• Jueves, 19 de octubre de 2017

¿Se puede diagnosticar el Alzheimer de forma precoz?

Detectan un "biomarcador perfecto" de la enfermedad de Alzheimer antes del inicio de los síntomas

La ausencia de una activación prefrontal durante la discriminación sensorial de tonos simples detecta la enfermedad de Alzheimer (EA) antes de la aparición de los primeros síntomas, según ha encontrado una nueva investigación. La doctora Sanja Josef Golubic, del Departamento de Física de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Zagreb, Coracia, revela el alto potencial de este biomarcador no invasivo de la EA en un estudio publicado en la revista ‘Human Brain Mapping’.

La doctora Josef Golubic encontró un discreto biomarcador individual de EA con propiedades “ideales”, como ser absolutamente no invasivo, detectar la enfermedad antes de la aparición de los primeros síntomas (preclínicos), no requiere una estimación de puntos de corte uniformes ni procesos de estandarización, tiene baja sensibilidad a la heterogeneidad y variabilidad individuales, puede seguir la evolución del proceso fisiopatológico de la EA, es individual y topográfico.

La propagación mundial de la enfermedad de Alzheimer, una demencia de morbilidad de larga duración, es uno de los mayores desafíos de salud pública a nivel mundial a los que se enfrenta esta generación. Una gran cantidad de evidencia durante más de 110 años de investigación de la enfermedad sugiere que los cambios patológicos asociados con la EA comienzan décadas antes del inicio de los síntomas clínicos.

Esta larga progresión de la neurodegeneración, que es irreversible en la etapa de enfermedad sintomática, puede explicar el fracaso en el desarrollo de terapias exitosas modificadoras de la enfermedad. En la actualidad, existe una búsqueda mundial urgente de un marcador de cambios patológicos muy tempranos, posiblemente reversibles, relacionados con la EA en individuos todavía cognoscitivamente intactos, antes de la aparición de los primeros síntomas.

La presidenta del Instituto Nacional de Envejecimiento/Grupo de Trabajo Preclínico de la Asociación de Alzheimer y directora del Programa de Neuroimagen de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard, en Estados Unidos, Reisa Sperling, revisando la extensa búsqueda de un biomarcador de la EA preclínica, enfatiza: “Una línea activa de investigación es la relación de redes neuronales intrínsecas y la evolución ‘topográfica’ del proceso fisiopatológico de la EA. Es posible, al igual que en el sector inmobiliario, que ‘la ubicación, ubicación, ubicación’ sea clave”.

Sanja Josef Golubic encontró la ubicación de la clave: estaba oculta en la topografía de la red auditiva sensorial. Descubrió un biomarcador topológico de la patología preclínica y clínica a nivel individual que muestra un gran efecto (0,98) y alta precisión, sensibilidad y especificidad (100 por ciento) en la identificación de pacientes sintomáticos con EA en una muestra de investigación.

El nuevo biomarcador no requiere la estimación de puntos de corte ni procesos de normalización, principales problemas con los marcadores de la EA que se han propuesto hasta ahora. Es absolutamente no invasivo, no se basa en el uso de medios de grupo y no está asociado con cambios estadísticamente significativos en una variable continua. Su fuerza radica en la sencillez de usar un valor binario, es decir, un generador neural activado o no activado. La baja sensibilidad a la heterogeneidad y variabilidad individuales debido a su naturaleza binaria es probablemente la propiedad más importante del biomarcador propuesto, según los autores.

Detectado en un sub-grupo con deficiencias neuropsicológicas

“Hace tres años descubrimos la novedad, el tercer ciclo de procesamiento sensorial rápido, que conecta directamente las áreas sensoriales primarias con la corteza prefrontal medial dentro de los primeros 80 milisegundos después de la estimulación auditiva. Hemos proporcionado fuertes evidencias del papel modulador del generador prefrontal medial en la dinámica de los generadores en las cortezas auditivas primarias”, explica Josef Golubic.

“También hemos notado la alta sensibilidad de los generadores de entrada selectiva dinámica en la patología de la EA. Enfocamos nuestra búsqueda de biomarcadores de la EA en la dirección de la activación del generador de apertura/cierre prefrontal sensorial”, añade la investigadora principal, quien forma parte del equipo internacional de científicos junto con Cheryl Aine, Selma Supek, Julia Stephen, John Adair y Janice Knoefel. El grupo fue formado por la Universidad de Zagreb, la Universidad de Nuevo México, Estados Unidos; la Red de Investigación de la Mente y el Sistema de Salud de Nuevo México VA.

“En el presente estudio, se demuestra el uso de la localización de las fuentes neurales subyacentes a campos neuromagnéticos medidas fuera de la cabeza para detectar EA incluso antes de la aparición de los síntomas. Los controles sanos activaron un generador de discriminación prefrontal en respuesta a los tonos anormales o repetitivos. Sin embargo, detectamos un sub-grupo entre las personas de control que se caracterizaba por la ausencia de activación del generador de discriminación prefrontal sólo para los tonos repetitivos y puntuaciones significativamente menores en un mini examen de estado mental y retraso de la memoria visual”, relata Golubic.

Y añade: “Es muy probable que estos individuos fueron captados en una fase preclínica de la EA, ya que muestran deficiencias neuropsicológicas y neurofisiológicas características de un tipo de demencia de EA, aunque todavía no cumplen los criterios clínicos para la fase temprana de la EA sintomática”.

La localización de una discreta activación prefrontal reguladora es un biomarcador altamente prometedor de la enfermedad de Alzheimer a nivel individual con el potencial de seguir la evolución del proceso fisiopatológico de la enfermedad. Los siguientes pasos en la evolución del biomarcador incluyen la realización de pruebas en grandes muestras independientes y la evaluación en estudios clínicos longitudinales. El gran tamaño del efecto, la no invasividad y la independencia estadística –propiedades de un biomarcador “ideal”– sin duda llevarán este biomarcador de EA rápidamente para su uso clínico, según los autores.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies