• Miércoles, 22 de noviembre de 2017

Se puede morir antes por falta de sueño que por falta de comida

Expertos de la Sociedad Española del Sueño (SES) han alertado de que se puede morir antes por falta de sueño que por falta de comida. “El sueño es el número uno de la salud. No se puede vivir más de seis días durmiendo menos de cuatro horas”, explica Joaquín Terán, presidente de la SES, con motivo de la celebración, el próximo viernes 17 de marzo, del Día Mundial del Sueño que, precisamente, lleva por lema ‘Dormir profundamente, nutre la vida’.

Sin embargo, y pese a la importancia que tiene un buen descanso, se calcula que el 30 por ciento de los españoles duerme menos de siete horas al día. Una falta de sueño que puede aumentar el riesgo cardiovascular, la mortalidad e, incluso, la aparición de algunos tipos de cáncer como, por ejemplo, el de mama.

“Dormir bien es un derecho que suele estar violentado. El tiempo de sueño se suele atacar, hipotecar y reducir para hacer otras tareas, como por ejemplo trabajar o realizar actividades ociosas, pero al día siguiente se produce un impacto en la salud cardiometabólica y neurocognitiva”, incide el presidente de la SES.

El sueño perdido no se recupera

De la misma opinión se ha pronunciado la doctora de la Unidad Multidisciplinar de Medicina del Sueño de la Clínica Vistahermosa de Alicante, Paula Giménez, quien ha avisado de que las consecuencias de la pérdida de sueño “no se recuperan”.

en relación a la importancia de las siestas, el doctor del Instituto Universitario Quirón Dexeus y del Hospital General de Catalunya en Barcelona, Francisco Javier Segarra, ha alertado de que, a nivel general, las siestas “nunca” deben ser un mecanismos compensar del sueño que se roba durante la noche.

Además, el doctor Segarra ha destacado la importancia de no utilizar dispositivos electrónicos antes de dormir porque la luz que emiten puede alterar el sueño. En el caso en el que se utilicen, ha aconsejado utilizar aplicaciones que filtren la luz azul, “la más dañina”, y las vuelvan anaranjadas.

“La política sanitaria ligada al sueño está en deuda en España. Y es que, por ejemplo, no hay ni un hospital donde se reconozca el derecho al sueño, por lo que es algo sobre lo se necesita mejorar, desarrollar políticas activas y aumentar los recursos”, ha zanjado Terán Santos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies