• Jueves, 19 de octubre de 2017

La opinión que el 88% de los usuarios tiene de los profesionales en Madrid es ?buena? o ?muy buena?, según la FADSP

? En el informe 'La asistencia sanitaria tras los recortes y los planes de sostenibilidad', tras una encuesta realizada en junio de 2014 en la Comunidad de Madrid, la Federación sostiene además que refleja que las esperas "son intolerables y desvelan que la información que aportan las administraciones sanitarias es falsa"

 

? Se detecta "un elevado porcentaje de derivaciones al sector privado de pruebas y/o intervenciones quirúrgicas, en un 37,53 por ciento"

La opinión que tienen los usuarios del sistema sanitario sobre los profesionales es en general (87,9 por ciento), buena o muy buena. No llegan al 13 por ciento las personas que se consideran poco o nada satisfechas con la atención recibida, y ese es precisamente el gran activo del sistema sanitario público. Dos años después del RD Ley 16/2012, 1,5 años después de la aprobación del Plan de Sostenibilidad y 2,5 años después de los recortes presupuestarios, la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP) ha realizado una encuesta para evaluar el impacto de estas medidas en la atención sanitaria que recibe la población.

La encuesta se llevó a cabo entre el 10 de mayo y el 10 de junio de 2014, sobre la utilización de servicios sanitarios en el ultimo año a una muestra aleatoria de usuarios, mayores de 18 años, de 46 centros sanitarios (centros de salud, centros de especialidades y consultas externas hospitalarias)  de la Comunidad de Madrid en la que estaban representadas todas las antiguas áreas de salud.

En cuanto a las listas de espera,  el promedio de meses para consulta con el especialista es de 3,30; los días de espera para pruebas diagnósticas, 53,68; y el tiempo en lista de espera quirúrgica, 7,13 meses. Para la FADSP, son “son intolerables y desvelan que la información que aportan las administraciones sanitarias es simple y llanamente falsa. Sólo el 6,5 por ciento de las consultas del especialista cumple con la recomendación del Consejo Interterritorial del SNS de que tengan una demora máxima de 15 días, y nada menos que el 19,3 por ciento tiene una espera superior a seis meses”.

“Algo parecido ocurre con las pruebas diagnósticas, donde el 43,8 por ciento de los casos esperan más de un mes y el 7,4 por ciento, más de seis meses. Por fin esta la demora en la lista de espera quirúrgica,  tan lejos de las promesas oficiales de la Consejería de Sanidad (máximo de un mes) que sólo se cumple en el 13,06 por ciento de los casos, existiendo nada menos que un 35,79 por ciento que supera los seis meses”, añade el informe.

El 25,8 por ciento de los encuestados señaló que se les había derivado al sector privado para la realización de pruebas diagnósticas y/o intervenciones quirúrgicas, que son el 37,53 de las que se habían realizado una prueba diagnóstica y/o estaban en lista de espera quirúrgica. De ellos el 10,6 por ciento señaló que se habían negado a la derivación.

La FADSP incide en que hay que tener en cuenta que las esperas “son sumatorias (los pacientes hacen las 3 esperas, para el especialista, para las pruebas diagnósticas y para la intervención quirúrgica, en total una demora promedio de 12,21 meses a los que hay que sumar la demora en la atención por el medico de Atención Primaria). Al final una situación de esperas excesivas que empeoran notablemente la calidad de la atención sanitaria y que suponen un riesgo para la salud de las personas”.

Derivaciones al  sector privado

Se ha detectado un elevado porcentaje de derivaciones al sector privado de pruebas y/o intervenciones quirúrgicas, en un 37,53 por ciento de los casos se señalo que se les había intentado la derivación al sector privado, contradiciendo las declaraciones oficiales y poniendo de relieve que, tal y como se viene denunciando, entre otros por la ADSPM, hay una política sistemática de derivación hacia el sector privado, política que coincide con una infrautilización de los recursos del sistema sanitario público.

En el mismo orden de cosas un 15,6 por ciento de los pacientes que había sido hospitalizado lo fue en centros privados.

Consumo de medicamentos y efectos de los copagos

Un 70,82 consumía algún medicamento (media  de 3,81 medicamentos, con un rango entre 1 y 23), y sólo el 2,89 por ciento consumía medicamentos de uso hospitalario, lo que parece corresponder con las características de la población estudiada. La cantidad mensual que pagaban por ellos estaba en el total de los que consumían medicamentos un promedio de 10,41 euros  (entre 45 céntimos y 115 euros), y en el caso de los pensionistas en 10,19 euros.

Se encontraron diferencias significativas en cuanto al mayor numero de medicamentos consumidos por los pensionistas respecto a las personas en paro y las que estaban trabajando.

El 14,76 por ciento de los que consumían medicamentos señalo que había dejado de consumir algún medicamento por motivos económicos, todos ellos estaban en el grupo de ingresos familiares inferiores a 1.000 euros y presentaban unos ingresos mensuales por persona de 295 euros, con una diferencia significativa con el grupo que no dejo de consumir medicamentos.

“Todos los datos (encuestas sobre pensionistas, sobre médicos de familia, etc) abundan en el mismo sentido: se ha producido una significativa dificultad en el acceso a los medicamentos prescritos por un sector de la población que es precisamente el que tiene menos ingresos, es decir hay una desigualdad en el acceso a los medicamentos con un gradiente económico, y probablemente también de enfermedad, lo que, una vez mas, contradice las declaraciones oficiales, y evidencia un efecto muy negativo de los nuevos copagos sobre los medicamentos”, resume la FADSP.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies