• Sábado, 21 de septiembre de 2019
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1350 [name] => Noticias [slug] => noticias [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1350 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1334 [count] => 41361 [filter] => raw [cat_ID] => 1350 [category_count] => 41361 [category_description] => [cat_name] => Noticias [category_nicename] => noticias [category_parent] => 1334 ) )

Santiago de Compostela se “blinda” ante la visita de Benedicto XVI: se restringe el tráfico en el centro durante la estancia y no se podrá estacionar diez días antes en las calles Hortas y Carretas

Benedicto XVI visitará Santiago de Compostela el próximo 6 de noviembre. Es uno de los hechos más relevantes para la ciudad en estos últimos años. Pero implicará servidumbres para la ciudadanía, y muy particularmente para los comerciantes, vecinos y conductores. Las medidas preparatorias e instalaciones que se llevarán a cabo exigen restringir la vida normal de los ciudadanos.

El casco viejo de Santiago quedará cerrado a los vehículos desde las 22:00 del 5 de noviembre, víspera de la visita del Papa a la ciudad.

Las medidas de seguridad en la zona antigua se prolongarán durante 24 horas. Las previsiones cifran en 200.000, los visitantes que querrán acceder al casco histórico pero sólo 5.000 lo harán hasta la Plaza do Obradoiro, que permanecerá cerrada desde la medianoche del día 6 hasta las 07:00.

El público podrá acceder solo por una de las calles que desembocan en el Obradoiro. En las calles más cercanas a la catedral por las que normalmente pueden circular vehículos (las de Hortas y Carretas) estará prohibido el aparcamiento diez días antes, desde el próximo 28 de octubre, debido al dispositivo de TVG, que emitirá en directo la visita del Pontífice.

Ni que decir tiene que la zona esencialmente implicada en los actos es el centro histórico, pero también las calles previas por las que discurrirá el papamóvil. La venta ambulante y las actuaciones callejeras también estarán prohibidas.

Los suministradores de servicios y mercancías tendrán que componérselas para distribuir sus artículos antes o después del día 6, puesto que en esa fecha estará prohibida la carga y descarga en el centro histórico.

Los residentes que quieran introducirse con el coche en el casco monumental deben dejarlo para otro momento, y no solo el día 6, sino también la jornada anterior. Desde la medianoche del viernes 5 hasta las 22.00 del 6 no se permitirá ni el estacionamiento de residentes, ni se autorizará ningún permiso de entrada. Los residentes en el casco viejo no podrán entrar ni salir desde las 7.00 hasta las 23.00 horas del sábado día 6.