• Martes, 20 de Agosto de 2019
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1480 [name] => Nacional [slug] => nacional [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1480 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1350 [count] => 8254 [filter] => raw [cat_ID] => 1480 [category_count] => 8254 [category_description] => [cat_name] => Nacional [category_nicename] => nacional [category_parent] => 1350 ) )

Premiada una técnica española para identificar células de leucemia indetectables hasta ahora

Esther Onecha, especialista de la Unidad de Investigación Clínica de Tumores Hematológicos H12O-CNIO, ha recibido el premio en 'Medicina Personalizada de Precisión', de la Universidad Complutense de Madrid

leucemia

La investigadora Esther Onecha, especialista de la Unidad de Investigación Clínica de Tumores Hematológicos H12O-CNIO, unidad mixta del Hospital 12 de Octubre y del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), ha recibido el premio de investigación en Medicina Personalizada de Precisión por su técnica para identificar células de leucemia indetectables hasta ahora.

Concedido por la Universidad Complutense de Madrid, a través de su Consejo Social y la Fundación Instituto Roche, este trabajo desarrolla una técnica para identificar de manera precisa células tumorales de leucemia mieloide aguda a un nivel que era indetectable hasta ahora mediante otros métodos de rutina, y que además tiene valor pronóstico porque anticipa el riesgo de recaída.

“La nueva técnica, basada en secuenciación masiva, permite rastrear una muestra de médula ósea el ADN del paciente en busca de mutaciones asociadas a células tumorales indicadoras de presencia de enfermedad, aunque estén en muy baja representación, con la intención última de poder ofrecer una alternativa terapéutica al paciente”, explica Onecha sobre su proyecto, en el que han participado 10 hospitales españoles y continúa en marcha para tratar de extrapolar sus resultados a otros tumores hematológicos y sólidos.

La leucemia mieloide aguda es el cáncer hematológico más frecuente en adultos. Con una supervivencia a los 5 años de alrededor del 40 por ciento, y del 30 por ciento a los 10 años, la tasa de curación de esta enfermedad es muy inferior en relación con otros tipos de leucemia. Una vez que el paciente consigue erradicar las células leucémicas tras la quimioterapia, es obligatorio hacer un seguimiento estrecho para confirmar que estas no vuelven a resurgir y, por lo tanto, el paciente está a salvo de sufrir una recaída que podría comprometer su vida.

La investigadora, premiada con 3.000 euros, avanza que el siguiente objetivo que persiguen gracias a los resultados de este primer trabajo es “adaptar la técnica al resto de mutaciones conocidas en leucemia mieloide aguda y extender este estudio a nivel molecular a otras neoplasias hematológicas tales como mieloma múltiple, leucemia linfática crónica, linfomas e incluso tumores sólidos”.