• Sábado, 22 de septiembre de 2018
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1479 [name] => Internacional [slug] => internacional [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1479 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1350 [count] => 5873 [filter] => raw [cat_ID] => 1479 [category_count] => 5873 [category_description] => [cat_name] => Internacional [category_nicename] => internacional [category_parent] => 1350 ) )

Los genes determinan cómo responde el ritmo cardiaco al ejercicio

Cuando las personas hacen ejercicio, aumentan su frecuencia cardiaca y su presión arterial, pero la magnitud de este incremento es diferente para cada persona

Tus genes pueden determinar cómo responden su ritmo cardiaco y tu presión arterial al ejercicio, y pueden actuar como una advertencia temprana de problemas futuros con tu corazón o vasos sanguíneos, según concluye una nueva investigación publicada en ‘The Journal of Physiology’.

Cuando las personas hacen ejercicio, aumentan su frecuencia cardiaca y su presión arterial; pero la magnitud de este incremento es diferente para cada persona. Investigaciones previas han demostrado que una subida anormalmente grande de la presión arterial durante el ejercicio hace que sea más probable que las personas padezcan tensión arterial alta en el futuro.

Por lo tanto, es importante comprender por qué las personas reaccionan de manera diferente al ejercicio, ya que esto puede ayudar a identificar los factores de riesgo y permitir la monitorización o el tratamiento temprano de las personas en riesgo.

Hasta ahora, no se ha sabido por qué la respuesta al ejercicio varía entre distintas personas. Esta nueva investigación ha encontrado que las diferencias genéticas en los receptores que se encuentran en los músculos esqueléticos pueden contribuir a esta respuesta diferente. Los receptores son grupos de células especializadas que detectan cambios en el entorno y provocan algún tipo de respuesta.

Los científicos identificaron que la presencia de dos mutaciones genéticas comunes en los receptores encontrados en el músculo esquelético condujo a una presión arterial más alta durante el ejercicio en comparación con las personas que no los tenían, particularmente en los hombres.

La investigación, realizada por la Universidad de Guelph (Canadá), involucró la medición de la frecuencia cardiaca y la presión arterial de 200 hombres y mujeres jóvenes sanos antes y durante un ejercicio de agarre, además de analizar su ADN para determinar los factores de riesgo genéticos.

Aunque el estudio está limitado por el tamaño de la muestra y el tipo específico de ejercicio utilizado, el efecto de estas variantes genéticas en los receptores del músculo esquelético fue significativo, según los autores, quienes dicen que se necesitará más trabajo para observar otros tipos de ejercicio y replicar este hallazgo.

El autor del estudio, Philip J. Millar, subraya: “Esta investigación sugiere que la presencia de estos receptores puede contribuir a respuestas de presión arterial más grandes durante el ejercicio, un factor de riesgo para problemas futuros con el corazón o los vasos sanguíneos. Es importante examinar por qué vimos esta diferencia principalmente en los hombres, y comprender los mecanismos específicos detrás de cómo estas variantes genéticas influyen en su frecuencia cardiaca y las respuestas de la presión arterial al ejercicio”.

Este sitio web utiliza solamente cookies de Google Anaylitics. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies