• Viernes, 24 de noviembre de 2017

Nuevas evidencias prueban que el paquete genérico de tabaco reduce el número de fumadores

Evaluar el impacto de estos envases sobre el consumo de tabaco es difícil de hacer, pero las pruebas hasta ahora disponibles apuntan a una reducción de la prevalencia del tabaquismo

Una nueva revisión de estudios liderada por científicos del King’s College de Londres (Reino Unido) ha confirmado que el empaquetado genérico de tabaco, sin la presencia de marcas o colores concretos, puede reducir el atractivo de esta sustancia y contribuir a un descenso de su consumo.

El trabajo, cuyos resultados publica la revista ‘Cochrane Review’, se basó en un análisis de 51 estudios que medían el impacto de esta medida, que ya se aplica en muchos países para desincentivar el consumo, especialmente entre los más jóvenes.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el tabaquismo causa más muertes en todo el mundo que cualquier otra causa prevenible, y por ello la mejor forma de reducir estas cifras pasan por disuadir de su consumo tanto a los fumadores como a los que quieren empezar a serlo.

Para ello, entre sus recomendaciones plantean un diseño sencillo y único para las cajetillas, sin distinción por tamaño o colores según la marca que pueda persuadir al consumidor. De hecho, aconsejan que el nombre de todos los fabricantes aparezca con el mismo tamaño, fuente y color de letra.

El primer país en poner en marcha esta medida fue Australia, en 2012, y desde entonces varios países han implementado iniciativas similares. Además, el empaquetado genérico también incluye pictogramas y advertencias sobre los riesgos para la salud del consumo de tabaco.

Los estudios analizados variaban tanto en su metodología como en la evaluación del impacto que buscaban conseguir. Sólo un país había puesto en marcha el empaquetado genérico en el momento de la revisión, por lo que no hay evidencia suficiente sobre un descenso en las cifras de tabaquismo como consecuencia de esta medida.

Los exfumadores no vuelven

Sin embargo, los estudios sí prueban que con este empaquetado baja el ritmo del consumo y también se reduce el ritmo de nuevos fumadores, lo que a medio-largo plazo podría repercutir en las cifras generales de tabaquismo. Asimismo, los investigadores no encontraron ninguna evidencia que sugiera que el empaquetado genérico pueda aumentar el consumo, ni de que los exfumadores vuelvan a fumar.

Además, los autores admiten que todavía es pronto para conocer el impacto a largo plazo de esta medida, de ahí la necesidad de seguir revisando estos indicadores a medida que nuevos países incorporen estos empaquetados y los que ya las tienen en marcha aumenten su experiencia.

“Evaluar el impacto de estos envases sobre el consumo de tabaco es difícil de hacer, pero las pruebas hasta ahora disponibles, aunque son limitadas, apuntan a una reducción de la prevalencia del tabaquismo”, según Ann McNeill, una de las autoras, que pide a los Gobiernos estatales para que este nuevo empaquetado no establezca ningún tipo de distinción, ni de color ni de forma.

“Puede cambiar la actitud y la percepción sobre el tabaquismo, y la evidencia de la que disponemos hasta ahora apunta a una posible reducción del consumo, ha añadido Jamie Hartmann-Boyce, del Grupo de Adicción al Tabaco de Cochrane.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies