• Martes, 12 de diciembre de 2017

Los médicos han perdido un tercio de su poder adquisitivo desde 2010

La pérdida de calidad de las condiciones laborales de los médicos, la necesidad de implementar estrategias urgentes para cubrir las vacantes que dejará la jubilación de un tercio de los médicos en los próximos 10 años y la definición de criterios que se incluyen en conceptos como el de carrera y desarrollo profesional se han analizado en la jornada organizada por el Foro de la Profesión Médica, y celebrada este jueves en la sede de la Organización Médica Colegial (OMC)

Foro de la Profesión

Los médicos son los profesionales mejor valorados por la población general, una constante que se repite en todas las encuestas desde hace años. El barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas de febrero de 2013 (con la crisis económica tocando fondo) (http://datos.cis.es/pdf/Es2978mar_A.pdf) recogía que los ciudadanos concedían a los facultativos una puntuación de 8,52, seis décimas más que los profesores y casi un punto más que los ingenieros. Sin embargo, reconocimiento social y condiciones laborales y salariales son conceptos muy diferentes (exclusividad, productividad, carrera profesional, etc) y el resultado es que desde 2010, los médicos se encuentran en una pendiente descendente y las previsiones a 10 años apuntan a una fuerte merma de la plantilla actual derivada de la jubilación de 70.000 profesionales, a lo que se une que el 57 por ciento de los que trabajan hoy lo hacen con contratos indefinidos, con retribuciones escasas y sobrecargados de trabajo, según el retrato esbozado por Juan Manuel Garrote, secretario general de la Organización Médica Colegial.

La retribución económica fluctúa enormemente entre comunidades, y dentro de la misma región las diferencias se dan entre Atención Primaria y hospitalaria; los complementos que se añaden al salario base son dispares (cuantitativa y cualitativamente) y si sangrantes son las diferencias a nivel nacional, la brecha es mayor al comparar los salarios con los de países de la OCDE y que coloca a los médicos españoles de hospitales al nivel de Grecia, Chile y Estonia. Desde 2010, los médicos han visto cómo su sueldo ha sufrido sucesivos ajustes: “En 2010, la Ley de Presupuestos redujo un 5 por ciento la masa salarias de los médicos; en 2012 se suspendió la paga extra de Navidad; se suprimieron días libres y se aumentó la jornada laboral”, ha enumerado Rafael Carrasco, presidente del Sindicato Médico Andaluz (SMA). Si a los descensos se le suman los incrementos del IPC de estos años y del IVA, el resultado final “una pérdida del poder adquisitivo superior al 30 por ciento”.

Las autoridades sanitarias son conscientes de que en los próximos años la jubilación de 70.000 de los 212.000 médicos que hay en activo pone en peligro el ratio actual de 4,5 facultativos por mil habitantes (superior al 3,5 estándar) y para adelantarse a ese escenario, “el ministerio de Sanidad anunció hace unas semanas la convocatoria de la mayor OPE, con 129.700 plazas, con la que se logra una tasa de reposición del 100%”, ha apuntado Gabriel del Pozo, vicesecretario general de la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CEMS). Sin embargo, esta incuestionable buena noticia, exige que el proceso se agilice y no tenga demoras como otras OPE anteriores, “como la de 2001, que no se resolvió definitivamente hasta 2007”, ha advertido. Además, Del Pozo ha asegurado que la magnitud de la oferta viene obligada por la resolución del Tribunal de Justicia Europeo, que “en diversas resoluciones ha dictaminado que no se puede mantener indefinidamente a alguien en un puesto interino”, una situación que es muy común en España, tanto que “hay médicos de Urgencias interinos que ya están a punto de jubilarse”. Este representante sindical ha aludido a los diferentes cuellos de botella que se han ido produciendo en nuestro SNS, con falta de profesionales, y que se han ido resolviendo ‘in extremis’. Y no es sólo el facultativo el que sufre las consecuencias, “el paciente se encuentra con pérdida de continuidad en los tratamientos y un aumento de las listas de espera”.

Los participantes han insistido en la necesidad de que las condiciones laborales y económicas de los médicos entren en una fase de recuperación y en poner fin a la alta tasa de temporalidad que hay entre el colectivo médico, sobre todo en la Sanidad privada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies