• Martes, 19 de junio de 2018
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1492 [name] => Entrevistas [slug] => entrevistas [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1492 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1342 [count] => 222 [filter] => raw [cat_ID] => 1492 [category_count] => 222 [category_description] => [cat_name] => Entrevistas [category_nicename] => entrevistas [category_parent] => 1342 ) )

“Los cirujanos pediátricos reivindican su especialidad; los niños no son adultos pequeños”

Rosa María Paredes Esteban preside la Sociedad Española de Cirugía Pediátrica (SECP). Tiene como objetivo que se conozca mejor la especialidad, puesto que es importante que el profesional que atiende al niño esté formado para ello. La formación es una de sus prioridades y para ello tienen en marcha varios cursos de pregrado y postgrado, que se canalizan a través de su web

facme

¿Cuáles son los objetivos prioritarios de la junta directiva de la Sociedad Española de Cirugía Pediátrica?

Los objetivos de la junta directiva de la SECP son múltiples, pero los prioritarios son la defensa de la especialidad de Cirugía Pediátrica y de los derechos del niño a ser intervenido en quirófanos pediátricos por cirujanos pediátricos y anestesistas pediátricos, lo contrario atentaría de forma flagrante contra la “Carta Europea de los Derechos del Niño Hospitalizado” (Resolución A2-25/86 del Parlamento Europeo de 13 de Mayo de 1986).

Y, ¿cómo van a llevarlos a cabo?

Nuestro objetivo es luchar para que nuestros pacientes pediátricos puedan ser atendidos de los problemas que son propios de nuestra especialidad por profesionales especialistas en Cirugía Pediátrica. También asesoramos a los organismos estatales y privados sobre las cuestiones que afecten a la integridad psicofísica y social del niño, emitiendo una opinión autorizada al respecto y muy especialmente cuando tengan relación con aspectos quirúrgicos.

¿Qué otros objetivos tienen?

Potenciar el progreso científico de la especialidad de Cirugía Pediátrica, fomentando la investigación, el estudio y el desarrollo médico-quirúrgico de todos aquellos aspectos de la Cirugía relacionados con la Pediatría. Asimismo, están la promoción, publicidad, defensa y apoyo de cualquier iniciativa que tenga como objetivo la mejora de la salud infantil, especialmente en sus aspectos quirúrgicos, y de la Cirugía Pediátrica en cualquiera de sus vertientes.

En relación con sus socios, ¿cuáles son las propuestas a realizar?

Defender a los profesionales en temas de consultoría y arbitraje de conflictos profesionales que les afecten, teniendo en cuenta las decisiones de la administración sanitaria que atañen al buen ejercicio de la Cirugía Pediátrica; y la planificación y organización de la docencia de la especialidad de Cirugía Pediátrica o de las unidades asistenciales de la especialidad. También queremos fomentar las relaciones científicas, humanas y sociales con otras organizaciones y profesionales afines tanto nacionales como extranjeras Además, pretendemos hacernos cada vez más visibles en la sociedad, para lo cual nos servimos de nuestra página web y de las redes sociales como Facebook, Twitter, Linkedin o Instagram.

¿Cómo se articula la formación en la SECP?

La SECP posee una página web que difunde todas las ofertas formativas que la junta considera que son interesantes y/o convenientes. Además, en ella se articula la revista de Cirugía Pediátrica, que es la revista  de mayor difusión en castellano de nuestra especialidad y es el órgano de difusión de la SECP. Cuenta con un curso formativo online especialmente dirigido a especialistas en formación o recién formados y está en fase de acreditación.

¿Qué diferencias existen entre los programas o los cursos los dirigidos a especialistas en formación y los especialistas ya formados?

Existen programas y cursos destinados en exclusiva a residentes, ya que forman parte de su formación como especialistas y son requisito obligatorio en el programa formativo. Los cursos enfocados a residentes suelen ser más generalistas, en cambio los destinados a especialistas ya titulados tienden a la subespecialización o a la consecución de habilidades muy concretas que no son objetivo del periodo MIR.

¿Cómo son esos cursos?

Para los especialistas ya formados generalmente se trata de jornadas, talleres o simposios donde se aborda una patología o técnica concreta que supone una mayor capacitación o especialización. También consideramos imprescindible en unos y otros la formación básica en el entorno experimental y de simulación para ganar autonomía antes de enfrentarse a la solución del problema quirúrgico en el paciente, siempre de modo tutelado y progresivo. Porque la especialidad de Cirugía Pediátrica no se limita a una zona del cuerpo en concreto, sino que trata en global los problemas quirúrgicos de los pacientes pediátricos  desde antes del nacimiento hasta la llegada a la edad adulta, lo que motiva que el aprendizaje sea complejo y requiera de una formación excelente debido a las diversas áreas anatómicas en las que trabajamos

¿Cómo está planteada la troncalidad?

Las competencias troncales quirúrgicas comunes a las especialidades quirúrgicas son de dos años de duración, y las competencias propias o de especialidad tienen duración de 4 años. El perfil de nuestra especialidad definido en el Consejo Nacional de Especialidades en Ciencias de la Salud es: especialidad médica con competencia para la prevención, diagnóstico, pronóstico y tratamiento de cualquier trastorno quirúrgico congénito y adquirido que afecte a la persona desde su concepción hasta el final de la adolescencia a los 18 años de edad. Incluye la cirugía fetal y neonatal, la cirugía pediátrica oncológica, la cirugía pediátrica facial, cervical y torácica, la cirugía pediátrica general y abdominal, la cirugía pediátrica urogenital, la cirugía pediátrica reconstructiva y de partes blandas, la cirugía de los trasplantes orgánicos pediátricos y la cirugía pediátrica urgente y del politraumatizado.

Sus planes de formación, ¿están en consonancia con los establecidos en los países europeos de nuestro entorno?

Sí, la formación del cirujano pediátrico en España está en consonancia con la formación de cualquier otro cirujano pediátrico de los países europeos de nuestro entorno. Las rotaciones por otros servicios de cirugía pediátrica internacionales son habituales. Los fellows son rotaciones de dos años que un especialista en Cirugía Pediátrica puede realizar en cualquier país extranjero para la superespecialización específica en cualquier campo de la Cirugía Pediátrica como puede ser Urología, Oncología…

¿Existe un CV común europeo?

Existe el Board Europeo, que es un reconocimiento que cada vez tiene mayor prestigio. Algunas sociedades científicas europeas lo han adaptado como requisito final en la formación en Cirugía Pediátrica.

¿Cómo se está articulando la reacreditación y la evaluación de competencias?

Los criterios de reacreditación se están estableciendo siguiendo las recomendaciones del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Desde hace tres años, estamos colaborando con la Organización Médica Colegial y con la FACME en su desarrollo. Fuimos invitados a ser una de las especialidades pioneras en su implantación dado nuestro número reducido de especialistas.

¿En qué consiste?

Incluye el cumplimiento de actividades tipo A principalmente asistenciales y de gestión, y actividades tipo B de formación continuada, docentes, y científicas e investigadoras. Las actividades tipo A suponen un 60 por ciento y siempre existirá una puntuación mínima que garantiza un estado en activo del profesional.  La junta directiva de la SECP está comprometida en asumir los dictados europeos al respecto, ya que consideramos una obligación no solo legal, sino sobre todo ética, el garantizar a nuestros pacientes que el personal médico que le atiende se encuentra en condiciones óptimas para prestar su servicio, actualizado y competente en la materia. Debido a los diferentes perfiles de cirujanos pediátricos que hay en España, servicios más pequeños en los que no es posible la subespecialización y grandes centros hospitalarios con secciones y subespecialistas, está siendo complicada la redacción de las competencias básicas prácticas, pero estamos comprometidos en sacar adelante este proyecto ante del mes de mayo.

¿Existe el suficiente número de cirujanos pediátricos en España?

Actualmente estamos sufriendo un déficit de cirujanos pediátricos en algunos servicios de Cirugía Pediátrica de nuestro país. Esto se debe fundamentalmente a la apertura de nuevos servicios en provincias en las que no existía la especialidad. A ello hay que añadir la diferente densidad de cirujanos, estando algunos servicios sobredimensionados. Existe un tercer factor, que es la formación de especialistas extranjeros que se forman en nuestro país como cirujanos pediátricos pero después vuelven a su país.

¿Todos los hospitales cuentan con equipos de Cirugía Pediátrica?

No, sólo los hospitales terciarios. La presencia de Cirugía Pediátrica hace necesario que los centros dispongan de UVI neonatal y pediátrica, para asegurar  seguridad del paciente y la asistencia de calidad.

¿Qué les diferencia de los cirujanos de adultos?

Fundamentalmente el paciente; son niños y no adultos y, por ello, deben de ser tratados por especialistas infantiles. Los niños no son adultos pequeños, tienen patologías diferentes con fisiología diferente. Las malformaciones congénitas, la patología del lactante, etc., el cirujano de adultos no tiene formación para ello. El mecanismo que ocasiona la enfermedad quirúrgica en el niño, en la mayor parte de los casos, es diferente del adulto. Tratamos en gran medida  malformaciones, procesos infecciosos, procesos tumorales y, prácticamente, nunca degenerativos, a diferencia de la cirugía del adulto.  El cuerpo del niño precisa de un manejo concreto, es un cuerpo en crecimiento, la delicadeza en el manejo de sus tejidos es imprescindible, por lo que tenemos que prever qué va a pasar con nuestras maniobras y tratamiento decenas de años después. No solo es solucionar el problema actual, sino actuar sobre sus potenciales consecuencias en la edad adulta.

