• Viernes, 20 de octubre de 2017

Mejora el panorama para cáncer de mama

Los avances tecnológicos han logrado disminuir el tiempo para atender el cáncer y ha colaborado a tener una mayor y mejor sobrevida en las pacientes

Oncólogo de cáncer de mama Ernesto Sánchez Forgach

En México y en el mundo se ha registrado un aumento de los casos en cuanto al cáncer de mama en edades. Según cifras de INEGI, tres de cada diez mujeres con cáncer a partir de los 20 años tiene cáncer de mama, pero su punto máximo se encuentra entre los 60 y 64 años.

En las recientes décadas se ha registrado un cambio vertiginoso en el tema de procesos celulares y los procesos que colaboran para convertirse en organismos independientes y dañinos como tumoraciones malignas, gracias a estos avances, hoy en día los especialistas aseguran que el cáncer no es sinónimo de muerte en todos los casos.

El doctor Ernesto Sánchez Forgach, cirujano oncólogo con 25 años de experiencia tratando el cáncer de mama, comparte los grandes avances terapéuticos que fueron mostrados en el más reciente congreso perteneciente a la Sociedad Americana de Oncología Clínica  (ASCO por sus siglas en inglés) en Chicago.

Una de las prioridades que existía desde hace más de dos décadas era erradicar la práctica mutilatoria sobre las glándulas mamarias, lo que se logró a principios de siglo con diversas técnicas, sin duda, uno de los más importantes avances en cirugía oncológica conservadora con resultados de sobrevida equivalentes al procedimiento original.

El estudio cercano de las células y su comportamiento ha permitido descubrir terapias dirigidas y Medicina de precisión mismas que ya ofrecen tratamientos específicos para brindar las mejores expectativas: mayor y mejor sobrevida, menores efectos colaterales lo cual nos acerca al control a largo plazo, y en algunos casos, llegar a la curación.

Los especialistas en materia genética han logrado identificar más de 50 mutaciones relacionadas al cáncer y que no sólo determinan la propensión a la enfermedad, sino que ayuda al avance de las terapias dirigidas y puede determinar el tipo de tratamiento que requiere el paciente, siempre apoyado de una práctica multidisciplinaria; esto ha abierto la brecha para el uso de medicamentos de quimioprevención en las portadoras de algunas de estas mutaciones que fueron heredadas desde el núcleo celular.

Un estudio realizado por el Centro Nacional de Cáncer en Beijing asocia la toma de estatinas (fármaco utilizado para disminuir el colesterol) con una reducción del riesgo de muerte en pacientes diagnosticadas de un 38 por ciento, sin embargo, la evidencia aún no es definitiva.

Mencionó que durante años se practicaron cirugías innecesarias por falta de apoyo en imagen, en la actualidad, la imagenología ha ayudado poco a poco, el desarrollo de la mastografía digital en tercera dimensión, la resonancia mamaria o la tomografía de emisión de positrones, sistemas de detección altamente precisos que han evitado cirugías innecesarias y recuperaciones más cortas.

El especialista en mastología explicó que la tomografía de emisión de positrones funciona introduciendo un líquido a manera de marcador para hacer observable la función de los tejidos, lo que permite encontrar lesiones pequeñas o determinar con precisión la etapa del cáncer y verificar si el tratamiento está funcionando de la manera esperada.

La expresión celular de la genética, mejor conocida como la Genómica, ha ayudado a determinar el riesgo de recurrencia tumoral, determinar con antelación posibles efectos secundarios y predecir los beneficios de los tratamientos, lo que ayuda a ahorrar tiempo y garantizar la certeza en la susceptibilidad de los tumores.

El estudio de los Ganglios Centinela, en experiencia del Dr. Forgach, puede eliminar la opción de una disección radical, pues se analizan los ganglios desde la axila para  ayudar a determinar la etapa en la que se encuentra el o los tumores y así disminuir complicaciones inmediatas y a largo plazo.

Todos los avances médicos han permitido la aparición de nuevas moléculas para tumores de etapas avanzadas que son favorecidos por hormonas, es decir, biológicamente agresivos; terapias como la AntiHER2 han demostrado tener excelentes resultados contra estos.

El doctor Ernesto Forgach sugiere que, aunque el avance tecnológico, científico y genético ha avanzado de manera favorable, la mejor terapia es la prevención y sobre todo la de menor impacto económico pues la detección temprana en sí misma disminuye la mortalidad por esta causa hasta un 30 por ciento.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies