• Sábado, 21 de septiembre de 2019
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1480 [name] => Nacional [slug] => nacional [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1480 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1350 [count] => 8359 [filter] => raw [cat_ID] => 1480 [category_count] => 8359 [category_description] => [cat_name] => Nacional [category_nicename] => nacional [category_parent] => 1350 ) )

Osakidetza fijará mediante un decreto en 30 días la demora para consultas y pruebas cardiacas y de cáncer

El Servicio Vasco de Salud aplicará este límite para completar los plazos máximos ya vigentes en las operaciones

El Departamento de Sanidad del Gobierno Vasco fijará mediante un  decreto, que ya ha recibido el visto bueno, que el tiempo máximo para las primeras consultas en enfermos de cáncer y de corazón, no exceda nunca de los 30 días, un plazo similar al que tendrán a continuación las pruebas diagnósticas que tendrán que determinar los especialistas. La fecha que se marcan desde el Departamento es 2012. Hasta ahora los 30 días de espera se mantenían solo en las operaciones quirúrgicas.

 

La ley será enviada para su aprobación al Consejo de Gobierno y confían en que entre en vigor el próximo año. De este modo se complementará otra disposición también de rango similar que ya establece unos topes para las operaciones quirúrgicas: 30 días para una cirugía oncológica, 60 si es cardiaca y tres meses para intervenciones generales.

 

En opinión del viceconsejero  de Sanidad, Jesús María Fernández, la ampliación de las garantías en las listas de demora busca efectividad. “No sirven que haya unos límites de espera si con anterioridad un paciente se pasa un tiempo indeterminado sin ser recibido por el especialista o a la espera de que le hagan las pruebas”.

Según explica el Fernández, con el decreto anterior y el nuevo combinados, el resultado será que, de existir sospechas de que una persona tenga cáncer, nunca podrían transcurrir más de noventa días desde ese momento hasta que, llegado el caso, fuese operado (treinta días de espera para el especialista, otros tantos para los exámenes complementarios y un tiempo similar para la intervención quirúrgica). En la patología cardiovascular, el plazo nunca debería pasar de 150 días (treinta para la consulta, treinta para las pruebas y noventa para la operación).

Las pruebas diagnósticas que contempla el nuevo decreto son cuatro: las de esfuerzo (cardiovasculares), las de hemodinámica (cateterismo), las mamografías y las colonoscopias. Como reconoce el responsable sanitario, en los tres primeros tipos de exámenes se cumplen en estos momentos los treinta días de espera. Pero Osakidetza los sobrepasa en las colonoscopias. “Y es cierto que tampoco estamos cumpliendo el periodo de un mes con las primeras consultas cardiovasculares”, agregó el viceconsejero.

El Departamento de Sanidad estima que a lo largo de un año aproximadamente cuatro mil pacientes tienen que aguardar en Euskadi más de 30 días para la primera consulta de cardiología. Y también superan el mes “unas 120 personas que tienen que hacerse una colonoscopia”.

Nuevas medidas organizativas

Para acabar con esos dos “puntos negros”, Sanidad estudia introducir unas “medidas organizativas” en la plantilla que permitan aumentar “la productividad”. Tales medidas se completarán con el recurso a centros concertados cuando sea necesario.

El Departamento de Sanidad del Gobierno Vasco confía en poder cumplir sus metas sacando el máximo rendimiento a las primeras consultas con el especialista, de modo que en ellas se decidan el mayor número posible de pruebas diagnósticas. En este sentido, esperan poder ayudarse de las ventajas que ofrece la tecnología, ya que los exámenes son ahora más depurados.