• Jueves, 24 de octubre de 2019
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1479 [name] => Internacional [slug] => internacional [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1479 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1350 [count] => 6824 [filter] => raw [cat_ID] => 1479 [category_count] => 6824 [category_description] => [cat_name] => Internacional [category_nicename] => internacional [category_parent] => 1350 ) )

Posible vía para nuevas terapias oncológicas con menos efectos secundarios

“Creemos que hay proteínas específicas que cuando se nitratan adquieren una nueva función que antes no tenían, y esta nueva función puede controlar el crecimiento del tumor", han señalado los investigadores de la Universidad de Ohio

célula cancerosa

Investigadores de la Universidad Estatal de Ohio (Estados Unidos) han identificado una modificación proteica que apoya específicamente la proliferación y supervivencia de las células tumorales. El descubrimiento abre una posible vía para nuevas terapias oncológicas con menores efectos secundarios.  “El sello distintivo del comportamiento de las células tumorales es su crecimiento incontrolado. Las células tumorales necesitan constantemente producir energía y bloques de construcción para replicarse”, explica Maca Franco, líder del estudio, que se ha publicado en la revista Journal of Biological Chemistry.

Estos investigadores han descubierto la eficacia de esta modificación de proteínas mientras estudiaban la neurofibromatosis tipo 2. La NF2 se caracteriza por el desarrollo de tumores del sistema nervioso llamados schwannomas.

Los investigadores también han demostrado las células de schwannoma producen un agente oxidante y nitrificante, el peroxinitrito, que modifica un aminoácido, la tirosina, en las proteínas. Cuando la tirosina se nitrata en proteínas específicas, un efecto es la reprogramación del metabolismo de las células tumorales, permitiéndoles proliferar.

“Para mantener el crecimiento persistente, las células tumorales cambian la forma en que producen energía y bloques de construcción y presentan un fenotipo metabólico característico que difiere del de las células normales. Descubrimos que el peroxinitrito, el oxidante más poderoso producido por las células, controla los cambios metabólicos que ocurren en las células tumorales del sistema nervioso y apoya su crecimiento. Creemos que hay proteínas específicas que cuando se nitratan adquieren una nueva función que antes no tenían, y esta nueva función puede controlar el crecimiento del tumor”, argumentan los investigadores.

Según apuntan, esto abre la “emocionante” posibilidad de dirigir la producción de peroxinitritos exclusivamente a las células tumorales como una nueva estrategia terapéutica para el tratamiento de los tumores del sistema nervioso, con efectos secundarios mínimos o nulos en los tejidos normales.