• Martes, 24 de abril de 2018
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1479 [name] => Internacional [slug] => internacional [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1479 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1350 [count] => 5523 [filter] => raw [cat_ID] => 1479 [category_count] => 5523 [category_description] => [cat_name] => Internacional [category_nicename] => internacional [category_parent] => 1350 ) )

Nuevos límites de exposición a sustancias cancerígenas en el lugar de trabajo

Los nuevos valores límite de exposición afectan a cinco sustancias químicas como son el cadmio, el berilio, el ácido arsénico, el formaldehído y la metilenbis

La Comisión Europea ha propuesto nuevos límites de exposición a 5 sustancias cancerígenas en el lugar de trabajo con el fin de proteger a un millón de trabajadores en toda la Unión Europea y evitar más de 22.000 casos de cáncer y otras enfermedades cuyas causas guardan relación con las condiciones laborales.

El Ejecutivo comunitario ha presentado así una propuesta para introducir en la normativa europea sobre carcinógenos y mutágenos nuevos valores límite de exposición para cinco sustancias químicas -el cadmio, el berilio, el ácido arsénico, el formaldehído y la metilenbis- que establecen una concentración máxima en el aire del lugar de trabajo.

Estas sustancias, especialmente el cadmio, el berilio y el ácido arsénico, están presentes en numerosos sectores como la construcción, la sanidad, los plásticos y el reciclaje, la electrónica, los laboratorios, las fundiciones o la fabricación de baterías.

“La Comisión ha dado hoy otro paso importante en la lucha contra los cánceres profesionales y otros importantes problemas de salud en el lugar de trabajo. Proponemos limitar la exposición de los trabajadores a otras cinco sustancias químicas cancerígenas” ha dicho la comisaria europea de Empleo Marianne Thyssen, quien ha destacado que esta medida “ayudará a crear un lugar de trabajo más saludable y seguro, principio central del pilar europeo de derechos sociales”.

Bruselas considera que estos nuevos valores límite “promueven la coherencia, al contribuir a la creación de unas condiciones equitativas para todas las empresas y un objetivo claro y común para los empleadores, los trabajadores y las autoridades”, que además “mejorará la equidad en el mercado único”.

La UE adoptó en 2004 la normativa europea sobre carcinógenos y mutágenos, la cual establece las medidas que deben adoptarse para eliminar o limitar la exposición a agentes químicos, contribuyendo así a evitar cánceres profesionales y enfermedades relacionadas.

La propuesta de es la tercera revisión de dicha normativa, tras la de mayo de 2016 y enero de 2017, que proponían límites a una veintena de sustancias consideras cancerígenas. La primera revisión fue adoptada a nivel europeo a finales de 2017, mientras que la segunda está actualmente debatiéndose en el Consejo y el Parlamento.

En la UE los datos muestran que el cáncer es la primera causa de mortalidad laboral, responsable de más de la mitad de las muertes laborales, frente al 24 por ciento debido a enfermedades cardiovasculares y el 2 por ciento como resultado de lesiones. Además, unos 21 millones de trabajadores están expuestos a al menos una sustancia potencialmente cancerígena.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies