• Martes, 18 de diciembre de 2018
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1479 [name] => Internacional [slug] => internacional [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1479 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1350 [count] => 6110 [filter] => raw [cat_ID] => 1479 [category_count] => 6110 [category_description] => [cat_name] => Internacional [category_nicename] => internacional [category_parent] => 1350 ) )

Se reducen drásticamente los fallecimientos por cáncer de mama

Los responsables de este descenso son los nuevos tratamientos y los métodos diagnósticos

El cáncer de mama, desde quimioterapias hasta compuestos específicos, están disponibles para uso clínico, y la tecnología de mamografía ha evolucionado al mundo digital. Estos cambios están marcando una diferencia en la cantidad de mujeres que mueren de cáncer de seno, según una red multiinstitucional de investigadores que han modelado el efecto del cribado y el tratamiento del cáncer de mama sobre las tasas de mortalidad.

Los modelos de los investigadores mostraron que el cribado y el tratamiento redujeron la mortalidad por cáncer de mama en un 49 por ciento en 2012, en comparación con un 37 por ciento en 2000. “Estas cifras representan noticias muy positivas para las pacientes con cáncer de mama –señala la autora principal de la investigación, Sylvia Plevritis, profesora de Radiología y Ciencia de Datos Biomédicos en la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford, en California, Estados Unidos–. Los avances en la detección y el tratamiento están salvando vidas de pacientes y este documento cuantifica la diferencia que están logrando estos avances”.

En 2005, Plevritis y sus colegas en la Red de Modelado de Intervención y Vigilancia del Cáncer utilizaron datos de 1975 a 2000 para revelar las contribuciones relativas de la detección y el tratamiento a las reducciones en las tasas de mortalidad por cáncer de mama. Utilizando el conocimiento de cómo avanza el cáncer de mama, desarrollaron modelos que representaban cuántas mujeres morirían de cáncer sin cribado ni tratamientos, y luego simularon el efecto del cribado y el tratamiento sobre esos números de mortalidad.

La disminución en la mortalidad desde la línea de base modelada fue de aproximadamente el 50 por ciento debido a la detección y el 50 por ciento gracias al tratamiento, como se detalla en un artículo sobre el trabajo que se publica en la revista ‘JAMA‘.

“Ahora, más de diez años después, ha sucedido mucho en el campo –apunta Plevritis, quien dirige el Centro de Biología de Sistemas de Cáncer de Stanford–. Pasamos de la mamografía basada en películas a lo digital, hay nuevos tratamientos dirigidos molecularmente y nuevos tipos de regímenes de quimioterapia. Nos preguntamos si estos avances han cambiado las contribuciones relativas del tratamiento y las pruebas de detección en la mortalidad por cáncer de mama”.

Los investigadores de la red actualizaron sus modelos para reflejar los subtipos moleculares del cáncer de mama. Seis equipos independientes, incluidos investigadores de Stanford, el Instituto del Cáncer Dana-Farber, el Centro Médico Erasmus, el Centro Médico de la Universidad de Georgetown, el Colegio de Medicina Albert Einstein, la Universidad de Wisconsin, la Facultad de Medicina de Harvard y el Centro Oncológico Integral MD Anderson, aunaron modelos que representan el efecto del tratamiento actual y el cribado.

Variedad de resultados por subtipos de tumores

El grupo agregó datos nuevos, de 2000 a 2012, a los datos existentes y comparó las conclusiones de cada modelo, calculando los efectos promedio sobre la mortalidad de los exámenes selectivos y de los tratamientos, incluida la quimioterapia, la terapia hormonal y el medicamento trastuzumab, que apunta a un receptor epidérmico del factor de crecimiento, ERBB2, sobreexpresado en algunos tumores.

Al comparar seis modelos, los investigadores pudieron replicar el análisis, lo que hizo que el equipo tuviera más confianza en los resultados que se observaron en todos los modelos. No solo detectaron los efectos sobre el cáncer de mama en su conjunto, sino sobre los subtipos moleculares del cáncer de mama, como los que son ER positivos, lo que significa que crecen en respuesta a la hormona estrógeno. “Esta vez, era importante observar los subtipos moleculares porque se está tratando a más mujeres según el subtipo molecular de su tumor”, señala Plevritis.

Los investigadores encontraron que, en 2012, la detección y el tratamiento juntos redujeron la mortalidad por cáncer de mama en un 49 por ciento. Para todos los cánceres de mama en conjunto, el 37 por ciento de esa reducción se debió a la detección y el 63 por ciento fue gracias al tratamiento.

Sin embargo, cuando analizaron algunos subtipos moleculares de cáncer, las cifras variaron. Para el cáncer ER-positivo/ERBB2-positivo, el tipo más común y la clase para la que está disponible el mayor número de nuevos tratamientos dirigidos, solo el 31 por ciento del descenso de la mortalidad se vinculó con el cribado, con el 69 por ciento asociado con el tratamiento. Para el cáncer ER-negativo/ERBB2-negativo, que tiene menos opciones de tratamiento, el 48 por ciento de la disminución de la mortalidad se enlazó con el cribado y el 52 por ciento con el tratamiento, similar a los resultados de 2000.

“Los medicamentos más nuevos, en particular los que están dirigidos molecularmente, se asocian con una mayor reducción de la mortalidad por cáncer de mama que la detección –subraya la autora principal del artículo, Jeanne Mandelblatt, profesora de Oncología y Medicina en la Universidad de Georgetown–. Sin embargo, las pruebas de detección todavía tienen un efecto significativo en la reducción de las muertes por cáncer de mama”.

En particular, señalaron los investigadores, la detección puede conducir a identificar el cáncer en etapas más tempranas y, por lo tanto, a tratamientos menos intensos. Además de reducir las tasas de mortalidad, esto puede traducirse en menos efectos secundarios y comorbilidades del paciente. Plevritis cree que los nuevos resultados son útiles para investigadores y legisladores que deben tomar decisiones sobre cómo priorizar nuevos esfuerzos para avanzar en el tratamiento y la detección del cáncer de mama.

“Ha habido muchas inversiones en la detección y el tratamiento, queremos saber qué impacto han tenido esas inversiones en la reducción de la mortalidad –dice–. También nos ayuda a pensar sobre el futuro y cómo asegurarnos de que las tecnologías y los medicamentos que marcan la mayor diferencia se diseminen más ampliamente”.

Este sitio web utiliza solamente cookies de Google Anaylitics. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies