• Jueves, 24 de octubre de 2019
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1482 [name] => OMC y Colegios [slug] => omc-y-colegios [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1482 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1350 [count] => 1824 [filter] => raw [cat_ID] => 1482 [category_count] => 1824 [category_description] => [cat_name] => OMC y Colegios [category_nicename] => omc-y-colegios [category_parent] => 1350 ) )

Médicos, decanos y estudiantes rechazan abrir nuevas facultades y reclaman más plazas MIR

Los expertos piden la realización de un registro de profesionales que ayude a hacer una valoración de las necesidades del sistema

La reunión se celebró en la OMC.

La Organización Médica Colegial (OMC), la Confederación Española de Estudiantes de Medicina (CEEM), la Conferencia Nacional de Decanos de Facultades de Medicina Españolas y el Consejo de Especialidades en Ciencias de la Salud han alertado del aumento del número de médicos sin especialidad que se está produciendo en España y han reclamado “una adecuación entre el numerus clausus de las facultades y la oferta de plazas de formación especializada (MIR)”. Además, han mostrado su rechazo a la creación de nuevas facultades de Medicina.

Serafín Romero, presidente de la OMC, ha hablado del continuum formativo y de la necesidad de abordar la cuestión desde una perspectiva global, teniendo en cuenta las facultades de Medicina, la formación especializada y la continuada. En su intervención, ha recordado que en esta época de crisis el sistema sanitario español “ha mostrado músculo”. “Seguimos manteniendo cifras destacadas de calidad con respecto a países de nuestro entorno, y los sanitarios hemos defendido los valores del profesionalismo. Ahora ha llegado la hora de hablar de los verdaderos problemas de nuestro sistema sanitario. Mantener su calidad con el aporte económico que destina el país va a ser complicado, pero al menos podemos evitar que se tomen medidas que puedan empeorar todavía más el sistema”.

Y una de estas medidas evitables sería la apertura de nuevas facultades, que “no es una prioridad educativa ni sanitaria, y hay numerosos argumentos sólidos para defenderlo”, según ha sentenciado Pablo Lara, presidente de los Decanos, en referencia a la petición de crear nuevas facultades de Medicina en las Universidades de Alicante, Deusto y Navarra.

España es el segundo país del mundo en número de facultades de Medicina, solo por detrás de Corea del Sur. Del total de 42 facultades, cada año salen egresadas unas 7.000 personas. En 2018, más de 4.000 graduados se quedaron sin plaza MIR, por lo que no pudieron especializarse, y Pablo Lara calcula que esta tendencia es creciente y en 2019 la cifra alcanzará los 5.000 médicos sin plaza.

Así, en la convocatoria a las pruebas de acceso para la obtención de una plaza de formación especializada, que se celebra en toda España este sábado 2 de febrero, el número de inscritos en Medicina es de 15.475. A estas cifras hay que sumar el déficit de profesorado, que en los últimos años se ha reducido un 20 por ciento. En este sentido, Serafín Romero ha señalado que “los tutores tienen sobrecarga laboral y están desmotivados”.

Menos facultades y más becas

En la misma línea, Laura Martínez, presidenta del Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina, ha incidido en que no son necesarias más plazas universitarias, sino más oferta formativa de médicos internos residentes. Frente a la opción de abrir nuevas facultades, la presidenta ha sugerido “aumentar las becas para que los estudiantes puedan desplazarse a otras ciudades, ya que es mucho más rentable que crear facultades nuevas. En la actualidad, todas las provincias sin facultad tienen una a menos de 200 Km.”.

En su intervención, Pilar Garrido, presidenta del Consejo Nacional de Especialidades en Ciencias de la Salud, ha mostrado su total respaldo a las peticiones de los médicos y estudiantes, y ha reclamado “una visión estratégica global”. “Nuestro objetivo final es formar a médicos, pero si después no van a tener plazas, supone un alto coste económico para el sistema y, a nivel personal, es una gran frustración por no poder ejercer su profesión después de realizar la formación”. Esa visión estratégica, en su opinión, requiere la realización de un registro de profesionales y una valoración de las necesidades del sistema.