• Sábado, 21 de septiembre de 2019
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1604 [name] => Nacional México [slug] => nacional-mexico [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1604 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1601 [count] => 753 [filter] => raw [cat_ID] => 1604 [category_count] => 753 [category_description] => [cat_name] => Nacional México [category_nicename] => nacional-mexico [category_parent] => 1601 ) )

Mieloma Múltiple, cáncer difícil de diagnosticar

El 5 de septiembre es el Día Mundial del Mieloma Múltiple, el segundo tumor hematológico más frecuente en adultos

mieloma múltiple

El 5 de septiembre es el Día Mundial del Mieloma Múltiple, el segundo tumor hematológico más frecuente en adultos, difícil de diagnosticar y aunque aún no tiene cura, hay tratamientos que mejoran la calidad de vida del paciente, sin embargo se contempla que siempre estará latente.

Hay diferentes mitos alrededor de esta enfermedad; uno de ellos es que los pacientes presentan fracturas, sin embargo, aunque uno de los principales síntomas es el dolor de huesos, este dolor no siempre representa una fractura expuesta o una interna.

Actualmente, existen diversas alternativas de tratamientos cuya selección dependerá de la etapa de la enfermedad y las alternativas que el médico considere mejores para cada caso. Estos tratamientos integrales pueden lograr una remisión de la enfermedad por largo tiempo.

Solo en del 5-10% de los casos son hereditarios, los genes pueden predisponer a desarrollar un determinado tipo de cáncer, sin embargo, esta predisposición no implica la seguridad de que se desarrolle.

Este tipo de cáncer está comúnmente relacionado con las caídas, los moretones, fracturas de hueso u otras lesiones, sin embargo, no están realmente asociadas, lo que comúnmente sucede es que al atenderse alguna de estas lesiones suele  descubrirse en ese momento aunque el cáncer existía previamente.

La única manera de detectarlo es mediante pruebas de la laboratorio, biopsias líquidas o estudios de imagen, cada día es más frecuente que se descubra en edades tempranas, es decir, a partir de los 35 años.