• Sábado, 21 de septiembre de 2019
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1479 [name] => Internacional [slug] => internacional [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1479 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1350 [count] => 6754 [filter] => raw [cat_ID] => 1479 [category_count] => 6754 [category_description] => [cat_name] => Internacional [category_nicename] => internacional [category_parent] => 1350 ) )

Los cardiólogos europeos recomiendan políticas para reducir la contaminación y el ruido

El impacto perjudicial de la contaminación y el ruido en pacientes con síndromes coronarios crónicos se destaca por primera vez en las Directrices de la Sociedad Europea de Cardiología por lo que reclaman políticas para reducir su incidencia.

Contaminación urbana

El profesor Juhani Knuuti, presidente del grupo de trabajo de directrices publicadas online en el European Heart Journal, recuerda que “la contaminación del aire y el ruido ambiental aumentan el riesgo de insuficiencia cardiaca y accidente cerebrovascular, por lo que se necesitan políticas y regulaciones para minimizar ambos”. En este sentido, advierte de que “pacientes con enfermedad coronaria crónica deben evitar áreas con congestión de tráfico y considerar el uso de mascarillas con respirador, y purificadores de aire con filtros de partículas de alta eficiencia para reducir la contaminación interior”.

El documento cubre los síndromes coronarios crónicos y es una continuación de las pautas previas de enfermedad coronaria estable. “Esto refleja el hecho de que esta patología puede ser aguda o crónica y ambas son condiciones dinámicas, dice el profesor William Wijns, presidente del grupo de trabajo de pautas.La terapia dura toda la vida y apunta a prevenir la progresión de la enfermedad y los eventos cardiacos graves”.

Se le da mayor énfasis al estilo de vida que en el documento anterior, ya que los comportamientos poco saludables habrán contribuido al desarrollo de un síndrome coronario crónico y los cambios pueden evitar que empeore.
Los pacientes deben dejar de fumar, evitar el tabaquismo pasivo, una dieta rica en verduras, frutas y granos integrales, y limitar las grasas saturadas y el alcohol. Se recomienda asimismo un peso corporal saludable, más 30 a 60 minutos de actividad física moderada la mayoría de los días.

Se recomienda igualmente la vacunación anual contra la gripe, particularmente para pacientes de edad avanzada, para prevenir eventos cardiacos y muerte prematura.

Estos pacientes tienen un riesgo dos veces mayor de trastornos del estado de ánimo y ansiedad. El estrés, la depresión y la ansiedad están relacionados con peores resultados y dificultan la mejora del estilo de vida y el cumplimiento de los medicamentos. Por ello, se recomienda el asesoramiento para las personas con depresión, ansiedad o estrés.

Los cardiólogos consideran que la terapia cognitiva conductual también puede ayudar a los pacientes a lograr un estilo de vida saludable, por ejemplo, apoyar a los pacientes a establecer objetivos realistas, autocontrolarse, aprovechar el apoyo de amigos y familiares, y planificar cómo implementar cambios y enfrentar situaciones difíciles.

En cuanto a la medicación, “los pacientes necesitan tomar los medicamentos recetados, incluso si no tienen síntomas, señala el profesor Knuuti. Promover el cambio de comportamiento y la adherencia a la medicación debe ser parte de cada cita con médicos de cabecera o especialistas, incluidas enfermeras y cardiólogos”.

La revascularización para abrir arterias bloqueadas es una terapia importante para algunos pacientes, recuerdan los cardiólogos, como aquellos con alto riesgo de malos resultados y aquellos cuyos síntomas no se controlan a través del estilo de vida y los fármacos.