¿Qué pasa si a un niño que necesita un cirujano pediátrico le atiende uno de adultos?

No estará siendo tratado de forma adecuada. ¿Se imagina un geriatra tratando un neonato o un lactante o un niño de 6 años? Entonces, ¿por qué un cirujano de adultos va a intervenir quirúrgicamente a un niño cuando existe una especialidad específica que es la Cirugía Pediátrica y con una formación de 5 años? Entendemos que cada especialidad tiene su campo de acción, y la nuestra son los niños. No estamos en contra de que especialistas que provengan de especialidades de adultos se dediquen a tratar problemas concretos en pacientes pediátricos, esto sucede por ejemplo con la Neurocirugía o la Cirugía Cardiaca o la Traumatología u ORL, pero creemos que incluso en esos casos deben ser especialistas que se dediquen a niños específicamente.

¿Se conoce bien su especialidad? ¿Qué se puede hacer para mejorar en este sentido?

No. Somos unos grandes desconocidos. Incluso dentro de la profesión médica, ¿cuántas veces llega un alumno de sexto de Medicina y nos comenta que es la primera vez que oye hablar de nuestra especialidad? Se nos cree dependientes de la Pediatría y no somos clínicos, somos especialistas quirúrgicos independientes al igual que los cirujanos de adultos son independientes de Medicina Interna, por hacer una comparación.

¿Cuál es la edad máxima de sus pacientes?

Antes de la llegada a la edad adulta. Varía según cada comunidad autónoma, entre los 14 y 16 años habitualmente.

¿Cómo se hace la transición a los cirujanos de adultos?

Es una labor que se está llevando a cabo en las unidades de transición de carácter multidisciplinar, pero queda mucho trabajo todavía por hacer, hace falta implicar a especialistas de adultos en cada centro que quieran asumir la continuidad asistencial de nuestros pacientes. No son pocos los pacientes que continúan acudiendo a nuestras consultas pasados los 16 años, para seguir controlando problemas de malformaciones de los que fueron intervenidos.

¿Con qué especialidades tienen más relación?

Nuestros grandes compañeros son los pediatras, pero tenemos relación con muchas especialidades. La relación con Ginecología es muy estrecha debido a la patología fetal y la importancia de consultas conjuntas de asesoramiento a los padres para tratar los casos de interrupciones voluntarias del embarazo por malformaciones congénitas. Es importante en cualquier especialidad el trabajo en equipo con los demás especialistas.

¿Cómo se articula el trabajo conjunto? ¿Se establecen acuerdos de colaboración?

Consideramos que no es necesario establecer acuerdos previos, cada especialidad debe de respetar a las demás, sin que se dé lugar a la intromisión. Debemos colaborar conjuntamente en los pacientes que lo requieran, con una única finalidad de ofrecer una atención segura y de calidad. La ética profesional debe llevar a la colaboración y la ayuda entre especialistas tanto de adultos como de niños sin que sean necesarios  acuerdos previos.

¿Qué papel tiene FACME en esa relación?

Nos facilita el entorno de encuentro; en los últimos años estamos colaborando más estrechamente en todos los actos y grupos de trabajo, por lo que nos hacemos más visibles ante nuestros compañeros y ante la sociedad.

¿En qué nivel está la investigación española en Cirugía Pediátrica?

El mayor problema que nos encontramos en la investigación en Cirugía Pediátrica, al igual que en Pediatría, son los problemas éticos, ya que tratamos con menores de edad que no tienen autonomía para aceptar uno u otro tratamiento. Otros factores que impiden el desarrollo de la investigación en Cirugía Pediátrica son intrínsecos de la especialidad, ya que los resultados de las técnicas quirúrgicas en investigación no se saben hasta pasados muchos años cuando llegan a edad adulta, lo que hace que sea difícil saber si la técnica es buena o no durante mucho tiempo. A ello hay que añadir que la casuística de muchas patologías es muy pequeña y ello hace difícil la comparación de técnicas.

¿Existe algún otro factor?

Entre los factores extrínsecos está la falta de recursos humanos y materiales. La financiación es escasa y, generalmente, no va destinada a los clínicos, existiendo rara vez conjunción entre equipos de investigación y profesionales clínicos. A pesar de ello, la Cirugía Pediátrica cuenta con grupos de investigación, pero consideramos que sería necesaria la colaboración entre grupos de trabajo de varios centros y países para poder realizar estudios prospectivos en un espacio más corto de tiempo

¿Los especialistas españoles participan en foros internacionales?

Sí, fundamentalmente en los europeos, pero también a nivel mundial, sobre todo americano y latinoamericano.

Este sitio web utiliza solamente cookies de Google Anaylitics. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies