• Sábado, 25 de mayo de 2019
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1350 [name] => Noticias [slug] => noticias [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1350 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1334 [count] => 41370 [filter] => raw [cat_ID] => 1350 [category_count] => 41370 [category_description] => [cat_name] => Noticias [category_nicename] => noticias [category_parent] => 1334 ) )

El rodaje de la Comisión Nacional de RR.HH. en su primer año de vida

Con la aprobación en enero de 2004 del Real Decreto 182/2004 mediante el que se articuló la composición de la Comisión Nacional de Recursos Humanos del Sistema Nacional de Salud, se alcanzaba una de las viejas reivindicaciones de la profesión médica en España: poner orden a la planificación de los recursos humanos del Sistema Nacional de Salud. La Ley 44/2003 de Ordenación de las Profesiones Sanitarias (LOPS) y la Ley 55/2003 del Estatuto Marco del Personal Sanitario de los Servicios de Salud amparaban la ansiada Comisión que vió definitivamente la luz el 16 de junio del pasado año en el seno de la reunión del Consejo Interterritorial celebrada en Bilbao.

La Comisión Nacional de RR.HH., creada a partir del R.D. 182/2004, nace con el fin de poner orden a la planificación de los recursos humanos en el Sistema Nacional de Salud

Su principal objetivo: “desarrollar las actividades generales de planificación, diseño de programas de formación y modernización de los recursos humanos del SNS, y definición de los criterios básicos de evaluación de las competencias de los profesionales sanitarios”. Una ardua labor que, en materia de educación, se concreta en el establecimiento de criterios para la adaptación de los planes de estudios universitarios en Ciencias de la Salud en la formación de pregrado. la supervisión de los programas de la formación de postgrado especializada, así como el número necesario en cada convocatoria. el establecimiento de los criterios comunes en la formación continuada. y la adecuación de los estudios de la formación ocupacional, como se anticipaba ya en los artículos 35 a 39 de la Ley de Cohesión y Calidad del SNS. Una amplia tarea que también abarca el desarrollo profesional, como se desprende de los artículos 40 a 43 de la Ley antes mencionada a través de los que se concede a la Comisión Nacional de Recursos Humanos la responsabilidad de la elaboración de los criterios básicos de la carrera profesional, la evaluación de las competencias de los profesionales sanitarios, así como facilitar la movilidad de los facultativos en todo el territorio del Estado.

Los profesionales sanitarios coinciden en destacar que la planificación y mejora de los recursos humanos es una cuestión fundamental para el correcto funcionamiento del sistema sanitario español. Un sistema que, como anunciara el subsecretario de Sanidad y Consumo, Fernando Puig de la Bellacasa, en su comparecencia en el Congreso de los Diputados el 13 de abril de este año, pretende sobre todo “consolidarse sobre las bases de un modelo asentado en la motivación de los profesionales, el compromiso de éstos con el sistema público, la corresponsabilidad, la interprofesionalidad y la descentralización”.

Después de un año de su creación, “la Comisión tiene aún mucho trabajo por delante y muchos retos que habrá que ver cómo afronta” tal como apunta el vicepresidente de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (semFYC), Asensio López. Una opinión que es compartida por muchos profesionales pendientes de una Comisión de la que depende el futuro de su quehacer, y que, a pesar del tiempo y de los acuerdos, “todavía no se puede decir que haya dado muchos frutos”, según afirma Carlos Amaya, secretario general de la Confederación de Sindicatos Médicos Estatal (CESM).

Muchos sectores implicados

con un extenso objetivo

Presidida por el Ministerio de Sanidad y Consumo, la Comisión cuenta, además, con la presencia de todos los consejeros competentes en materia de Sanidad de las diferentes comunidades autónomas, siguiendo con lo establecido en la LOPS y en el Estatuto Marco, en cuyos textos se reconoce a las CC.AA. un amplio número de competencias en materia de ordenación de su propio personal. El abanico de sectores implicados en esta Comisión se extiende también a los directores generales de Recursos Humanos de Servicios Económicos Presupuestarios y de Cohesión del Sistema Nacional de Salud y Alta Inspección del Ministerios de Sanidad y Consumo, un director general en representación de cada uno de los Ministerios de Hacienda, Educación y Ciencia, Trabajo y Asuntos Sociales, y Administraciones Públicas, así como un inspector general de Sanidad del Ministerio de Defensa.

Representantes de Sociedades Científicas han criticado la escasa relación mantenida hasta el momento entre éstas y la Comisión Nacional de RR.HH.

Un abultado número de participantes que aumenta de la mano del Foro Marco para el Diálogo Social constituido el pasado 28 de febrero de este año al amparo de lo dispuesto en la Ley 16/2003 de Cohesión y Calidad del SNS y de la Ley 55/2003 donde se preveía su creación como organismo dependiente de la Comisión de Recursos Humanos y en el que se da cabida, además de los miembros del Gobierno central y autonómicos, a “aquellos sindicatos que tienen una representación superior al 10 por ciento en el sector sanitario como son CCOO, UGT, CESMSATSE, ELA Y CIGA”, según se desprende del texto constitutivo. En la misma línea, la Comisión Consultiva Profesionales prevista igualmente en la Ley 16/2003 incluye la representación de las profesiones sanitarias que han sido designadas por los correspondientes Consejos Generales de Colegios. Ambos órganos están adscritos a la Comisión Nacional de Recursos Humanos con la intención de ofrecerle apoyo y asesoramiento así como de crear un vínculo directo de comunicación con las profesiones.

Sin embargo, algunas voces de profesionales sanitarios coinciden en lamentar que, a pesar de la creación de estos organismos, “la realidad es que no se tiene muy en cuenta la opinión de estos profesionales” como apunta Carlos Amaya, opinión a la que se suma la del vicepresidente de semFYC quien puntualiza “que la Comisión nunca nos ha solicitado ni nuestra opinión ni la información con la que nosotros podamos contar”. Carencia que también ha sido criticada por Antonio Fernández-Pro, vicepresidente de la Sociedad Española de Medicina General (SEMG) quien destaca “la falta de feed-back entre Sociedades, profesionales y Comisión”.

Análisis y organización

Pero, ante todo este amplio número de miembros ¿cómo queda establecida la organización para sacar adelante los complejos retos de la Comisión? “Este órgano podrá crear, mediante acuerdo expreso, las Comisiones Técnicas y Grupos de Trabajo que resulten adecuados para el mejor cumplimiento de sus funciones” dicta expresamente el Real Decreto 182/2004. Las Comisiones Técnicas se encargan de estudiar “los asuntos que se sometan a la consideración de la Comisión”, según el texto.

Desde que se constituyera la Comisión de Recursos Humanos, han sido tres las Comisiones Técnicas creadas: la “Comisión Técnica de Personal”, con el objetivo de estudiar los “asuntos de coordinación de las políticas de recursos humanos”. la “Comisión Técnica de desarrollo profesional”, encargada de la formación continuada, la carrera profesional y el reconocimiento del desarrollo profesional. y la “Comisión Técnica de Formación Especializada en Ciencias de la Salud”, en la que se aborda todo lo relacionado con la formación sanitaria especializada, como explicó Fernando Puig de la Bellacasa en su comparecencia ante el Congreso.

Por su parte, los Grupos de Trabajo son los responsables de analizar y estudiar los asuntos referentes a los recursos humanos. Es el caso del Grupo de Trabajo encargado de estudiar el impacto sobre el SNS de la fijación de las 150 horas anuales como exceso de la jornada máxima de trabajo, en cómputo de 48 horas semanales como se fija en el artículo 49 del Estatuto Marco. Recientemente, este grupo, liderado por la comunidad de Canarias y en el que participan también Navarra, Castilla-La Mancha y Asturias, presentó en el pleno de la Comisión de Recursos Humanos del pasado 7 de septiembre, sus conclusiones sobre el análisis de esta cuestión y destacó que la aplicación de la jornada de 48 requerirá “de una reflexión sobre los actuales modelos organizativos y un previsible aumento gradual de las necesidades de profesionales del SNS” como apuntara la consejera de Salud de Canarias, María del Mar Julios.

En este sentido, las líneas de trabajo de la Comisión se centran ahora en la elaboración de un estudio sobre el impacto que puede tener en el terreno financiero y de planificación de personal la progresiva reducción de la jornada laboral en el SNS, que, en principio, debería estar implantada en España antes de 2013 como se establece en el Estatuto Marco, sin embargo, desde el Grupo de Trabajo encargado del análisis de la cuestión se informó que la fecha se podría ampliar.

De la misma manera, la Comisión cuenta con la aportación del Grupo de Trabajo creado para el análisis sobre las retribuciones en el SNS, liderado por Castilla León, y con la presencia de todas las comunidades autónomas. Desde el pasado 5 de octubre, este grupo se encarga de analizar la revisión de las retribuciones que perciben los residentes en formación (MIR), que en la actualidad oscilan en torno a los 850 euros mensuales para los licenciados y los 737 euros para los diplomados, por deseo expreso de la Administración.

Los profesionales sanitarios coinciden en destacar que la planificación y mejora de los recursos humanos son una cuestión fundamental para el correcto funcionamiento del SNS

Otro de los grupos constituidos es el encargado de valorar la relación laboral especial de Residencia con Cataluña, Andalucía, Murcia, Madrid y Castilla-León, presentó su primer documento sobre la situación actual el pasado 17 de marzo a la Comisión y con la que acordó la elaboración de un borrador en el que se recojan las observaciones de las comunidades autónomas y que se debaten en el seno de la Comisión Técnica de Personal de los Servicios de Salud.

Preocupación ante la falta

de profesionales

“Necesitamos un estudio demográfico completo que nos muestre las necesidades profesionales en todo el territorio español”, tal como ha afirmado Antonio Fernández-Pro Ledesma, coincidiendo en ello con Asensio López, ya que “una vez conscientes de las necesidades exactas podremos saber a cuántos profesionales habrá que formar”, apunta el vicepresidente de semFYC. Por el momento, se cuenta con el “análisis aproximativo de las necesidades inmediatas pero se carece de estudios de las del futuro” esgrime el doctor López Santiago. En este sentido, desde la Confederación de Sindicatos Médicos se apunta que éste es uno de los temas fundamentales que desde la Comisión Nacional de Recursos Humanos se debería potencia “planificar los propios recursos del SNS y elaborar un estudio en profundidad sobre el número exacto de médicos con los que cuenta el SNS”, especifica Carlos Amaya.

La decisión de establecer por primera vez en España el “cupo autonómico” en la oferta de plazas para el acceso a la formación sanitaria especializada fue precisamente una de las determinaciones encargadas de inaugurar la andadura de la Comisión. Una petición que vino de la mano de las comunidades autonómicas a través de la Comisión Técnica de Formación Especializada en Ciencias de la Salud, y que se aprobó durante la primera reunión que tuvo lugar el 16 de septiembre de 2004. Esta iniciativa pretendía, como se apuntó desde el Ministerio de Sanidad y Consumo, “asegurar un mínimo de plazas de formación de las especialidades sujetas a cupo en todas y cada una de las CC.AA. que las hubieran ofertados”. Recientemente, durante la reunión de este mismo órgano el pasado 7 de septiembre de 2005, por segundo año consecutivo, las autonomías fueron las encargadas de determinar la oferta de plazas en cada una de las especialidades, así como su distribución territorial.

Desde el Ministerio de Sanidad y Consumo, se resaltó en esta última convocatoria de ofertas MIR para el año 2006 que “todas las especialidades han elevado razonablemente su oferta con respecto a la del año anterior o la han mantenido”. Para 2006, la Comisión Nacional de Recursos Humanos ha aprobado un total de 6.513 plazas de formación sanitarias especializada, “5.887 corresponden a formación por el sistema de “residencia”, un 5,96 por ciento más que el año anterior, 195 en régimen de alumnado en Escuelas Universitarias (12,71 por ciento que en la convocatoria anterior), y 431 a personal de Enfermería (un 2,38 por ciento más)”, según fuentes del Ministerio. Sin embargo, y a pesar de ello, “las perspectivas de futuro son bastante duras” afirma Fernández-Pro, ya que hay que tener en cuenta “que para formar a un médico hacen falta 10 años” y en la actualidad “el déficit de profesionales médicos en España cada vez está más agudizado” puntualiza el vicepresidente de la SEMG, para quien, además, este problema empeora con “la marcha de nuestros profesionales a otros países que ofertan mejores condiciones laborales”.

Desarrollo de las especialidades

Otra de las responsabilidades más significativas de la Comisión radica en la ratificación de los nuevos programas formativos, de acuerdo con lo establecido en el artículo 21 de la LOPS en el que se determina que “los programas de formación serán elaborados por la Comisión Nacional de la Especialidad (…) previo informe de la Comisión de Recursos Humanos del Sistema Nacional de Salud”.

En este sentido, la Comisión Nacional de Recursos Humanos ha dado el visto bueno a cuestiones como la ampliación en un año del período de formación especializada para obtener el título de especialista en Medicina Familiar y Comunitaria, pasando así de 3 a 4 años. la introducción por primera vez de la formación especializada de Medicina de Trabajo dentro del sistema MIR. la nueva definición de “Salud Pública”, siendo esta la especialidad que “capacita para la investigación, aplicación y fomento de políticas y actividades de promoción y protección de la salud (para reducir la probabilidad de la aparición de la enfermedad, o impedir o controlar su progresión) de vigilancia de la salud de la población, de identificación de sus necesidades sanitarias y de planificación, gestión y evaluación de los servicios de salud ” como se apunta en el documento emitido desde el Ministerio de Sanidad y Consumo. así como la modificación de la normativa de acceso al título de especialista en Psicología clínica, “incorporándose dos nuevos colectivos antes no contemplados: docentes de escuelas universitarias y diplomados de las extinguidas escuelas universitarias de Psicología”, como anunció en su momento el Ministerio.

Además de estas aprobaciones, y según el apartado “b” del artículo 28 de la LOPS, la Comisión Nacional de Recursos Humanos tiene la potestad de designar “cuatro vocales de entre los especialistas de reconocido prestigio para las Comisiones Nacionales de Especialidad”. En este sentido, el pasado 7 de septiembre la Comisión aprobó por primera vez la propuesta de designación de 40 vocales, cuatro por cada una de las Comisiones Nacionales de Alergología, Anestesiología, Angiología y Cirugía Vascular, Cirugía Cardiovascular, Cirugía Torácica, Dermatología, Medicina Familiar y Comunitaria, Medicina Intensiva, Otorrinolaringología y Radiofísica. Se iniciaba así, el proceso que persigue la constitución final del Consejo Nacional de Especialidades en Ciencias de la Salud.

La decisión de establecer por primera vez en España un “cupo autonómico” respecto a la oferta de plazas MIR ha sido una de las primeras misiones de esta Comisión Nacional

Finalmente, la carrera profesional es una de las grandes reivindicaciones de la profesión sanitaria que ha llevado, incluso, a la aprobación en el Senado, durante el pasado mes de abril, de una moción en la que se instaba al Gobierno a impulsar los trabajos de la Comisión de Recursos Humanos en esta materia y en la que se le pide sobre todo “que se garantice el reconocimiento mutuo de los grados de carrera, sus distintos efectos profesionales y económicos, la plena movilidad, y la libre circulación de los profesionales en el conjunto del SNS”.

Este sitio web utiliza solamente cookies de Google Anaylitics. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies