• Miércoles, 16 de octubre de 2019
Array ( [0] => WP_Term Object ( [term_id] => 1520 [name] => Área Dolor Neuropático Localizado [slug] => area-dolor-neuropatico-localizado [term_group] => 0 [term_taxonomy_id] => 1520 [taxonomy] => category [description] => [parent] => 1350 [count] => 116 [filter] => raw [cat_ID] => 1520 [category_count] => 116 [category_description] => [cat_name] => Área Dolor Neuropático Localizado [category_nicename] => area-dolor-neuropatico-localizado [category_parent] => 1350 ) )

“Sería deseable una especialización de Enfermería en Unidades del Dolor”

Las funciones de los profesionales de Enfermería en una Unidad de Dolor son muchas y muy variadas. Lola Ausín, Marisa de la Beldad, Josefina Roldán y Pilar, enfermeras de la Unidad del Dolor del Hospital de La Paz de Madrid, y Elena Martín, supervisora de la Unidad, han concedido una entrevista a EL MÉ.DICO INTERACTIVO

¿Cuál es en la actualidad el nivel del profesional de Enfermería en el abordaje, manejo y tratamiento del dolor?

Los profesionales de Enfermería cada vez están mejor formados debido a la gran implicación que tienen con el dolor; tienen capacidades intelectuales, talento científico, técnico, humano y emocional para enseñar a los pacientes, aunque sería deseable una especialización en esta materia para proporcionar cuidados aún de mayor calidad.

¿Qué importancia tienen los profesionales de la Enfermería en el funcionamiento de las Unidades para el tratamiento del dolor?

La enfermera juega un papel muy importante dentro del equipo multidisciplinar de las Unidades del Dolor, ya que realiza valoraciones y “triages” sobre la situación de salud que presenta el paciente cuando acude a la unidad. Dentro de los equipos de salud, la enfermera es quien tiene trato directo y mayor tiempo con los pacientes, especialmente cuando cursan periodos de dolor; como gestora del cuidado, se acerca al paciente que tiene dolor, dando seguridad con sus palabras y actitudes. Al proporcionar educación para la salud, genera confianza y esperanza para su recuperación.

¿Cuáles son los principales objetivos de la Enfermería en el tratamiento del dolor?

Ayudar a suplir las necesidades del cuidado de cada paciente e incorporarlo a su entorno, familia y comunidad, enseñarle actitudes que coadyuven al alivio de la experiencia dolorosa y crear un entorno favorecedor para mejorar el cuidado de las personas.

¿Cómo evalúa los cursos de formación continuada en el tratamiento del dolor?

El dolor es uno de los problemas de salud más frecuentes con los que se encuentra la enfermera en los diferentes ámbitos de atención; por eso, precisa desarrollar conocimientos y competencias para gestionarlo proporcionando cuidados de calidad y una atención integral. La complejidad de su abordaje condiciona un alto grado de formación, porque el impacto directo en los resultados clínicos de los pacientes es evidente. Por tanto, los cursos de formación continuada son básicos y absolutamente necesarios para actualizar conocimientos y aprender nuevos métodos para mejorar la calidad asistencial.

¿Qué estrategias terapéuticas son las más utilizadas en Enfermería en el tratamiento del dolor?

El uso de la comunicación eficaz y terapéutica, la escucha activa, el bienestar ambiental, proporcionar seguridad al paciente, enseñar técnicas de relajación y de afrontamiento del dolor. La empatía con el paciente mejora la adherencia terapéutica y, por tanto, el manejo del dolor empoderándole en su proceso.

¿Cuál es la importancia en el conocimiento de los mecanismos y factores psicológicos que determinan la experiencia dolorosa?

El papel de Enfermería tiene una especial importancia en el manejo del dolor, ya que somos el personal que más contacto tiene con el paciente, sin embargo, no siempre es fácil abordarlo buscando otras soluciones que no sea el tratamiento farmacológico. Somos los encargados de informar al paciente, orientarle en la toma de decisiones y educarle realizando un seguimiento progresivo de su situación. El dolor y, sobre todo, el dolor crónico se asocian a numerosas consecuencias psicológicas. Un 35,1% de los pacientes que lo sufren tienen trastornos de ansiedad, mientras que un 7,3% presentan ansiedad generalizada. Otra consecuencia habitual es el insomnio, entre el 50 y el 90% de la población que padece dolor crónico lo sufre. Las actividades básicas de la vida diaria se ven limitadas de forma parcial o total en estos pacientes. Como personal de Enfermería, hay que ir más allá de la percepción del dolor como algo físico; hay que abordarlo desde un punto de vista holístico. Para realizar un completo abordaje del dolor se debe tener en cuenta el tipo de dolor y sus características, así como los aspectos psicológicos, sociales y culturales del paciente.

¿Cómo podemos desde las técnicas de Enfermería disminuir el dolor ocasionado?

Proporcionando a los pacientes información clara y comprensible durante y después de la realización de las técnicas, transmitiéndoles seguridad y disminuyendo su nivel de ansiedad. Controlando los factores ambientales y del entorno y realizando una prevención eficaz de los efectos adversos que pudieran aparecer.

¿Considera que se maneja en Enfermería la metodología apropiada para la valoración del dolor y la planificación de las intervenciones terapéuticas en los diferentes niveles de atención sanitaria?

Los procesos de Enfermería permiten atender al paciente de forma personalizada utilizando los recursos con eficacia y eficiencia, garantizando la continuidad de la asistencia durante el proceso doloroso. A pesar de esto, la planificación en los distintos niveles no resulta adecuada, ya que carecemos de una interrelación de las unidades del dolor con los servicios de Atención Primaria. Ocasionalmente se han organizado talleres de formación para los profesionales de Atención Primaria, pero fueron insuficientes por falta de medios.

¿Cómo se entiende desde la Enfermería la prevalencia y el impacto social del dolor?

La prevalencia de procesos dolorosos crónicos es cada vez mayor con un gran impacto social, que deriva en absentismo laboral, elevación del gasto sanitario. Entendemos que se requiere de coordinación entre el ámbito de Atención Primaria y las distintas especialidades implicadas en la atención clínica de los pacientes y también es necesaria la integración de los distintos profesionales implicadas en relación con el desarrollo de una estrategia integral de atención.

¿Qué se necesitaría desde Enfermería para optimizar los aspectos relacionados en la atención del dolor, entender la prevalencia y el impacto social del dolor?

Implementar desde Atención Primaria los medios que permitan seguir evaluando la prevalencia e incidencia para potenciar la detección precoz del dolor crónico y su tratamiento. Potenciar terapias alternativas para el tratamiento del dolor y mejorar la información, la educación y el apoyo social a los pacientes que sufren dolor, sus familias y cuidadores principales.