario o conjugados actuando sobre dianas moleculares específicas, con muy buena eficacia específicamente ante recaídas como el antiCD38, porque puede dirigirse mejor el efecto letal de la quimioterapia hacia la célula leucémica, minimizando el daño colateral sobre el tejido sano.

Estudio que presentarán en el Congreso Americano de Hematología

Pero tal vez lo más prometedor y cercano contra esta enfermedad sea el “enorme arsenal terapéutico” que se está poniendo en marcha. “Se presentarán muchas novedades en el próximo Congreso de la Sociedad Americana de Hematología  que se celebra este mes en Atlanta (EE.UU.). Especialmente combinaciones de fármacos que potencien sus efectos”, explica la especialista, que presentará en ese encuentro un combinado de tres fármacos, bortezumib, lenalidomida y dexametasona  que tras demostrar su eficacia con una respuesta del 40 por ciento puede convertirse en medicamento referente en las guías clínicas frente al mieloma múltiple.

Dentro de ese arsenal terapéutico que se plantea para el futuro se encuentran otras fórmulas, como EDO S101 o MOR202 ―aún sin nombre propio comercial―, con las que esperan comenzar las pruebas en los próximos meses; o Selinexor, un fármaco “eficaz en pacientes que han recibido todo tipo de tratamientos”.

El reto actual es reducir la mortalidad entre recaída y recaída, mejorando al tiempo, como decía el doctor Lahuerta, la calidad de vida del paciente. Para enfrentarse a este reto las novedades que se esperan son muchas, en inmunoterapia, en terapias de precisión dirigidas a dianas moleculares específicas, en secuenciación masiva para el diagnóstico y posible modificación génica, en nuevos fármacos interaccionando y más eficientes; avances alineados todos en una clave, que es la de combinarse específicamente para cada paciente, dirigidos hacia un tratamiento cada vez más personalizado de esta enfermedad.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies