• Jueves, 23 de noviembre de 2017

Marcadores bioquímicos, tisulares y genéticos para cáncer de próstata

El único marcador utilizado actualmente para el diagnóstico y monitorización del cáncer de próstata es el PSA. A pesar de que el uso del PSA ha revolucionado el diagnóstico del carcinoma de próstata adolece de una baja especificidad, pudiendo estar elevado en otras circunstancias no cancerosas.

En ese sentido, se intenta encontrar otros marcadores que sean más específicos para evitar hacer biopsias innecesarias o volver a hacer una biopsia para mejorar el diagnóstico, el estadiaje y la especificidad, especialmente en la franja gris 4-10 ng/ml. Además, estos marcadores podrían diferenciar carcinomas significantes de insignificantes, seleccionar pacientes adecuados a las distintas terapias posibles, reducir el riesgo de sobre tratamiento y monitorizar la respuesta al tratamiento.

En esta búsqueda se están investigando diferentes marcadores, como bioquímicos, entre los que se encuentran las isoformas del PSA,PCA3,2ProPSA,4Kscore. los tisulares, como el PSMA, AMACr, p53, p63, BCL-2, Ki67 y los genéticos, como el pTEN,TMPRSS2-ERG, Prolaris, OncotipeDX,Decipher, Confirm DX.

Si bien es cierto que a mayor aumento de los valores de PSA el riesgo de cáncer de próstata aumenta, la  especificidad del PSA es baja, del 33 por ciento.

Pronóstico

No existe un valor establecido que permita distinguir a pacientes con cáncer de próstata de los que no lo padecen. El PSA tiene poco valor como biomarcador de pronóstico. Con los marcadores que se dispone actualmente no puede ser recomendado un cribado poblacional generalizado, por lo que el diagnóstico precoz debe consensuarse individualmente. La mayoría de los nuevos biomarcadores no han sido validados y carecen de estudios que demuestren una información útil en cuanto a pronóstico y utilidad clínica.

En este contexto, el PSA constituye una herramienta de incalculable valor en la detección, estadiaje y monitorización del cáncer de próstata. La prueba del PSA es, en estos momentos, el marcador más eficaz en la detección de la recurrencia del cáncer de próstata. Desde la aparición del PSA, se han mejorado las posibilidades de curación tras prostatectomia radical y radioterapia de los cánceres identificados en estadios localizados. Se estima que aproximadamente un 30 por ciento de los cánceres de próstata tratados con intención curativa progresaran en el plazo de 5 años, por lo que los biomarcadores tumorales juegan un papel primordial en el control evolutivo de los pacientes, así como en los en los que se ha decidido una vigilancia expectante para identificar su progresión y optar a su tratamiento activo.

Hay que tener en cuenta que la forma individual no constituye un elemento con suficiente capacidad para decidir qué actitud tomar. por eso, hay que asociarlo a los resultados de la biopsia prostática, el grado Gleason, el número cilindros afectos y el porcentaje tumoral. Así, los hallazgos en ETR, la edad, las patologías concomitantes, la expectativa de vida” han permitido establecer nomogramas de riesgo adecuando las opciones terapéuticas a cada situación.

En la elaboración de este artículo ha participado el doctor Francisco García Morata.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies