• Domingo, 18 de Agosto de 2019
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1480 [name] => Nacional [slug] => nacional [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1480 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1350 [count] => 8243 [filter] => raw [cat_ID] => 1480 [category_count] => 8243 [category_description] => [cat_name] => Nacional [category_nicename] => nacional [category_parent] => 1350 ) )

El proyecto IT 21 andaluz ahorrará casi seis millones de consultas de los médicos de familia para trámites burocráticos

Esta estrategia, actualmente en pilotaje para 30 patologías, evita según los resultados actuales un ahorro del trece por ciento en las consultas que los profesionales realizan para trámites burocráticos relacionados con incapacidades

La extensión del proyecto IT 21, impulsado por la Consejería de Salud de Andalucía para la gestión de bajas laborales, permitirá ahorrar en casi seis millones las consultas que los médicos de familia deben atender para solucionar los trámites administrativos derivados de las renovaciones de las bajas. Actualmente, los médicos de familia dedican el 17 por ciento de las consultas al seguimiento de las incapacidades temporales y, según los datos que arroja el pilotaje, con el nuevo modelo que eliminan los partes de confirmación, promoviendo partes solo baja y alta según tiempo óptimos personalizados, se estima una reducción de casi el trece por ciento de este tipo de consultas.

Esta estrategia, en la que colaboran actualmente en fase de pilotaje 200 profesionales y que está en funcionamiento para treinta patologías, permite un ahorro considerable en el tiempo medio de consulta que los médicos dedican a estos procesos. De hecho, se ha reducido en casi un 43 por ciento los tiempos de consultas de bajas laborales que atienden los médicos de familia, evitando además desplazamientos de los pacientes y reduciendo asimismo los tiempos medios de duración de las incapacidades temporales en casi un 30 por ciento.

La consejera de Salud, María Jesús Montero, ha puesto de manifiesto estos datos en su intervención en Córdoba en el acto de apertura del vigésimo primer Congreso Andaluz de Medicina Familiar y Comunitaria, donde ha renovado el acuerdo de colaboración con la SAMFyC.

Entre las líneas de actuación que la Consejería de Salud está desarrollando de forma conjunta con SAMFyc destaca la desburocratización, donde se enmarca el proyecto IT 21.

Otra de las medidas que contribuyen a este proceso de desburocratización, tal y como ha señalado la titular de Salud, ha sido la implantación creciente de las nuevas tecnologías y la puesta en marcha de la Estrategia de Salud Digital, con su aplicación informática Diraya, que da soporte a los servicios que ofrece Salud Responde, al modelo de receta electrónica y a la historia de salud digital.

La extensión de la historia digital de salud, que ya alcanza al cien por cien de la población, ha permitido, entre otros logros, la reducción de más de un quince por ciento de las visitas al médico de familia de los pacientes con tratamientos de larga duración.

Además, el acuerdo entre la Administración sanitaria y la sociedad científica promueve la Gestión Compartida de la demanda, la sectorización y el trabajo en equipo Médico-Enfermera de familia, así como las relaciones entre Unidades Clínicas de los dos niveles asistenciales y la mejora de la Resolución en Atención Primaria.

Estabilización

En este foro donde se ha hablado del futuro del sistema sanitario público y su desarrollo profesional, Montero ha destacado que más del 90 por ciento de los médicos de familia y el 80 por ciento de los pediatras de AP en Andalucía son fijos, como muestra del compromiso de su departamento con la estabilización en el empleo de estos profesionales que resuelven el 80 por ciento de los problemas de salud de los andaluces. Asimismo, ha subrayado el crecimiento que ha experimentado el número de médicos de AP: es ahora de 6.600 frente a los 2.200 de hace 25 años.

Los médicos que trabajan en Atención Primaria representan el 42 por ciento del total de los del sistema sanitario público andaluz y Andalucía destina casi el 18 por ciento del total del gasto sanitario a este primer nivel de atención al ciudadano, dos puntos por encima de la media española.

Una de las líneas de acción destacadas en pro de los profesionales de AP es, según Montero, el fomento de la investigación y la formación. Así, de las 33 Unidades de Gestión Clínica (UGC) que han accedido este año al programa de intensificación de la actividad investigadora, once son de AP y se les ha concedido una dotación de 303.00 euros.

Estas ayudas van destinadas, no a un profesional a nivel individual, sino a la Unidad de Gestión Clínica en su totalidad y consisten en la liberación parcial de la actividad asistencial de una UGC para su dedicación a la práctica científica. La financiación se destina a la contratación de sustitutos que asuman la dedicación asistencial que los investigadores dejan de realizar temporalmente. Se puede financiar hasta un cien por cien de la jornada laboral de un profesional en un año.

El encuentro, al que asisten unos 1.200 profesionales, contará con cinco mesas sobre patología vascular y cáncer desde Atención Primaria, así como con un simposio sobre pacientes con síndrome coronario agudo y más de una veintena de talleres sobre distintas patologías.

Modelo de Unidad de Gestión Clínica

Por otra parte, el 95 por ciento de los profesionales del sistema sanitario público de Andalucía trabaja bajo el modelo de Unidad de Gestión Clínica, tal y como ha recordado en Comisión de Salud María Jesús Montero, al que se ha referido como un modelo organizativo que permitirá la segunda descentralización y tiene como objetivo trasladar determinadas decisiones al nivel profesional.

La consejera ha señalado que la gestión clínica permite que sean los propios profesionales los que se organicen en función de sus recursos y las necesidades de su población de referencia, lo que favorece una “organización distinta y adecuada a las necesidades de cada uno”, lo que supone, además haber hecho “de la asimetría un valor a impulsar”.

El sistema descentralizado es, según la consejera de Salud, “más abierto y más democrático” y es fruto de la evolución que ha sufrido la Sanidad Pública andaluza en la última década.

En esta línea, Montero se ha referido a la receta electrónica, a la cirugía mayor ambulatoria, la historia de salud digital, los hospitales de día, el servicio de Salud Responde o las políticas de uso racional del medicamento.

La máxima responsable de la sanidad andaluza ha puesto en valor el modelo sanitario descentralizado existente en España, en tanto en cuanto permite flexibilidad y traspasar el conocimiento de unas comunidades a otras. Asimismo, favorece la cercanía en la toma de decisiones, la priorización de políticas para resolver los problemas más cercanos de la población y ofrece un mayor protagonismo tanto a los profesionales como a los ciudadanos.