• Martes, 20 de Agosto de 2019
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1484 [name] => Sociedades [slug] => sociedades [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1484 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1350 [count] => 3681 [filter] => raw [cat_ID] => 1484 [category_count] => 3681 [category_description] => [cat_name] => Sociedades [category_nicename] => sociedades [category_parent] => 1350 ) )

Mujeres de urgencias y emergencias médicas reclaman romper los techos de cristal y el suelo pegajoso

La mesa #mUEjeres ha hecho visible la realidad de estas profesionales de la salud en el marco del XXXI Congreso Nacional SEMES

emergencias

“La mujer es el motor de la sociedad, de la Sanidad y también de las urgencias y las emergencias”. Así lo han reivindicado diferentes expertas de esta especialidad en la mesa #mUEjeres. La mujer en Urgencias y Emergencias, en el marco del XXXI Congreso Nacional SEMES, que ha tenido lugar esta semana en Girona (Cataluña). La mesa, presentada por Carmen Camacho, médico de SAMUR. PC Madrid, ha expuesto las barreras a las que se enfrentan a diario estas profesionales.

La principal barrera son los techos de cristal y el suelo pegajoso. El concepto “techo de cristal” expresa la limitación de ascenso laboral que las mujeres viven en el interior de las organizaciones, viendo condicionadas sus carreras profesionales, difícil de traspasar y que les impide seguir avanzando. El “suelo pegajoso” son las dificultades para abandonar la esfera del ámbito doméstico hacia el espacio público y que dificulta el acceso al mercado laboral y a puestos de mayor responsabilidad.

“Entre todas podemos romper el techo de cristal y el suelo pegajoso. El techo de cristal se rompe y la luz está ahí”, ha asegurado Coral Suero, directora de la Unidad de Gestión Clínica de Urgencias del Hospital Comarcal de La Axarquía, que se ha presentado ante los asistentes como una “3M” (madre, mujer y médico).

Suero ha recordado que la historia de las mujeres en Sanidad es la historia de la discriminación. “Afortunadamente la situación está cambiando y la profesión se está feminizando, tal y como indican las estadísticas. A pesar de ello, las urgencias no están entre nuestras especialidades prioritarias, siendo la Ginecología, la Pediatría, la Alergología o la Psicología clínica las preferidas por las mujeres”, ha añadido.

Conciliación de vida personal, familiar y laboral

Todas las ponentes han coincidido en que el peso del cuidado de los mayores dependientes y los hijos recae sobre la mujer, que, además, se ha encargado tradicionalmente de las tareas del hogar. En este sentido, las jornadas de trabajo y servicio, permisos y licencias relacionadas con la maternidad, la paternidad y el cuidado de los hijos es una de las barreras a las que se enfrentan las mujeres de urgencias y emergencias, que han reclamado el derecho a la conciliación de vida personal, familiar y laboral, considerada “un esfuerzo titánico”.

Reparto de tareas y corresponsabilidad

Rosa Pérez, enfermera y antropóloga, responsable de la secretaria de divulgación de SEMES, ha citado el RD-Ley 6/2019 en Materia de Igualdad, “un paso muy importante para la igualdad real y efectiva de las mujeres y la promoción de la conciliación de la vida laboral y familiar”. La nueva normativa es un paso más hacia la corresponsabilidad, para cumplir el trato igualitario entre hombres y mujeres.

Visibilizar la situación de estas profesionales

Maria José Rodríguez, técnica de emergencias 061 de Galicia, ha tratado de dar visibilidad a la realidad de estas mujeres en aspectos que pueden pasar desapercibidos, pero que marcan la diferencia, como, por ejemplo, el hecho de tener que vestirse a diario con uniformes masculinos. “Trabajamos con uniformes de hombre, que nos van grandes y nos ponemos tres pares de calcetines para que nos ajusten las botas”, ha contado Rodríguez en primera persona.

Potenciar las competencias femeninas

Rosa Pérez, enfermera y antropóloga, responsable de la secretaria de divulgación de SEMES, ha centrado su intervención en la diferencia y singularidad de las mujeres y el gran valor que estas cualidades aportan. “A las mujeres se nos atribuyen competencias diferentes, reconocidas a nivel general. Si hablamos de liderazgo femenino, podemos afirmar que nos orientamos hacia la tarea más que a la estrategia, somos más expresivas y creativas, asertivas y con mayores dotes de convicción”. Esto, según ha explicado Pérez, es producto de la sociedad y la cultura, “de haber sido excluidas de las estructuras del poder tradicional”. Este tipo de liderazgo femenino no se puede desaprovechar. “El equipo que aproveche esta diversidad será el que mejor se adapte a las necesidades de la sociedad, porque la diversidad aporta valor”, ha concluido.

“Crear espejos femeninos en los que mirarse”

Las expertas coinciden en que hay que crear referentes, “mujeres que sean lo quieren ser y no lo que la sociedad quiere que sean”, como ha explicado Pérez. En este sentido, ha destacado la importancia de la imagen que se transmite en los medios de comunicación, el entretenimiento, el arte, los deportes o la propia legislación para evitar divisiones de poder y brechas salariales. “Tenemos que crear espejos femeninos en los que mirarse”, ha insistido.

Proyecto #mUEjeres

Iria Miguéns, médico de urgencias del Hospital General Universitario Gregorio Marañón ha presentado el proyecto #mUEjeres creado desde SEMES. “Es un alegato de justicia e igualdad para reconocer el trabajo diario de las mujeres en la Medicina de Urgencias y Emergencias, que con su trabajo construyen cada día nuestra especialidad”, ha afirmado.

Miguéns ha expuesto que los servicios de urgencias y emergencias son especialmente importantes en la atención a la patología específica de la mujer, así como la detección de los casos de violencia de género. Estos servicios son, en muchas ocasiones, la primera toma de contacto de víctimas de violencia machista.