• Jueves, 19 de septiembre de 2019
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1478 [name] => Ind. Farmacéutica [slug] => ind-farmaceutica [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1478 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1350 [count] => 3682 [filter] => raw [cat_ID] => 1478 [category_count] => 3682 [category_description] => [cat_name] => Ind. Farmacéutica [category_nicename] => ind-farmaceutica [category_parent] => 1350 ) )

Ribociclib presenta nuevas indicaciones para cáncer de mama metastásico

Ha sido autorizado para dos nuevas indicaciones: en combinación con fulvestrant como terapia endocrina de primera y segunda línea; y para mujeres premenopáusicas y perimenopáusicas HR+/HER2- en combinación con un análogo de la LHRH

ribociclib

El de mama es el cáncer más frecuente en la mujer española y cada año se diagnostican más de 32.800 nuevos casos y se prevé que 1 de cada 8 mujeres padecerá esta afección a lo largo de su vida. Cabe destacar que el cáncer de mama causa 6.400 muertes al año y en más del 90 por ciento de los casos éstas se producen en fase metastásica.

Para estos casos, Novartis ha presentado la terapia Kisqali (ribociclib), el inhibidor de CDK4/6 con el mayor número de ensayos clínicos de primera línea, que ha recibido en España la autorización de dos nuevas indicaciones en cáncer de mama metastásico HR+/HER2-, ampliando significativamente el número de pacientes que podrán beneficiarse de la terapia.

En concreto, la aprobación en España de las dos nuevas indicaciones se basa en los ensayos clínicos de Fase III MONALEESA-3 y MONALEESA-7, que demostraron el beneficio clínico de regímenes con Kisqali (ribociclib), sin perjuicio del agente de combinación o el estatus menopáusico, como tratamiento de primera o segunda línea.

La opinión de los expertos

Como explica José Ángel García Sáenz, oncólogo médico responsable de la Unidad de Cáncer de Mama del Hospital Clínico San Carlos, y miembro de la Junta Directiva de GEICAM, “hasta la fecha se pensaba que las pacientes premenopáusicas debían recibir quimioterapia en lugar de terapias endocrinas, porque se presuponía una mayor agresividad biológica de la enfermedad”.

En lo que respecta al perfil de las pacientes con cáncer de mama metastásico, Joaquín Gavilá, oncólogo médico de la Fundación Instituto Valenciano de Oncología (IVO) y miembro de la Junta Directiva del grupo de investigación en Cáncer de Mama SOLTI, ha recordado que “menos del 10 por ciento de las pacientes con cáncer de mama presentan metástasis al diagnóstico, un grupo cuya mediana de edad se sitúa en torno a los 65 años”. Por otra parte, de ese 90 por ciento de casos restante, “hay entre un 25-30 por ciento al que le puede volver a aparecer el tumor con el paso de los años en forma de enfermedad metastásica. Esa paciente es algo más joven, con una mediana de dad sobre los 55 años”, ha explicado.

De esta forma, tras la autorización de la terapia en 2017, en combinación con un inhibidor de la aromatasa (letrozol), para tratar a mujeres postmenopáusicas con cáncer de mama localmente avanzado o metastásico (HR+/HER2-) 6 , Kisqali (ribociclib) amplía ahora el número de indicaciones siendo autorizada en combinación con fulvestrant como terapia endocrina inicial y en mujeres que ya han recibido terapia endocrina previa, y para mujeres premenopáusicas y perimenopáusicas HR+/HER2- 6 , en combinación con un análogo de la LHRH.